LOS ANGELES.- El comienzo de la temporada de premios está a la vuelta de la esquina, pero la agitación que se vive estos días en Hollywood tiene poco que ver con alfombras rojas y galardones. Desde que a comienzos de octubre saltara el escándalo de abusos sexuales contra el productor Harvey Weinstein, cada vez son más las mujeres que dicen haber sido acosadas por hombres famosos, mientras policía y fiscalía investigan y en las compañías ruedan cabezas o se paralizan proyectos.

Tras Weinstein, el cineasta James Toback y el actor Kevin Spacey, también están en el punto de mira el ganador de dos Oscar Dustin Hoffman y el director de "Rush Hour", Brett Ratner. Según la escritora estadounidense Anna Graham Hunter, el protagonista de "El graduado" le tocó el trasero y la acosó con un lenguaje obsceno durante su paso como becaria en la producción del telefilme "Death of a Salesman". Ella era "una niña" de 17 años; él, "un depredador", y lo que ocurrió, "acoso sexual", según escribió en una carta abierta a "The Hollywood Reporter".

Hoffman se disculpó a través de un comunicado: "Siento el mayor de los respetos hacia las mujeres y me siento horrible pensando en que algo que pude haber hecho pudiera haberla puesto en una situación incómoda". Sin embargo, Ratner, acusado por seis mujeres entre las que figuran las actrices Olivia Munn y Natasha Henstridge, lo rechazó "categóricamente" a través de su abogado, Martin Singer.

No obstante, el sector no tardó en reaccionar: el biopic que Ratner tenía previsto dirigir sobre el recién fallecido fundador de "Playboy", Hugh Hefner, ha quedado congelado. "Según confirmaron a "The Hollywood Reporter" portavoces de la publicación, están "profundamente preocupados" por las acusaciones contra el cineasta y productor. Por ello, quieren analizar la situación antes de continuar con la colaboración.

Mientras tanto, la portavoz del actor Jared Leto, ganador de un Oscar por su papel de reparto en "Dallas Buyers Club", comunicó que éste no volvería a colaborar con Ratner. Anteriormente, los medios habían especulado con que el actor y vocalista de la banda Thirty Seconds to Mars encabezara el reparto del biopic. Y, según "Variety", el propio Ratner ha decidido apartarse de todos sus proyectos con Warner: "No me gustaría ejercer una influencia negativa sobre los estudios hasta que estos asuntos personales se resuelvan", declaró.

Han pasado tres años desde que el sector audiovisual se vio sacudido por las acusaciones de abusos sexuales que decenas de mujeres vertieron contra el comediante Bill Cosby. En junio, el primer juicio en su contra fracasó porque los jurados no lograron ponerse de acuerdo para dictar sentencia, de modo que el proceso se reactivará en abril. Con todo, el escándalo puso fin a la exitosa carrera del octogenario astro de la televisión, que vio cómo se cancelaron sus proyectos y las reposiciones de "The Bill Cosby Show".

Esta semana, también Netflix suspendió la producción de la sexta y última temporada de su exitosa serie "House of Cards" debido a las acusaciones contra su protagonista, un Kevin Spacey que da vida al ficticio presidente estadounidense Frank Underwood. El ganador de dos Oscar había sido acusado de acosar de dos actores, en uno de los casos cuando éste era menor de edad. Spacey declaró abiertamente su homosexualidad y anunció que está buscando tratamiento.

Spacey perdió además el Emmy honorífico que la Academia de la Televisión iba a entregarle a finales de este mes. Pero esa no es la única consecuencia del escándalo sobre la inminente temporada de premios: en crisis por el caso Weinstein, la productora The Weinstein Company aplazó a 2018 el lanzamiento previsto para este mes del drama bélico "The Current War", protagonizado por Benedict Cumberbatch, con lo que la película queda fuera de la carrera por el Oscar.

Además, tras las decenas de acusaciones de actrices y empleadas, que van desde abuso de poder a violación, Weinstein fue expulsado de su propia empresa, de la asociación de productores y de la Academia de Hollywood. Sin nada hubiera ocurrido, estos días el antaño poderoso magnate estaría preparando su campaña publicitaria para la temporada de premios, pero actualmente es "persona non grata" en Hollywood.

Quedan aún cuatro meses para la gala de los Oscar, pero el escándalo en torno a Weinstein no pasará desapercibido. Según contó al portal "Vulture" el maestro de ceremonias, Jimmy Kimmel, "probablemente" abordará el tema, aunque "en realidad, no es asunto para bromas". Y es que según reflexionó, "habrá mucha gente en esa sala que quizá haya sufrido malas experiencias con él, y no es algo que quiero que revivan en la noche en que consiguen su Oscar".

FUENTE: dpa

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario