FARMINGTON.- Michael Delease lanzaba rectas dentro del Centro de Análisis del Movimiento, y no lograba colocar sus pitcheos en el lugar deseado.

El problema del lanzador de la universidad Central Connecticut fue diagnosticado rápidamente por los coaches y científicos que analizaban los datos recopilados por un “montículo inteligente, desde donde arrojaba la pelota. Los electrodos adheridos a su cuerpo y las cámaras que registraban los movimientos de Delease contribuían con el estudio de laboratorio.

Te puede interesar

Un ajuste ligero en el ángulo del brazo derivó, momentos después, en que la pelota se moviera de la forma buscada.

“Sólo un par de ajustes y mi índice de giro se elevó en cientos de revoluciones por minuto”, manifestó el jugador de último año. “Mejoró de verdad. Di un salto, un rebote, desde el lugar en que yo estaba”.

La instalación de análisis, ubicada en el Centro Médico Infantil de Connecticut, es reconocida en el mundo de la kinesiología por su trabajo con los deportistas. Estudia la manera en que se mueven sus cuerpos, y genera aprendizaje sobre la forma en que dichos movimientos pueden impactar la eficacia o incidir en lesiones.

Durante una semana de enero, los investigadores en el Centro de Análisis del Movimiento realizaron un estudio de los lanzadores mediante el montículo inteligente, una nueva herramienta desarrollada por una empresa llamada Newforce.

En realidad, el montículo es un plano inclinado provisto de instrumental. Mide la fuerza ejercida sobre el terreno durante cada movimiento que se requiere para hacer un pitcheo, desde el wind up hasta el desplazamiento posterior al instante en que se ha lanzado la pelota.

Cuando se vincula con los biosensores colocados en el cuerpo del pitcher y con las cámaras que capturan el movimiento, el sistema aporta una herramienta nueva y útil para entender la mecánica de un lanzamiento.

“Unir estas cosas nos va a dar un entendimiento más completo de lo que pasa en el aspecto físico con un pitcher”, resaltó Matthew Solomito, ingeniero de investigación en el laboratorio. “Podemos ahora medir la eficacia del pitcher y ver qué puede ponerlo en un mayor riesgo de lesiones. Y si hay un mayor riesgo de lesiones, ¿qué podemos hacer para mejorar esto?”.

En el caso de Delease, el montículo reveló un problema con el torque que se generaba alrededor de la pierna apoyada en el piso. Y ello afectaba la forma en que lanzaba la pelota.

“Cuando entiendes el movimiento, el terreno conspira a tu favor”, opinó Randy Sullivan, quien opera el Florida Baseball Ranch, una instalación de entrenamiento para lanzadores de elite y quien trabajó con los investigadores del laboratorio. “Si entiendes la anatomía, el terreno te dirá qué hacen los músculos. Y con esta información no tienes que adivinar”.

Algunas pruebas del montículo inteligente buscan determinar qué variables de los datos son las más importantes para definir la forma en que un pitcher debe hacer los ajustes, comentó Kyle Barker, quien inventó esta tecnología en Newforce.

El Baseball Ranch reunió 500 series de datos de distintos lanzadores. Otras 20 llegaron al laboratorio en Connecticut, donde se cotejaron las mediciones de fuerza con las imágenes en movimiento para tener un panorama más completo.

Los Mellizos de Minnesota han alquilado un montículo inteligente para la pretemporada que está por comenzar. Hay otros en Vanderbilt, Arkansas, y en el Florida Baseball Ranch.

“Mientras más datos obtengamos, más podemos hacer con éstos”, aseveró Barker. “Deberíamos ser capacees de ver algunas tendencias en términos de lo que observamos en los datos de fuerza, en los biodatos y quizás emitir algunas predicciones de aspectos como la durabilidad”.

El montículo inteligente se alquila por entre 30.000 y 50.000 dólares al año, por conceptos de tarifas de uso e instalación, dependiendo de la duración del contrato y del tipo de organización que busque emplear la tecnología, dijo Barker.

Avizoró que, dentro de cinco años, la mayoría de los programas colegiales y equipos de las Grandes Ligas usarán la tecnología con fines de entrenamiento, prevención de lesiones e incluso captación de prospectos.

“Puedes comparar a un pitcher con otro”, manifestó. “Esto te mostrará si hay alguna falla de forma que pueda poner a alguien en más riesgo que otro prospecto”.

Delease opinó que él y otros peloteros podrían abrazar gustosos esta tecnología.

“Los resultados son instantáneos”, comentó. “Esta ventaja es real”.

FUENTE: CON INFORMACIÓN DE AP

Aparecen en esta nota:

DLA Clasificados

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Qué opina sobre las costosas licencias operacionales ilegales que fueron otorgadas en la ciudad de Hialeah?

Buscaban suplantar la ausencia temporal de los permisos suspendidos por el Condado Miami-Dade
Constituyen una ilegalidad que debe ser investigada hasta las últimas consecuencias
ver resultados

Las Más Leídas