SAN SEBASTIÁN.- El Real Madrid se reivindicó este domingo con un valioso triunfo 3-1 en el campo de la Real Sociedad y logró igualar el histórico récord del Santos de Pelé con 73 partidos seguidos marcando al menos un gol.

El encuentro, correspondiente a la cuarta jornada de la Liga española, llegó con la máxima presión para el equipo de Zinedine Zidane, pues nació con el Barcelona con siete puntos de diferencia y ante un rival que contaba sus partidos por victorias. Lo solucionó con personalidad, rachas de buen juego y el aporte goleador del joven Borja Mayoral y el galés Gareth Bale.

La primera parte fue muy atractiva. El Real Madrid llevó la iniciativa y recuperó la velocidad de balón que tanto le faltó en los últimos partidos. Mientras, la Real Sociedad siempre mantuvo viva la amenaza del contraataque.

La sorpresa en la alineación del Real Madrid fue la titularidad de Borja Mayoral, apenas utilizado hasta ahora por Zidane. Y fue una apuesta rentable. Así, adelantó a los blancos a los 19 minutos al rematar desde cerca un balón suelto. Un gol de "nueve" puro.

La Real Sociedad igualó diez minutos después en una jugada que partió de la banda derecha y llegó hasta el lateral zurdo, el francés Kevin Rodrigues, quien remató de volea y marcó con la colaboración de Keylor Navas, muy blando en su intento de atajar la pelota.

El tanto provocó una pequeña avalancha en la grada supletoria habilitada en el fondo contrario, y demasiado cerca del campo, y la ambulancia se tuvo que llevar a un cámara de televisión.

El choque entró en un momento de incertidumbre y la Real Sociedad se pudo adelantar a los 35 minutos con una jugada calcada a la de su primer gol. Esta vez el remate de Kevin Rodrigues lo escupió el larguero.

Fue una acción decisiva porque el Real Madrid igualó un minuto después con una jugada mal defendida por la Real Sociedad. Borja Mayoral ganó un salto, entró en el área, centró atrás y Kevin Rodrigues marcó en propia puerta. El encuentro había cambiado radicalmente de rumbo en apenas unos segundos.

La segunda mitad encontró a un Real Madrid sólido que no quiso arriesgar. Se replegó bien atrás en busca de un zarpazo y éste llegó a los 61 minutos.

Fue en la transición más rápida que se pueda imaginar. Isco puso un espectacular balón en largo sobre Bale y el galés impuso su tremenda potencia en una carrera sensacional. También lo fue su definición, con un sutil toque por encima de Rulli.

Lo cierto es que Bale llevaba un partido gris, pero el gol actuó como elemento redentor en un jugador que necesita más acciones como la de Anoeta para recuperar confianza y el afecto de su hinchada.

El choque acabó ahí porque la Real Sociedad aceptó entonces su inferioridad. El Real Madrid pudo aumentar la cuenta en varios conrraataques, aunque le faltó el último toque. No le importó, pues ya tenía los puntos.

FUENTE: dpa

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario