WASHINGTON — El Congreso estadounidense adoptó este viernes el plan de gastos masivo de Joe Biden en materia de clima, salud e impuestos: una victoria política significativa para el presidente a tres meses de las elecciones de medio mandato.

Los demócratas calculan que la medida les favorecerá, pero expertos aseguran que el llamado "Ley de Reducción de la Inflación", está lejos de resolver la crisis inflacionaría y que podría elevarla debido a la propuesta de gasto masivo de Biden.

Te puede interesar

Los demócratas de la Cámara de Representantes aprobaron la iniciativa de más de 430.000 millones de dólares, tras la votación en el Senado el pasado domingo. La Ley debe ser promulgada por Biden.

"Hoy ganó el pueblo estadounidense. Perdieron los intereses especiales", tuiteó el presidente poco después de la votación.

El Senado aprobó el domingo este proyecto de ley que refuerza a los demócratas antes de las elecciones legislativas de noviembre, cuyo resultado es incierto y normalmente perjudica al partido en el poder.

Bautizada "Ley de Reducción de la Inflación", prevé reducir el déficit público con un nuevo impuesto mínimo del 15% para todas las empresas cuyos beneficios superen los 1.000 millones de dólares.

Los republicanos critican el plan de gasto masivo aprobada por los demócratas argumentado que producirá el efecto contrario porque la medida aumenta innecesariamente el gasto público, fondos públicos que terminarán pagando los contribuyentes.

El texto, aclamado por las asociaciones de lucha contra el cambio climático, incluye 370.000 millones de dólares para el medio ambiente y otros 64.000 millones para la salud.

El expresidente Donald Trump usó su red Truth Social para llamar a todos los republicanos a pronunciarse en contra, en un momento en que Biden sufre un gran desgaste político de cara a las elecciones intermedias de noviembre, cuyo resultado es incierto y normalmente perjudica al partido en el poder

La orden estaría encaminada a reducir los efectos de la inflación más alta registrada en los últimos 40 años (9,1 %), sin embargo, cuando se le mira con lupa —como hicieron la Oficina de Presupuesto del Congreso, Scott Rasmussen y la Escuela Wharton, de la Universidad de Pennsylvania— todo indica que lejos de mejorar el panorama, realmente lo empeoraría.

La propuesta de ley, encabezada por el líder de la mayoría del Senado, Chuck Schumer (D-NY), y el senador Joe Manchin (D-WV) se enfoca en asuntos muy puntuales de la agenda de extrema izquierda de la Casa Blanca.

"Inversión en el clima"

Biden llegó al poder prometiendo enormes planes reformistas, que expertos aseguran el país no está en condiciones de hacer una transición brusca como la que pretende Biden con las energías verdes. Un ejemplo claro es la crisis energética que se ha generado en Europa por la guerra rusa en Ucrania.

Inicialmente propuso un plan de inversión aún mayor, pero los demócratas se vieron obligados a reducir sus ambiciones para satisfacer sobre todo al senador Joe Manchin, de Virginia Occidental, un estado conocido por sus minas de carbón. Su apoyo era esencial debido a la escasa mayoría demócrata en el Senado.

Aun así sigue siendo la mayor inversión jamás realizada en Estados Unidos en el clima.

Biden quiere que el país alcance su objetivo en materia climática de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en un 40% para 2030 respecto al 2005. El gobierno aspira incluso a que bajen al menos un 50% para ese año.

"Sería muy difícil exagerar la importancia de este proyecto de ley", dijo esta semana Dan Lashof, director del Instituto de Recursos Mundiales. "Al crear incentivos muy fuertes para invertir en energía solar y eólica, prácticamente secará el mercado de la electricidad a partir del carbón durante la próxima década".

Con esta reforma, un estadounidense recibirá hasta 7.500 dólares en créditos fiscales por la compra de un coche eléctrico y se subvencionará en un 30% la instalación de placas solares en los tejados.

También se prevén inversiones para el desarrollo de técnicas de captura de CO2, el cuidado de los bosques y la renovación de las viviendas de las familias con menos recursos.

Se ofrecerá asimismo miles de millones de dólares en créditos fiscales a las industrias más contaminantes para ayudarles en la transición energética, una medida muy criticada por la izquierda del partido, que pese a todo tuvo que aceptarla.

Muchos latinos se benefician de la ley porque, según el movimiento Climate Power, el 40% de los hogares con más dificultades para pagar las facturas energéticas en Estados Unidos son latinos y el 50% afroestadounidenses.

Medicamentos más baratos

El segundo apartado más importante de este plan de inversión, según los demócratas, es que "corregiría" las enormes desigualdades en el acceso a la atención sanitaria en Estados Unidos, en particular mediante la reducción del precio de los medicamentos.

Medicare, un sistema público de salud destinado, entre otros, a los mayores de 65 años, podrá por primera vez negociar directamente los precios de algunos medicamentos con las compañías farmacéuticas, para rebajarlos.

Además garantiza a las personas mayores que no paguen más de 2.000 dólares por año por sus medicamentos, a partir de 2025.

El abaratamiento de los medicamentos ayuda en particular a la comunidad latina, sobre todo a los insulinodependientes. Según el Departamento de Salud, en 2018 los hispanos tenían 1,3 veces más probabilidades que los blancos no hispanos de morir de diabetes.

El proyecto de ley también prevé prolongar las protecciones de la Affordable Care Act, la ley de reforma del seguro médico, más conocida como "Obamacare", que contenía subvenciones para ayudar a las familias a pagar la cobertura médica.

Una vez aprobado por el Congreso el texto necesitará la firma de Biden, quien sufre un gran desgaste político de cara a las elecciones intermedias de noviembre.

La verdad que esconde la ley

Expertos como el economista Rafael Marrero, afirman que ante el inminente descalabro en las elecciones intermedias de noviembre, los demócratas lanzaron la propuesta de “Ley de Reducción de la Inflación de 2022”, proyecto cifrado en 430.000 millones de dólares que pretende ser una medida antiinflacionaria, pero que en verdad no es más que otra [gran mentira] del partido azul.

Todo parece indicar que sólo los demócratas ven el lado bueno de este proyecto legislativo. Según un reporte de Forbes, la Oficina de Presupuesto del Congreso (CBO, por sus siglas en inglés) dio a conocer que esta propuesta apenas haría mella en la inflación a corto plazo e, incluso, podría impulsarla al alza.

"Si el proyecto de ley se aprueba en 2022, la CBO estima que tendría un “efecto insignificante en la inflación” y en 2023 sólo la cambiaría entre 0,1 puntos porcentuales por debajo y 0,1 puntos porcentuales por encima de lo que es actualmente", reveló la misma fuente.

Como si eso no bastara, la propuesta igualmente ha suscitado bastante polémica en la opinión pública estadounidense, de acuerdo con un reporte de la revista Newsweek difundido por Microsoft Network.

Según este servicio noticioso, Scott Rasmussen, analista político y encuestador de opinión pública, descubrió que el 55% de los estadounidenses interrogados está a favor de recortar el gasto público y los impuestos, mientras que solo el 23% está a favor de aumentarlos. En su opinión, sólamente en ese parámetro, los candidatos republicanos tendrían una mayoría superior al 2-1.

Rasmussen señaló, asimismo, que al conocer que la mitad de la carga fiscal recaería en las industrias manufactureras, "el 63% dijo que es probable que eso empeore los problemas de la cadena de suministros", mientras que sólo un 19% consideró lo contrario".

En lo que respecta a las políticas verdes de los demócratas, "alrededor del 66% de los estadounidenses interrogados sostuvieron que reducir ahora el precio de la gasolina es más importante que disminuir las emisiones de carbono". Según este experto, el 46% dijo que un mayor gasto en programas de cambio climático y energía limpia aumentará el precio de la gasolina, mientras que solo el 21% cree que lo bajará.

En lo que concierne a que el nuevo proyecto de ley generará 86.000 agentes adicionales para el IRS, el estudio realizado por Rasmussen encontró que el 53% se opuso al hecho frente a solo un 31% que lo ve bien. Encima de eso, "el factor de intensidad es enorme: [es decir], alrededor del 29% se opuso firmemente al plan, mientras que solo el 9% lo favoreció firmemente. Esa es una oposición superior al 3-1».

De acuerdo con Newsweek, "cuando la gente se dé cuenta de que la mayoría de esos agentes del IRS no perseguirán a multimillonarios y grandes empresas, sino que estarán auditando a camareras, conductores de Uber, trabajadores independientes y pequeños negocios, es de esperar que la oposición se vuelva aún más intensa".

Rasmussen aseveró que "la nueva legislación duplicaría el tamaño del IRS para que la agencia pueda realizar auditorías a 1,2 millones de contribuyentes adicionales cada año". El experto adelantó que la entidad federal se ha fijado el objetivo de aumentar las auditorías de propietarios de pequeñas empresas en un 50%.

En un comunicado de prensa difundido tras la aprobación de la propuesta en el Senado, McConnell señaló que, finalmente, «los demócratas votaron para redoblar la apuesta por su desastre económico». Nada, que cuando se trata de inoperancia al más alto nivel, ahí están ellos, los inútiles de la izquierda, con sus ideas desacertadas y políticas engañosas.

FUENTE: Con información de AP/doctor Rafael Marrero

Aparecen en esta nota:

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿La emigración interna en EEUU ha impulsado el aumento de precios? 30.77%
¿Los gobiernos locales deben ofrecer alternativas asequibles ante el alza de precios de alquileres? 35.64%
¿Las personas jubiladas deben recibir algún tipo de asistencia para poder enfrentar esos precios? 33.59%
28429 votos

Las Más Leídas