“Fui una niña afortunada”, asegura Aida Levitan en varios momentos a lo largo de esta entrevista. Y es que, en su caso, a diferencia de miles de niños traídos a Estados Unidos a través de la Operación Pedro Pan, la separación de su madre fue breve, pero no por eso menos sentida y desgarradora.

“Yo era una niña de 13 años que jamás se había separado de mamá. Es más, ella nunca me dejó ni siquiera quedarme a dormir sola en casa de mis amiguitas. Así que imagínate lo que significó el hecho de tener que salir sola del país…”, recordó.

Te puede interesar

Refugiada en Miami desde el año 1961, Aida Levitan hoy es miembro de la Comisión para crear el Museo Smithsonian del norteamericano latino, al que fue convocada por el expresidente Barack Obama, y es presidenta de la junta directiva de U.S. Century Bank, banco comercial y comunitario, con lo que desde el año 2017 se convirtió en la única mujer cubana presidenta de una junta bancaria en el país, según indica la Universidad de Miami.

“Soy afortunada porque sólo estuve 30 días separada de mi madre. No obstante, fue una experiencia traumática, ya que recuerdo muy claramente que lloré todas las noches durante el mes que estuve sola en Miami”.

Descendiente de una familia de políticos y diplomáticos, Aida Levitan desde muy pequeña aprendió a descubrir el mundo a través de los libros y la educación. Otra faceta de su vida en la que fue una joven privilegiada al haber podido estudiar en el extinto colegio Phillips, de La Habana, propiedad de un matrimonio americano de Vermont, en el que Jane ‘Penny’ Powers, educadora inglesa, fue una figura clave para el éxito de la Operación Pedro Pan.

“Ella fue mi última maestra en ese colegio. Fue una educadora excepcional y muy influyente en mi vida. Además, Jane ‘Penny’ Powers había ayudado en el rescate de niños judíos durante la Segunda Guerra Mundial, sacándolos de Alemania a Gran Bretaña. Y eso hizo que fuera convocada por el director del colegio Ruston de La Habana, James Baker, para que coordinara la Operación Pedro Pan junto a él y la Iglesia Católica de la Florida”.

“Jane ‘Penny’ Powers murió en Cuba en la máxima pobreza, y hasta el día de hoy no entiendo por qué se quedó ahí. Yo sospecho que ella era miembro del Servicio Secreto de Inteligencia de Gran Bretaña (SIS), comúnmente conocido como MI6 [Inteligencia Militar, sección seis], y que realizaba algún tipo de espionaje en La Habana, porque no tiene sentido que ella se haya quedado en Cuba”.

Los ciclos de la historia

Aida Levitan se crio escuchando hablar de la sublevación del pueblo de Hungría, cuando la gente se levantó desesperada contra la dictadura totalitaria de los soviéticos. Verdadera revolución que sacudió la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas defendiendo la dignidad humana, la libertad, la justicia y la democracia.

“Yo siempre estuve al tanto de lo que significaba la palabra comunismo. Así que cuando Fidel Castro dijo que la suya sería un revolución socialista y comunista, siendo una niña pude intuir que era una situación peligrosa, que no teníamos más remedio que irnos, y lo acepté”.

Fundadora de una de las empresas de marketing y publicidad más exitosas de Estados Unidos, Sánchez & Levitan, y actualmente líder de la empresa de mercadeo The Levitan Group, Aida Levitan, agradece llena de emoción a Dios el hecho de que su travesía estuvo siempre colmada de bendiciones, si la compara con la de otros miles de niños que padecieron un éxodo mucho más demoledor.

“Mi madre era una mujer cautelosa e inteligente, y supongo que su infinita serenidad me ayudó a transitar esa situación de forma menos dramática”, recordó.

“Sin embargo, repito que fui una niña afortunada porque nunca olvido lo que vivió Tony Argiz, propietario de una de las principales firmas contables en el país y uno los hombres más exitosos y poderosos de Estados Unidos, que cada vez que recuerda este episodio de nuestras vidas rompe en llanto por el hecho de haber estado cinco años separado de sus padres. Esas son experiencias que nunca se olvidan…”

“Otra historia de película es la de Carlos Eire, quien recibió el premio nacional de literatura tras publicar su libro Waiting for Snow in Havana (Esperando la nieve en La Habana), donde narra su experiencia como niño Pedro Pan. Todos compartimos una visión nostálgica de una Cuba que perdimos, pero algunos niños vivieron situaciones más críticas que otros”.

Ayudando a construir Miami

Cuando se habla de la historia de Miami, capital financiera y tecnológica para el mundo entero, el nombre de Aida Levitan, ganadora de numerosos reconocimientos nacionales, consejera emérita del Pérez Art Museum Miami, y fundadora de Artes Miami, quedará grabado con tinta indeleble por su trabajo incansable para promover el desarrollo de la ciudad.

“Después de 30 días, cuando mi madre llegó de Cuba con mi hermanito Guillermo, el refugio de Miami nos ofreció una casa ubicada entre La Pequeña Habana y downtown para recomenzar nuestra vida. Las condiciones ahí no eran las mejores, por primera vez vi la pobreza y el alcoholismo… Era un lugar terrible, pero es donde pudimos estar hasta que mi madre encontró un apartamento y un trabajo en Miami Beach”.

“Siento mucha emoción porque en ese entonces llegamos a una ciudad muy joven que hoy convertimos en un polo global, en una ciudad internacional, vibrante, y cosmopolita. Yo amo profundamente este país y esta ciudad porque no solo nos abrió las puertas a los cubanos, sino a los exiliados de todo el mundo. Este es un país donde la libertad y la democracia se practican de tal modo, que hace posible que una persona que viene sin un centavo en el bolsillo pueda llegar donde quiera y triunfar como lo hicimos nosotros, a base de trabajo, ingenio, y mucha pasión”, dijo emocionada.

“Los norteamericanos fueron generosos con nosotros y nos dieron la oportunidad de trabajar legalmente, cosa que hoy en día no sucede con millones de inmigrantes, y eso me causa tristeza. Ojalá hubiese hoy en día la actitud hacia los inmigrantes que hubo hacia nosotros, ya que logramos lo que logramos gracias al apoyo que tuvimos”, dijo Aida sobre el aporte de su generación que ayudó a convertir a Miami en el epicentro del comercio, turismo y las finanzas.

Su gran tarea pendiente

El primer trabajo de Aida Levitan en Estados Unidos fue a la edad de 15 años vendiendo corbatas a un dólar en la concurrida calle de Lincoln Road, en Miami Beach. Posteriormente, y sin descuidar sus estudios, se convirtió en asistente del director de noticias de la afiliada de CBS en Atlanta, donde se empapó del mundo de las comunicaciones, lo que fue vital para la preparación de su doctorado en Literatura Española de la Universidad de Emory, misión que asumió tras recibir su licenciatura en Artes, en la Universidad de Miami.

“Uno en la vida tiene que enfrentar situaciones difíciles y muy adversas, pero con fe y persistencia, estés junto o separado de la familia, se puede sobrevivir y triunfar, como lo hicimos nosotros”, reconoció Levitan, quien se mantiene esperanzada sobre Cuba y su destino.

“Todos los países pasan por épocas terribles, pero la libertad siempre triunfa. Yo adoro a este país, pero en algún momento de mi vida necesito regresar a Cuba. Sin embargo, no lo haré mientras siga en dictadura. Salí de Cuba de una manera abrupta, y quisiera volver a recorrer La Habana… Conozco Cuba solo por libros, y quisiera ayudar a reconstruirla. Como exiliada quiero ir, pero no a recuperar propiedades, ni a imponer mi manera de hacer las cosas, ni mucho menos a buscar cargos políticos, quiero ir a reconstruir.

“No volvería a vivir allí porque Estados Unidos es mi país y Miami es mi casa, pero sí quisiera ir a ayudar a los emprendedores, a guiarlos, tal y como lo hago en Miami con las pequeñas y medianas empresas junto a U.S. Century Bank. Siento una tristeza, una emoción y un amor tremendo por Cuba, no te imaginas cuánto, y creo que se lo he transmitido a mi hijo, quien fundó una organización que se llama Amplificacion Media Project, con el que traduce al inglés todos los videos de las protestas, los discursos de los artistas, y absolutamente todo el contenido audiovisual, para que llegue a oídos del mundo entero”.

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Debería el gobernador DeSantis emitir medidas sanitarias de carácter obligatorio para todo el estado? 41.91%
¿Las medidas deberían ser potestad de los gobiernos locales según se requieran? 30.28%
¿Las medidas sanitarias deben ser decisión individual de cada persona? 27.81%
65903 votos

Las Más Leídas