MIAMI.-La gran voz de la cantante cubana Xiomara Alfaro se apagó anoche tras un período de enfermedad.

La legendaria bolerista, cuya interpretación de Siboney era la favorita de Ernesto Lecuona, falleció el domingo 24 de junio, a los 88 años, en Cape Coral, Florida, poco después de las 11 p.m., confirmó a DIARIO LAS AMÉRICAS Gema Castañedo, publicista y amiga de la artista.

Te puede interesar

Aunque no han revelado la causa del fallecimiento, se sabe que la intérprete había sido hospitalizada dos semanas antes. “Un día antes de que la ingresaran hablamos mucho”, dijo Castañedo.

Conocida como la Alondra de la Canción, Xiomara Alfaro fue una de las grandes leyendas musicales que brillaron en la escena artística de la Cuba de los años 50. Actuó en el emblemático Tropicana y otros importantes escenarios del mundo.

También incursionó en el séptimo arte de la mano del director Robert Rossen, en la cinta italiana Mambo (1954), con las estrellas del cine italiano Silvana Mangano y Vittorio Gassman.

No tuvo hijos; dejó atrás a su esposo, el pianista y compositor panameño Rafael Benítez, con quien estuvo casada durante cinco décadas, y quien colaboró como arreglista y director de orquesta artístico en sus más de 28 discos, para algunos de los cuales requirió el piano de Bebo Valdés o la participación de la orquesta de Ernesto Duarte Brito, autor de Cómo fue.

Quien marcara un estilo propio en la canción popular cubana, será recordada por su público y por quienes han compartido su gran pasión por la música.

“Era muy inteligente y profesional. Eso era lo que más me gustaba de ella, que dondequiera que llegaba, hacía su trabajo bien hecho y era exigente. No estaba pendiente de lo que hacían los demás y le mostraba respeto a todo el mundo”, expresó el músico cubano Roberto Torres, quien fuera vocalista de la Sonora Matancera.

Sin dudas, las noches habaneras de cabaret de los años 50 no hubieran sido las mismas sin la potente voz de Alfaro, en la cual popularizó clásicos como Noche de roda y Siboney, entre otros del repertorio internacional del bolero.

Torres, quien conoció a Alfaro en 1958, elogió sus impresionantes matices agudos.

“Llegó a las más altas esferas de la música; tenía una voz privilegiada, lo que pueda decir de ella es muy poco para lo que merecía”, señaló Torres, quien saltó a la fama por su interpretación de Caballo viejo, del venezolano Simón Díaz.

Además, el también percusionista resaltó su lado humano y sus aportes a la música cubana.

“Era una persona muy servicial; ella era extraordinaria. Xiomara cantó donde no han podido cantar muchísimos cubanos, que, a pesar de tener nombre, no han podido llegar adonde ella llegó”, dijo Torres.

“Le ha aportado prestigio y cultura a la música cubana. La recordaré con mucho cariño y respeto, porque esa señora mostró a los cubanos que en Cuba había cultura, que había buenos cantantes”, añadió.

La cantante cubana Lucrecia también quiso manifestarse y envió sus condolencias desde Barcelona, donde radica.

“La música cubana está de luto. Hemos perdido a una de las voces más extraordinarias de la canción cubana. Llevó nuestra música al mundo entero”.

Xiomara Alfaro, también conocida como el Ruiseñor de la Canción, nació en Marianao, en La Habana, el 11 de mayo de 1930.

Embed

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Considera que el régimen cubano está relacionado con la droga hallada en Panamá dentro de unos contenedores con destino a Turquía?

No
No sé
ver resultados

Las Más Leídas