domingo 14  de  julio 2024
DICTAMEN

Corte Suprema de EEUU da luz verde a accesorio para armas semiautomáticas

Por seis votos a favor y tres en contra, la Corte Suprema dictaminó que la Agencia de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (ATF) se extralimitó en 2018 al reclasificar los "bump stocks" como ametralladoras

Por Leonardo Morales

WASHINGTON- La Corte Suprema de Estados Unidos anuló este viernes una normativa respaldada por el gobierno de Joe Biden que prohíbió de forma inconstitucional los "bump stocks", un dispositivo que aumenta la cadencia de los rifles semiautomáticos.

Por seis votos a favor y tres en contra, la Corte dictaminó que la Agencia de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (ATF) se extralimitó en 2018 al reclasificar los "bump stocks" como ametralladoras, prohibidas por una ley de 1934, durante la era de la Ley Seca.

"Consideramos que un rifle semiautomático equipado con un bump stock no es una 'ametralladora' porque no puede disparar más de un tiro con 'simplemente apretar el gatillo'", escribe el juez Clarence Thomas en nombre de la mayoría, basándose en una ley de 1934, adoptada mucho antes de la invención de este dispositivo.

El telón de fondo de este asunto es una masacre cometida por un individuo, cuyos objetivos reales quedaron entre muchas dudas, en Las Vegas el 1ro de octubre de 2017, que sirvió como el gran pretexto para que el gobirerno de Joe Biden la emprendiera contra la venta de armas e incentivara una vez más el rechazo a la segunda enmienda de la Constitución de EEUU.

Violencia humana, no las armas

Desafortunadamente, y por un mal trabajo de los sistemas de inteligencia y de seguridad nacional, esta persona asesinó a 58 personas inocentes de forma brutal y despiadada, junto a cientos de heridos.

Las armas no se disparan solas. Décadas atrás no ocurrían matanzas similares y existían millones de armas en las calles. El asunto central es la violencia humana fomentada durante años en nuevas generaciones, la salud mental y las consecuencias de los dispositivos de tecnología con los videojuegos de extrema violencia, los exsoldados que no reciben atención médica por traumas postguerras, adolescentes desatendidos por problemas mentales severos, junto a la competencia de retos en redes sociales y las películas de súper violencia y crímenes.

Todo lo anterior crea bombas humanas de tiempo. Sin embargo, la propaganda de la izquierda y de la extrema izquierda no acusa a las compañías que producen, desarrollan y proliferan la extrema violencia. Tampoco acusa a la lucrativa industria de los videojuegos ni las brechas en los deficientes o prácticamente inexistentes tratamientos de salud mental en EEUU.

Desarmar al pueblo fue lo primero que hizo Fidel Castro en Cuba de forma deliberada y autoritaria para convertirse en el peor y más cruel dictador de América Latina y el Caribe y uno de los más repulsivos del planeta. Aún su régimen opresor sigue en pie en contra de la voluntad de la mayoría de los cubanos dentro y fuera de la isla.

Las dictaduras enseguida buscan el control absoluto del poder judicial y militar para evitar que las injusticias y crímenes que cometan a nombre de la justicia no se traduzcan en sublevaciones armadas.

La izquierda y sus propósitos

Una de las razones de la Segunda Enmienda en EEUU es precisamente que el pueblo esté armado como una de las formas de evitar que un gobierno con ribetes de dictadura y con el poder militar avasalle al pueblo. Por eso, la libertad de portar armas es un derecho y un poder que tienen los estadounidenses frente a intenciones similares.

Desde hace décadas la izquierda en EEUU intenta eliminar la Segunda Enmienda y erradicar la venta de armas a civiles. Detrás de esa aparente humana y sensible propuesta existen muchos intereses ocultos políticos y de poder institucional. De ahí que los conservadores y muchos demócratas honestos defiendan siempre la Segunda Enmienda como el derecho sagrado a la libertad y en contra de la sumisión de los gobiernos que buscan perpetuarse en el poder.

Los rifles del autor de esta matanza, cuyos objetivos reales posiblemente nunca se conocerán, estaban equipados con estas culatas extraíbles que le permitieron disparar a mayor velocidad.

Después de la tragedia la ATF se replanteó su posición sobre estos dispositivos.

En febrero de 2018, pocos días después de una masacre en un instituto de Florida (sureste), en la que murieron 17 personas, la administración del entonces presidente republicano Donald Trump se comprometió a prohibir los "bump stocks".

En diciembre del mismo año, la ATF anunció que los consideraría como ametralladoras y ordenó a quienes poseyeran algunas que las destruyeran o entregaran a las autoridades en un plazo de 90 días.

[email protected]

FUENTE: Con información de AFP.

¡Recibe las últimas noticias en tus propias manos!

Descarga LA APP

Deja tu comentario

Te puede interesar