WASHINGTON.- La carrera por la Casa Blanca se calentó el domingo. El presidente Donald Trump anunció que nominará muy pronto su opción para integrar la Corte Suprema, pero su rival demócrata, Joe Biden, criticó la decisión e insistió en que se debe esperar a las elecciones del 3 de noviembre.

Esta semana se espera que Trump anuncie quién sucederá a la magistrada progresista Ruth Bader Ginsburg, fallecida el viernes a los 87 años. El mandatario indicó que "será una mujer", aunque acotó aún no había tomado su decisión.

Te puede interesar

La determinación del mandatario estadounidense de llenar esa vacante antes de las elecciones generó el rechazo de los demócratas, desesperados por evitar que el presidente, que busca la reelección, llene esa vacante.

Biden, en un acto en Filadelfia el domingo, pidió a los senadores no someter a votación el reemplazo de Ginsburg "hasta que los estadounidenses hayan podido escoger a su próximo presidente y su próximo Congreso".

Según la Constitución de Estados Unidos, el presidente nomina a los jueces de la Corte Suprema, cuyos cargos son vitalicios, y el Senado debe confirmarlos.

Pero en el papel, nada impide a Trump nominar al relevo de Ginsburg, le corresponde al mandatario en ejercicio nominar al candidato. Los demócratas apelan a que Trump espere a las elecciones.

En el Senado los demócratas son minoritarios: ocupan 47 de los 100 escaños.

Pero luego de que dos senadoras republicanas, Lisa Murkowski, de Alaska, y Susan Collins, de Maine, manifestaran su oposición a una votación apresurada, las probabilidades se achican para la apuesta del mandatario, de acuerdo con el panorama inmediato.

Ambos partidos ya se están preparando para una ardua batalla en un año ya marcado por una votación de juicio político contra Trump, la pandemia de COVID-19, y la crisis económica causada por el coronavirus.

Pocas opciones

Los demócratas disponen de pocas opciones: recurrir a tácticas dilatorias en el Senado o intentar presionar a los republicanos más moderados para que se separen de su partido.

"Tenemos nuestras opciones ... algunas flechas" disponibles, dijo el domingo la presidenta de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi, a ABC.

Pero rechazó la idea de utilizar las conversaciones con la administración Trump sobre un nuevo proyecto de ley de ayuda por la pandemia como palanca para ralentizar las cosas.

Los demócratas han sido señalados por los republicanos de poner trabas para aprobar un segundo paquete de alivio económico para evitar darle impulso a la economía antes de las elecciones.

"Antes del día de las elecciones"

Los demócratas denuncian como hipócrita la actitud de la mayoría de los republicanos, en particular la del líder del Senado Mitch McConnell, quien en 2016 bloqueó el intento de Barack Obama, mucho antes de las elecciones de ese año, de llenar otra vacante en la Corte Suprema.

Pero los republicanos insisten en que la situación actual es diferente, porque el mismo partido controla tanto el Senado como la Casa Blanca.

"Lo correcto es que el Senado confirme la designación antes del día de las elecciones", dijo a ABC el senador republicano Ted Cruz.

La Corte tiene un papel decisivo en cuestiones de suma importancia social como el aborto, la atención médica, el control de armas y los derechos de la comunidad LGBTQ.

Los conservadores controlan cinco de las nueve bancas, pero el presidente de la Corte, John Roberts, a veces se ubica del lado de los liberales.

Si la designación para ocupar la vacante en el Tribunal Supremo se hace en los próximos días probablemente la mayoría conservadora pase a ser de 6 a 3.

Cruz, quien figuraba en una lista de Trump de posibles candidatos a la corte, insistió el domingo en que se necesitaba una corte en pleno funcionamiento para evitar un punto muerto crítico en caso de que se desatara una batalla legal por el resultado de las elecciones.

"Una composición de 4-4 no puede decidir nada", dijo el senador republicano. "Necesitamos una corte completa el día de las elecciones".

Reemplazos posibles

Informes de prensa sostienen que Trump maneja sobre todo dos nombres para sustituir la vancante: Amy Coney Barrett, una jueza de la corte de apelaciones federal de 48 años con sede en Chicago, y Barbara Lagoa, de 52 años, una jueza federal de Miami.

De la veintena de nombres que figuraban en una lista tentativa divulgada anteriormente por Trump, Barrett, una católica fervientemente antiabortista, está considerada entre los más conservadores.

Lagoa, a su vez, una cubana-estadounidense, podría ayudar a Trump a ganar votos en el estado clave de Florida.

No se ha fijado una fecha para el funeral de Ginsburg o un servicio conmemorativo público, que seguramente será un gran evento nacional.

Aparecen en esta nota:

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

Es una buena opción para enlazar Miami con Miami Beach 27.97%
Es una decisión apresurada con varios puntos pendientes 22.19%
Será bien recibido como un medio de transporte sostenible y accesible para residentes y visitantes 30.82%
No debería acometerse. Sería malgastar fondos sin resolver el problema 19.01%
1194 votos

Las Más Leídas