WASHINGTON.- La economía de Estados Unidos mantuvo su ritmo anual de crecimiento en un sólido 3,5% en el tercer trimestre del año, según el segundo cálculo provisional del producto interior bruto (PIB) en ese período, anunciado hoy por el Departamento de Comercio.

El dato de la evolución económica entre julio y septiembre supone una leve desaceleración de la economía de EEUU. respecto al trimestre anterior, que cerró con un crecimiento del 4,2%, el mayor incremento trimestral del PIB desde 2014.

La cifra es la misma que en el primero de los tres cálculos que efectúa el Departamento de Comercio, realizado en octubre, y coincide con las expectativas de los analistas.

Este auge se produjo pese a la reducción en el gasto de los consumidores, que supone dos tercios de la actividad económica en EEUU, y que fue del 3,6% frente al 4% estimado en el primer cálculo del indicador.

A pesar de la desaceleración, estos datos confirman la buena salud de la primera economía mundial en el tercer trimestre del año, después de registrar un ritmo anual de crecimiento en el primer trimestre del 2,5% y del 4,2% en el segundo.

Por ahora, los datos agregados no muestran el esperado impacto negativo de la agresiva agenda proteccionista comercial del presidente Donald Trump, que ha impuesto aranceles a gran parte de sus principales socios comerciales, entre ellos China y la Unión Europea.

Este segundo cálculo del tercer trimestre acerca la promesa de Trump de llevar el crecimiento a una tasa anual del 3%, impulsado por un enorme plan de estímulo fiscal, aprobado en diciembre de 2017, que incluye notables recortes de impuestos para las empresas y, en menor medida, para los trabajadores.

Las últimas previsiones de la Reserva Federal (Fed, banco central), que ha subido las tasas de interés en tres ocasiones en lo que va de año ante las buenas perspectivas, sitúan el crecimiento estimado para EEUU en 2018 en el 3,1%.

Presidente de la Fed dice que tipos de interés están cerca de nivel neutro

El presidente de la Fed, Jerome Powell, afirmó este miércoles que los tipos de interés en EEUU siguen en mínimos históricos, justo por debajo del rango "que se consideraría neutral para la economía, es decir que no acelera ni frena el crecimiento".

En un discurso en el Economic Club of New York, al que los mercados reaccionaron con fuertes ascensos, Powell se mostró optimista sobre la economía y señaló que el banco central no sigue "un camino predeterminado para sus decisiones de política monetaria".

Powell predijo que la economía del país tendrá un "crecimiento continuado y sólido, un bajo desempleo y una inflación cercana al 2%", que "gusta mucho" a una Reserva Federal consciente de que "las cosas a veces resultan ser bastante diferentes respecto a las previsiones más cuidadosas".

El máximo responsable del banco central señaló que una política "sólida" debe abordar la "gestión de riesgos" tanto como responder a las "previsiones de base", y reconoció que la gradual subida de las tasas de interés "ha sido un ejercicio de equilibrio de riesgos".

"Sabemos que avanzar demasiado rápido supondría el riesgo de acortar la expansión. También sabemos que avanzar demasiado despacio -mantener los tipos demasiado bajos durante demasiado tiempo- podría suponer otras distorsiones en forma de una inflación más alta o desequilibrios financieros desestabilizadores", explicó.

Powell advirtió de que los efectos de las subidas son "inciertos" y pueden tardar "un año o más" en reflejarse en la economía, por lo que, a pesar de que las proyecciones del Comité Federal del Mercado abierto se basan en los "mejores análisis", el banco central no sigue "un camino predeterminado" en sus políticas.

"Estaremos prestando atención de cerca a lo que nos digan los próximos datos económicos y financieros", sostuvo el economista, quien recordó que las decisiones de política monetaria buscan "mantener por buen camino" la economía, de acuerdo con la situación cambiante del empleo y la inflación.

A principios de octubre, Powell afirmó que las tasas de interés estaban "muy lejos" del nivel neutro, comentario al que ha seguido una dura etapa para el mercado bursátil, que espera el anuncio de una nueva subida tras la última reunión del año, el 18 y 19 de diciembre.

Este miércoles, en cambio, el Dow Jones de Industriales, principal referencia de Wall Street, se disparó casi 500 puntos de cara a este esperado discurso, en el que Powell también se refirió al nuevo informe sobre estabilidad financiera que elaborará la Fed dos veces al año.

Citando una famosa frase, consideró que la "vigilancia eterna es el precio de la estabilidad financiera", por lo que esos informes "deberían ser vistos como el resultado de un chequeo habitual de salud", que "todo el mundo espera que no sea muy emocionante".

FUENTE: EFE

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que la construcción del estadio de fútbol con un complejo comercial de David Beckham en Miami traerá mayores beneficios a la ciudad?

Las Más Leídas