MADRID.- Si Álex de la Iglesia se hubiera visto en la piel de Ridley Scott, cuya nueva película se vio salpicada de lleno por el escándalo de abusos sexuales en torno al actor Kevin Spacey, habría tenido sentimientos encontrados.

"Me parece absolutamente ridículo borrar a un actor haya hecho lo que haya hecho de una película, porque una cosa es la obra de ficción y otra, la persona real", dijo el cineasta español, que este viernes estrena la comedia negra Perfectos desconocidos.

Te puede interesar

"Kevin Spacey probablemente sea deleznable, pero su trabajo no", añadió sobre la decisión de Scott de volver a filmar todas las escenas del actor, pero con Christopher Plummer. "Dicho esto, entiendo perfectamente a Ridley Scott, porque te pueden hundir la película".

"La cuestión es: qué hacemos con la obra de Heidegger o con Wagner (acusados de connivencia con el nazismo)? Hay que separar radicalmente al autor de su obra, lo mismo que los comentarios o diálogos que ocurren en una película con la vida real. Mezclarlo es muy peligroso", señaló.

Para el autor de títulos de culto como El día de la Bestia o La comunidad, el cineasta británico "no actúa por un problema moral", sino guiado "por la repercusión de la película": su decisión es comercial. No obstante, puntualizó, él no trabajaría con una persona en la que no confíe.

FUENTE: dpa

Aparecen en esta nota:

DLA Clasificados

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

En este regreso a clases en el sur de Florida, ¿cree que las autoridades han tomado las medidas necesarias para garantizar la seguridad en las escuelas?

No
No sé
ver resultados

Las Más Leídas