MIAMEI.- Joséphine Baker recibió un telegrama en diciembre de 1950: El Copa City de Miami Beach, un lujoso club nocturno, estaba dispuesto a pagarle mucho dinero para contratarla por varios conciertos, pero la artista rechazó la oferta. No quería cantar donde no aceptaran a ciudadanos afroamericanos como ella.

Esa decisión marcó un giro en la vida de la estrella fallecida en 1975, que será el 30 de noviembre la primera mujer afroamericana en entrar al Panteón de los personajes ilustres de Francia, su país adoptivo.

Te puede interesar

A finales de 1950, la cantante, bailarina y actriz nacida en Saint Louis, Misuri, era un ícono mundial. Tenía 44 años y, tras unos inicios difíciles en Estados Unidos, llevaba décadas triunfando en París, donde vivía desde 1925.

Su fama no evitaba, sin embargo, que fuera discriminada en su país natal. En 1948, numerosos hoteles de Nueva York se habían negado a alojarla con su marido blanco, el francés Jo Bouillon.

Ese mismo año, viajó sola y de incógnito por el sur de Estados Unidos, marcado por la segregación racial. Una experiencia indignante para ella.

Así que cuando recibió el telegrama en 1950, Baker, que estaba en La Habana, dijo que no. Y mantuvo su negativa cuando el gerente del Copa City, Ned Schuyler, la visitó al día siguiente para convencerla.

El local no admitía a afroamericanos como clientes. De hecho, estos no podían acceder a ningún establecimiento ni playas de Miami Beach, en Florida, salvo por motivo de trabajo.

"No puedo actuar allá donde mi gente no puede ir", le dijo Joséphine Baker a Schuyler, según un artículo de Mary L. Dudziak, experta en la historia de los derechos civiles en Estados Unidos. "Es tan sencillo como eso".

Desesperado por contratarla, Schuyler cedió y firmó un documento que garantizaba el acceso a todos los clientes, sin tener en cuenta su raza.

Una gira histórica

En enero de 1951, durante su estreno en el Copa City, Joséphine Baker declaró: "Esta es realmente mi primera aparición en mi país natal en 26 años", según Dudziak. "Las otras veces no cuentan. Ahora es distinto. Estoy feliz de estar aquí y de actuar en esta ciudad bajo estas circunstancias, en las que mi gente puede verme".

Sus conciertos en Miami Beach fueron un éxito. Aclamada por la prensa, emprendió una gira por Estados Unidos en 1951. En cada ocasión, exigió y obtuvo lo mismo: un público no segregado y una estancia en los mejores hoteles.

Joséphine Baker aprovechó la gira para apoyar con su dinero y su voz batallas locales contra la discriminación racial.

En Los Angeles, hizo detener a un blanco que se negaba a desayunar junto a ella. Faltaban 13 años para la Ley de Derechos Civiles de 1964 contra la segregación racial.

"Gracias a su fama y su riqueza, hizo cosas en la vanguardia del movimiento por los derechos civiles que muy pocos habrían podido hacer sin peligro de sufrir daños físicos o represión estatal", explica Matthew Guterl, profesor de la Universidad Brown y autor del libro "Joséphine Baker and the Rainbow Tribe".

FUENTE: AFP

Aparecen en esta nota:

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Debería el gobernador DeSantis emitir medidas sanitarias de carácter obligatorio para todo el estado? 41.91%
¿Las medidas deberían ser potestad de los gobiernos locales según se requieran? 30.29%
¿Las medidas sanitarias deben ser decisión individual de cada persona? 27.8%
64788 votos

Las Más Leídas