Hay un mar de información en torno al cuidado del bebé y en ese mar hay consejos de toda la vida que no tienen ningún fundamento. La mayoría se heredan de generación en generación y otros surgen misteriosamente. Los mitos acerca del cuidado del bebé son una mezcla de tradiciones.

A continuación el portal web Inspirulina hable de siete mitos descartables:

El éxito de la lactancia materna depende mucho del tipo de parto, el tamaño de los pechos o la herencia materna.

Falso. La especialista en lactancia materna y doula Emilia Siniscalchi afirma que el factor principal es hormonal porque la leche materna se produce netamente por la estimulación directa de la succión del bebé al pecho, la cual hace que la glándula hipófisis genere prolactina y que el cuerpo produzca leche para los bebés. “Ahora bien, para lograr una lactancia exitosa hay varios elementos a tomar en cuenta. Sin duda, un parto vaginal estimulará la prolactina de forma inmediata, así como el apego precoz; esto no quiere decir que lo bebés nacidos por cesárea no podrán ser amamantados, simplemente tomará un poco más de tiempo. Todas las mujeres que desean lactar a sus bebés pueden hacerlo, no existe tal cosa como “el tamaño de los pechos” o la “herencia materna”; son falsos mitos que no deben seguir perpetuándose. Soy mujer, produzco leche, sí puedo amamantar!”.

Los bebés pueden dormir toda la noche sin despertarse.

Falso. El doctor Alberto Heart,pediatra, neonatólogo y experto en medicina basada en evidencia, apego y crianza indica que es completamente normal que los bebes se levanten en la mitad de la noche durante su primer año, a año y medio de vida, entre una y tres veces por la noche. “Usualmente son levantadas rápidas, pero vuelven a tomar el curso del sueño luego de una tomada de pecho materno o una breve fase de consolación. Esto es algo que inclusive hacemos los adultos, sin embargo, nosotros tenemos patrones de sueño más profundos y la mayoría de las veces que nos levantamos no nos acordamos de haberlo hecho”.

Los bebés saben nadar por instinto.

Falso. El Dr. Heart aclara que los bebes poseen un reflejo primitivo de protección llamado reflejo de buceo desde el nacimiento hasta los seis a ocho meses de vida. “Este reflejo permite que al ser sumergidos en un medio líquido, no respiren y realicen movimientos rítmicos de pataleo y brazada similar al nado. El pataleo rítmico es una forma de nado para muchos. Pueden ser vestigios de nado en nuestra maduración evolutiva. Muchos científicos piensan que representa un remanente de un posible origen acuático de los mamíferos, aunque la mayoría tiende a considerarlo un reflejo primitivo de defensa para evitar la aspiración de líquido y meconio (la heces del recién nacido) durante el paso por el canal parto”.

Llorar ensancha los pulmones.

Falso. No se ha demostrado que exista ninguna relación entre el llanto y la maduración de los pulmones. Un bebé que llora lo hace porque le ocurre algo y aunque las causas psíquicas no son tan visibles como las físicas, no dejan de ser importantes. Si le dejamos llorar, el bebé no comprenderá por qué nadie le ayuda. El pequeño siempre debe saber que las personas de su entorno le quieren y le protegen.

No deben salir hasta después de cumplir un mes de nacidos.

Falso. El pediatra explica que no hay ningún motivo por el cual el bebé no pueda salir hasta el mes de vida. “Las prácticas de ‘cuarentenas’ para el bebé y la madre son inclusive dañinas para la madre y su estado psicológico después del parto”, afirma el Dr. Heart. Este mito puede deberse al deseo de preservar al recién nacido de contraer alguna enfermedad. Para saber si puedes salir o no con el bebé solo necesitas usar el sentido común. En verano evita las horas de más calor y en invierno no salgas cuando haga mucho viento.

No se les debe cortar las uñas los primeros meses.

Falso. Las uñas de las manos pueden ser bastante largas y muchos niños se rascan con ellas la cara. Para cortarlas, hay que usar tijeras romas y aprovechar un momento en que el pequeño esté tranquilo o durmiendo.

No se pueden tener mascotas.

Falso. No solo es falso que no se puedan tener animales en un hogar donde viva un bebé recién nacido, sino que su compañía puede ayudar a su desarrollo y su salud. Una investigación realizada en Finlandia demostró que las mascotas pueden prevenir ciertas enfermedades y mejorar el sistema inmune del bebé. El estudio aseguró también que los bebés que convivían con una mascota presentaban menos riesgo de sufrir de alergias, asma y diferentes virus.

Si en algún momento tienes dudas sobre si es cierto o no algún consejo que te den, siempre consulta con tu médico.

FUENTE: INSPIRULINA

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que la economía en EEUU ha mejorado con el Gobierno de Donald Trump?

No
No hay mayor cambio
ver resultados

Las Más Leídas