MADRID.- La saga 'Millennium' regresa a los cines el próximo 9 de noviembre con 'Lo que no te mata te hace más fuerte', un filme dirigido por Fede Álvarez ('No respires', 'Posesión Infernal') y protagonizado por Claire Foy. La actriz británica, popular por su papel de Isabel II de Inglaterra en la serie 'The Crown', da vida a una Lisbeth Salander menos fría y "más vulnerable y fiel a los libros", según el director, y que, en esta ocasión, es el centro absoluto de la historia.

'Lo que no te mata te hace más fuerte' es la primera adaptación cinematográfica de la cuarta entrega de una saga literaria que ha vendido casi 90 millones de copias en todo el mundo. Un libro escrito por David Lagercrantz, que tomó el testigo de la franquicia tras la muerte en 2004 de su creador, Stieg Larsson, y que presenta una historia en la que Lisbeth ya no es la incendiaria acompañante del periodista Mikael Blomkvist, encarnado aquí por el sueco Sverrir Gudnason (Borg McEnroe. La película), sino el motor de la trama.

"Quería hacer algo absolutamente diferente a lo que se había hecho en el pasado con la saga, con una historia de ella al cien por cien. Ella está en el centro y no es vista a través del periodista como en las otras historias", afirma Álvarez que, en una entrevista concedida a Europa Press, destaca que la versión del personaje que Lisbeth que ofrece 'Lo que no te mata te hace más fuerte' es "más fiel a los libros" que las anteriores versiones encarnadas por Noomi Rapace, protagonista de las adaptaciones suecas de la trilogía original, y por Rooney Mara, protagonista, junto a Daniel Craig, del remake hollywoodiense del primer libro que dirigió David Fincher en 2011.

MÁS VULNERABLE Y PASIONAL

"En las otras películas era mucho más dura, más fría. Pero los libros, el material original que fue el que nosotros consultamos, te abren una ventana a todo su mundo interior", señala el director uruguayo que define a su protagonista como "alguien muy frío pero con mucho fuego adentro". Algo que, destaca, es "un arma de doble filo" porque ese fuego y pasión invita a empatizar más con la solitaria Lisbeth y entender sus motivaciones, pero "viene acompañado de mucha más vulnerabilidad y mucho dolor".

Y tanto para el director como también para la protagonista del filme, mostrar esa "vida interior" de Lisbeth y cómo se ve el oscuro y sórdido mundo de 'Millennium' desde su perspectiva era la razón "fundamental" para que esta saga regresara a la gran pantalla.

"Hasta ahora ella era el objeto de fascinación de Mikael Blomkvist, una especie de musa, y eso hacía que viéramos su historia desde fuera, sin que fuera el centro de la trama", insiste Foy que disfruta mucho encarnado a un personaje que es "el núcleo de la acción y el centro total de la historia". "Así el espectador pasa más tiempo con ella. Y no viéndola desde fuera, sino desde dentro, lo que permite comprender realmente al personaje. Eso es lo verdaderamente fascinante de esta película", sentencia.

CLAIRE FOY, LA PROTECTORA DE LISBETH SALANDER

Una película que presenta a Lisbeth Salander tres años después de los sucesos relatados en la anterior entrega. Apartada, como siempre, de todo y de todos, vive ejerciendo de feroz vengadora feminista que ajusticia abusadores. Una labor de vigilante que se verá truncada por un encargo que se convertirá en su cruzada más personal hasta la fecha.

"Ella representa lo que mucha gente querría en su vida: Vive según sus reglas y se mueve con una libertad con la que pocas personas tienen el lujo de poder actuar", apunta Foy que, al igual que el director, destaca que uno de los aspectos fundamentales que diferencian esta entrega de 'Millennium' de la mayoría de películas de acción protagonizadas por mujeres es que no busca "sexualizar" de ninguna forma el personaje de Lisbeth.

"Sí, queríamos tener mucho cuidado con eso porque sería muy injusto 'sobresexualizar' un personaje como Lisbeth. En este caso, yo como director escuché muchísimo a Claire para no hacer absolutamente nada que sintiera que fuera injusto ni para ella como actriz ni con la manera que presentamos el personaje", recuerda Fede. Un testimonio avalado por la actriz británica que destaca que no se trataba de despojar a "alguien muy sexual que tiene sexo con quien quiere y cuando quiere" como Lisbeth de esa faceta, sino de evitar "convertir al personaje en algo sexy o en un mero objeto de deseo".

"Eso sería como otra violación, y ella ya ha sufrido muchas violaciones", proclama Foy que recuerda que durante el rodaje fue "muy, muy, muy cuidadosa y protectora con ella como personaje". "Hable mucho de ese tema con Fede, preguntándole por sus decisiones, asegurándome protegíamos esa faceta porque si le quitamos eso... le quitamos todo", sostiene la actriz que asegura que "siempre" ha intentado tener este celo en todos sus trabajos aunque, lamenta, "no siempre se me ha escuchado". "Por suerte los tiempos han cambiado y ahora los directores no pueden imponer ese tipo de cosas a las actrices. Nosotras tenemos algo que decir", sentencia.

FUENTE: dpa

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que el reconteo de votos en Florida despejará las dudas sobre el ganador en el senado y la gobernación?

Las Más Leídas