jueves 11  de  abril 2024
EEUU

Capital One, el nuevo coloso de las tarjetas de crédito

La fusión de Capital One y Discover consolida un mercado, donde más de 25 millones de hogares en EEUU recurrieron en 2023 a las tarjetas de crédito o a un préstamo para cubrir sus gastos básicos

Por Leonardo Morales

MIAMI- Cada vez menos individuos y familias en Estados Unidos (EEUU) llegan a fin de mes con sus ingresos.

Una inflación sostenida durante tres años, que llegó a 9,1% a mediados de 2022, ha corroído de forma significativa la capacidad adquisitiva de los consumidores estadounidenses.

Ahora el mismo producto cuesta dos e incluso tres veces más que en el 2020, en plena crisis sanitaria por la pandemia de COVID-19.

En el 2019 y según los datos del Kelly Blue Book el costo promedio de un vehículo nuevo se situaba entre los 30.000 y los 36.000 dólares. A mediados de 2023, el valor promedio oscilaba entre los 45.000 y los 52.000 dólares, en dependencia del modelo y del fabricante.

Un envase de dos litros de Coca-Cola costaba entre $1,49 y $1,79 en 2020; hoy sobrepasa como media los $3,50 en supermercados. El precio aumenta en gasolineras y otros establecimientos. En algunos estados sube hasta los 5 dólares. Y como este ejemplo, cientos de otros enseres y servicios.

Encrucijada, grandes deudas y Florida

Más de 100 millones de estadounidenses tienen dificultades para realizar sus pagos básicos que incluyen alimentación, techo, productos del hogar, salud, educación, transporte y seguros.

La cifra supera el 44% de los adultos del país.

Según la agencia Bloomberg, especializada en economía y finanzas, en 15 estados del país a mediados de 2023, casi 4 de cada 10 personas vivían en hogares donde es algo o muy difícil costear los gastos habituales. Y en algunas áreas metropolitanas como Los Ángeles y Riverside, en California, casi la mitad de los hogares sufrían esta situación, que lejos de mejorar se ha agudizado.

Sólo la magia del crédito “salva hoy” a decenas de millones de consumidores en EEUU, que conocen bien las nefastas consecuencias de los altísimos intereses actuales en préstamos y tarjetas de créditos con [30% o más] de dividendos para bancos y prestamistas.

Más de 25 millones de hogares en EEUU recurrieron en 2023 a las tarjetas de crédito o a un préstamo para cubrir sus gastos básicos.

Casi 179 millones de estadounidenses tienen una o varias tarjetas de crédito, que ya no utilizan únicamente para costear vacaciones, satisfacer gustos y preferencias como varios años atrás; sino como un medio necesario para sufragar gastos fijos, ante la imposibilidad de hacerlo con los ingresos de un trabajo a tiempo completo.

Bajo la administración de Joe Biden, se incrementó la cifra de varios millones de personas en EEUU que necesitan dos empleos para generar ingresos suficientes.

En 2023, Florida se colocó en el segundo lugar con el mayor número de personas que pidieron ayuda respecto a sus deudas de tarjetas de crédito. Las solicitudes aumentaron un 63.4% en comparación con el año anterior.

El banco de la Reserva Federal de Nueva York indicó que la deuda total de los estadounidenses en tarjetas de crédito es ahora de 1,13 billones de dólares.

La cantidad de personas que se atrasaron en sus pagos de deuda en esta forma de préstamos aumentó en 2023 más del 50%. Y es que ahora muchos más norteamericanos utilizan esta vía financiera en sus gastos diarios y servicios.

La fusión de Capital One y Discover

Por esas y otras razones, el noveno banco más grande de EEUU, Capital One, decidió comprar Discover Financial Services por 35.000 millones de dólares, que lo convierte en el rival más importante de los proveedores de tarjetas Visa y Mastercard.

El acuerdo de compraventa fusiona a dos de las mayores compañías de tarjetas de crédito en EEUU.

Discover se caracterizaba por competir con intereses más bajos y mejores beneficios, y en esa misma línea se encontraba Capital One que ahora asume también las pérdidas por morosidad y por el valor bursátil de Discover bajo una prima del 27%, de acuerdo con el precio de las acciones al cierre del acuerdo.

Mientras, Capital One se queda con el 60% del valor de capitalización de Discover.

Originalmente filial financiera de la cadena de tiendas Sears, de la cual se separó con rapidez, Discover se desarrolló a inicios de 1990 con las tarjetas de crédito. En 1997 fue comprada por Morgan Stanley, que la convirtió en una empresa independiente en 2005.

El titular de Capital One sostuvo que conservarán la marca Discover sobre la que se apoyarán para "reforzar" su red de créditos con tarjetas.

Discover se hizo conocida en Estados Unidos por ser la primera en desarrollar la idea de "cashback", que permite al cliente recuperar una fracción de lo que gasta, y a los bancos y redes de tarjetas de crédito les ofrece más datos sobre los hábitos de consumo de sus clientes.

Capital One hace una gran apuesta en un momento de auge sin precedentes en el sector de las tarjetas de crédito.

Cada vez más consumidores pasan del pago en efectivo al pago con tarjeta como resultado de programas de recompensas y la digitalización del comercio, una transición que se aceleró con la pandemia.

El aumento de la deuda de tarjetas de crédito ha proporcionado un nuevo impulso a los emisores.

El posible impacto

Aún es demasiado pronto para prever las medidas que vendrán con la compra de Discover y los pasos posteriores de Capital One, pero analistas consideran que el potencial de la unión facilita mayores beneficios a los clientes en la competencia contra Mastercard, Visa y American Express, además de abrir las puertas a mayores préstamos.

La otra interrogante es si los propietarios de tarjetas podrán obtener intereses menos variables y con menos recargos, factores que ahora reducen el poder financiero a mediano y largo plazo de los consumidores. Entre los altos precios y los elevados intereses, los propietarios de tarjetas de créditos se ven finalmente atrapados en pagos desorbitantes a los prestamistas. Y más que solucionar sus problemas financieros, terminan con deudas impagables.

La compra le otorga a Capital One, un prestamista con un valor de mercado de poco más de 52.000 millones de dólares, una red que dispara de forma notable su poder en el ecosistema de pagos, de acuerdo con el análisis de The Wall Street Journal.

Aunque mucho más pequeño que Visa y Mastercard, Discover es uno de los pocos competidores de esas empresas en EEUU y uno de los pocos emisores de tarjetas que también cuentan con una red de pagos.

Las autoridades regulatorias

Esta fusión debe ser validada por las autoridades regulatorias estadounidenses, pero el fundador de Capital One, Richard Fairbank, reveló su optimismo en una conferencia de prensa. “Se trata de "dos empresas bien posicionadas para recibir esta aprobación".

Discover es la cuarta red de plásticos en el país, detrás de Visa, Mastercard y American Express. Está presente en más de 200 países y sus tarjetas son aceptadas en 70 millones de establecimientos y entidades de venta.

La compra de Discover "añade 218.000 millones de dólares de gastos anuales y 102.000 millones de créditos a la red de tarjetas de Capital One", explicó Fairbank. "Eso nos permite aumentar nuestra rentabilidad".

Esta operación "nos permite cambiar rápidamente de escala" declaró de su lado el presidente de Discover, Michael Rhodes.

La compra conduce a que muchas tarjetas que opera Capital One pasen a la red de Discover. El banco conservará su relación con Visa y Mastercard, con mucha fuerza en el exterior.

[email protected]

¡Recibe las últimas noticias en tus propias manos!

Descarga LA APP

Deja tu comentario

Te puede interesar