MIAMI.- Al escritor mexicano Guillermo Arriaga le gusta improvisar. Cuando empieza sus novelas sólo tiene una idea general de lo que quiere contar, tal vez algún personaje, pero no mucho más que eso. Los detalles van surgiendo a medida que avanza.

Así sucedió también con su más reciente obra, “Salvar el fuego”, ganadora del Premio Alfaguara de Novela 2020, uno de los más prestigiosos de la lengua hispana. Todo lo que sabía era que quería escribir una historia sobre una mujer casada, con una posición económica acomodada, que se enamoraba de un preso.

Te puede interesar

“Eso era todo lo que sabía”, dijo Guillermo Arriaga en una entrevista reciente por Zoom desde México. “Yo quería contar una historia de amor. Punto. Nada más”, remarcó tras indicar que no toma notas ni hace dibujos para recordar lo que quiere contar. Todo lo guarda en su mente, y si no vuelve a aparecer, es porque no merece ser contado.

Al avanzar con la trama se fueron agregando capas que ni siquiera él sabía que estaban ahí.

“Los escritores somos vehículos de las historias y las historias nos susurran, nos hablan, nos dicen lo que quieren”, explicó Guillermo Arriaga, también escritor de películas como “Amores perros”, “21 Grams” ("21 gramos") y “Babel”, por la que fue nominado al Oscar al mejor guion, además de “ The Three Burials of Melquiades Estrada" ("Los entierros de Melquiades Estrada”), que le mereció un premio en el Festival de Cine de Canes.

En el caso de su obra “Salvar el fuego”, el tema estuvo unos 15 años en su cabeza. Surgió en 2001 o 2002 —no recuerda con exactitud— luego que un homicida brasileño le escribió una carta en portuñol diciéndole que en la cárcel donde era bibliotecario se peleaban por leer el único ejemplar que había de su novela “El búfalo de la noche”, un triángulo pasional publicado en 1999 en el que una muchacha se enamora de un joven esquizofrénico internado en un hospital psiquiátrico (el libro fue llevado al cine en 2007 como una película en inglés, “The Night Buffalo”).

“Esa carta me marcó mucho”, contó Guillermo Arriaga, quien ha publicado anteriormente las novelas “Escuadrón Guillotina”, “Un dulce olor a muerte” y “Salvaje”, además de la colección de cuentos “Retorno 201”.

El escritor se comunicó con su editorial y mandaron varias decenas de ejemplares del libro a la cárcel brasileña. En su cabeza quedó retumbando lo que le dijo el reo: que las mentes de los presos eran liberadas por la lectura y la creación.

Nunca más supo de ese preso. Se quiso comunicar con él, pero tan bien guardó su carta que no pudo encontrarla más. Ahora ni siquiera se acuerda del nombre del criminal, ni el de la cárcel. Pero cuando llegó el momento de escribir una nueva obra, esa fue la idea que prevaleció. Así surgió su más reciente libro, presentado ante el jurado de Alfaguara con el título original de “El león detrás del cristal” bajo el seudónimo de Isabella Montini.

Se trata de la historia de Marina, una coreógrafa con cierto prestigio, casada y con tres hijos, que se involucra en un amorío improbable con un hombre impensable. “Salvar el fuego” retrata dos Méxicos escondidos, en los que Marina, que pertenece a la clase social más alta, se relaciona con un hombre al otro extremo de la sociedad, en la cárcel.

El libro aborda las contradicciones de un país y de la propia naturaleza humana. Fue publicado en Latinoamérica en marzo y el martes sale a la venta en Estados Unidos.

Guillermo Arriaga no quería que ninguno de los miembros del jurado tuviera si quiera la sospecha de que él era el autor.

Temía que la temática de la infidelidad, que ya estaba presente en sus cuatro novelas anteriores y en algunas de sus películas; el hecho de que la historia transcurría en el norte de México, y su forma de describir en busca de que el lector sienta y experimente lo que él está contando, revelaran que él la había escrito.

Por eso decidió presentar el libro como si fuera escrito por una mujer, incluso con una dedicatoria a su esposo y el hijo que tuvo nueve meses en su vientre. El libro, además, está narrado en primera persona por una mujer.

“Quería ganarme el premio de la manera más legal posible”, dijo Arriaga, quien a pesar de haber escrito exitosas películas prefiere que no lo describan como guionista. “Que no tuvieran ni idea de que se trataba de mi”, agregó el también director y productor de cine.

Guillermo Arriaga se tomó más de cuatro años para escribir la obra, y hubiese podido seguir. Es que su perfeccionismo es tal, que al terminar una obra vuelve a escribirla palabra por palabra, a veces cambiándola toda. Lo hizo seis veces.

“Nunca estoy contento con la obra final y me gustaría tener toda una vida para escribirla”, admitió. “Pero hay otras historias que contar, entonces hay un momento en que hay que soltarla”.

FUENTE: AP

Aparecen en esta nota:

DLA Clasificados

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

Varias municipalidades de Miami-Dade comienzan a reabrir locales comerciales no esenciales como restaurantes, cafeterías, barberías, salones de belleza y tiendas minoristas, bajo estrictas medidas de sanidad. Usted, ¿qué piensa?

Es una decisión precipitada. Vamos a sufrir un rebrote de COVID-19.
Hay que abrir ya la economía y aprender a convivir con este virus.
La responsabilidad individual será lo que diga si reabrir está bien o no.
Hay que mejorar nuestro sistema inmunológico, esa es una defensa natural.
ver resultados

Las Más Leídas