TORONTO.- Con el final del Festival de Toronto cerca, la pregunta que se impone es quiénes serán los nominados a los Oscar después de que el certamen canadiense haya lanzado una vez más decenas de títulos que podrían optar por la estatuilla.

El domingo se anuncia además el premio del público People’s Choice Award, considerado un indicador del Oscar después de haber sido ganado en varias ocasiones por películas que más tarde se llevaron estatuillas como Chariots of Fire o Slumdog Millionaire.

Si bien la decisión final la tendrán los miembros de la Academia de Hollywood, que anunciarán sus nominaciones el 23 de enero del año que viene, y toda predicción es imperfecta, la crítica y prensa especializada que asiste al festival canadiense vislumbra ya algunas tendencias.

Nadie parece poner en duda que el británico Gary Oldman estará nominado por su impactante personificación del primer ministro Winston Churchill en Darkest Hour, de Joe Wright (quien también suena en la categoría de director).

Aunque parezca increíble, Oldman, quien ha encarnado a personajes como Sid Vicious en Sid & Nancy o al temible Drácula de Francis Ford Coppola jamás ganó un Oscar y cuenta con solo una nominación en su extensa carrera (en 2012 por Tinker Tailer Soldier Spy).

A Oldman podrían sumarse el más joven Andrew Garfield (Hacksaw Ridge) por su papel en Breathe, debut directorial de Andy Serkis, donde interpreta a un hombre paralizado por la poliomelitis y Jake Gyllenhall por otro papel basado en un caso real y sobre un hombre con limitaciones físicas, Stronger, en el que se pone en la piel de Jeff Bauman, que perdió las dos piernas en el atentado contra la maratón de Boston.

Denzel Washington, dos veces ganador del Oscar, podría colarse nuevamente en las nominaciones gracias a otro estreno de Toronto, Roman J. Israel, Esq, de Dan Gilroy, donde es un abogado idealista en crisis, mientras que Willem Dafoe otro veterano de Hollywood que sorprendentemente nunca alzó una estatuilla suena como candidato a actor secundario por The Florida Project, de Sean Baker. Si bien el film del director de Tangerine se estrenó en Cannes, ganó nuevos bríos tras su paso por Toronto.

Algo similar sucede con Call Me By Your Name, de Luca Guadagnino, que se estrenó a principios de año en Sundance pero ganó nuevos adeptos en Toronto. Hay quien menciona al joven Timothee Chalamet, quien coprotagoniza junto a Armie Hammer esta historia de amor gay ambientada en el norte de Italia en los años 80, como posible contendiente, ya que representa aquella cara nueva que a la Academia le gusta descubrir de tanto en tanto.

Entre las posibles candidatas a mejor película suenan las ya mencionadas The Florida Project y Call Me By Your Name. Aunque sean producciones más bien “indies”, no hay que subestimar sus posibilidades después de que el año pasado, y tras un bochorno sin precedentes en la ceremonia, fuera entronada como mejor película Moonlight, algo con lo que no soñaba siquiera el mismo director Barry Jenkins cuando participaba con su film en Toronto en septiembre del año pasado.

En la categoría de mejor película, que hasta la fecha parecía liderar de forma indiscutida el drama bélico Dunkirk, de Christopher Nolan, estrenado en junio de este año, también podría dar la sorpresa el drama racial Mudbound, de Dee Rees, otra película que ganó impulso en Toronto después de estrenarse en Sundance. Y habrá que ver qué sucede con The Shape of Water, del mexicano Guillermo del Toro, después de alzarse con el León de Oro en Venecia.

Entre los nominados a mejor director parecen tener chances, además de Nolan y Wright, Guillermo del Toro y Guadagnino. La actriz y guionista Greta Gerwig, que se estrenó como directora, podría dar la sorpresa con Lady Bird, y sumar junto a Rees nombre femeninos en una categoría más bien dominada por los hombres y de la que también podría formar parte Sofia Coppola por The Beguiled, que estuvo en Cannes.

En la categoría de mejor actriz, hay cierto consenso en que Margot Robbie no se quedará con las manos vacías por su papel como la patinadora artística Tonya Harding, envuelta en un escándalo por planear un ataque contra su contrincante en los años 90, en I, Tonya, de Craig Gillespie, producida por la actriz australiana. También podría estar nominada en la categoría de reparto Allison Janney, quien hace de su madre.

Jessica Chastain podría obtener una tercera nominación por su “princesa del póker” en Molly’s Game, debut en la dirección del guionista Aaron Sorkin, mientras que después de ganar el Oscar el año pasado Emma Stone podría volver a estar en el centro de la escena por su personificación de la tenista Billie Jean King en Battle of the Sexes.

Annete Benning también causó buena impresión por Film Star’s Don’t Die in Liverpool, de Paul McGuigan, y a ella se suman varias actrices cuyas películas debutaron en Venecia y pasaron por Toronto como Sally Hawkins (The Shape of Water), Frances McDormand (Three Billboards Outside Ebbing, Missouri, de Martin McDonagh), y Jennifer Lawrence por Mother!, de Darren Aronofsky.

FUENTE: dpa
 

Deja tu comentario