El Departamento de Justicia de EEUU cuestionó este lunes la decisión de un juez federal de permitir que avance un caso contra el mandatario Donald Trump por presuntamente beneficiarse de la presidencia y pidió a una corte de apelaciones que se encargue del caso.

Los abogados de justicia pidieron al Tribunal de Apelaciones para el Circuito del Distrito de Columbia que anule una decisión del juez federal de distrito Emmet Sullivan que obligaría a las entidades relacionadas con Trump, como sus hoteles en Nueva York y DC, Trump Tower, la Organización Trump y el Club Mar-a-Lago para entregar las declaraciones de impuestos del negocio, recibos y otros documentos.

Te puede interesar

Los abogados del Gobierno han pedido que se desestime el caso o se permita una apelación, en respuesta a la presentación de causarían "lesiones irreparables" al Presidente y lo distraerían de sus obligaciones oficiales.

Esta es la segunda vez que los abogados del Departamento de Justicia solicitan a un tribunal superior que se ocupe de un caso relacionado con la cláusula de emolumentos que prohíbe a los funcionarios del Gobierno aceptar regalos y dinero extranjeros sin el permiso del Congreso.

La demanda, presentada por cerca de 200 demócratas del Congreso encabezados por el senador Richard Blumenthal, de Connecticut, y el representante Jerrold Nadler, de Nueva York, quien también es presidente del Comité Judicial de la Cámara de Representantes, argumenta que Trump ha estado aceptando regalos de gobiernos extranjeros sin la aprobación del Congreso

"Nuestro objetivo es simple y directo: evitar que el presidente Trump ponga un cartel 'En Venta' en ruso en la puerta de la Oficina Oval", dijo Blumenthal en un comunicado este lunes. "Como era de esperar, la Administración de Trump todavía está tratando de retrasar, retrasar, retrasar, pero confiamos en que el Circuito de Columbia reconocerá la lógica bien razonada del Tribunal de Distrito y permitirá que el descubrimiento continúe".

La Organización Trump no devolvió inmediatamente las solicitudes de comentarios hechas por la agencia AP.

La presentación de una orden judicial “mandamus” se considera un "remedio extraordinario", según el sitio web del Departamento de Justicia, que "solo debe usarse en circunstancias excepcionales de emergencia o importancia pública".

El mandato judicial de “mandamus” lo emite un tribunal superior a uno inferior o a otra rama del Gobierno y le ordena hacer algo que la ley exige.

La presentación de esta demanda se produce dos semanas después de que el juez federal Sullivan fallara en contra de los abogados del Departamento de Justicia que buscaron una apelación a mitad de caso ante un tribunal superior y una suspensión de los procedimientos. Para que la Justicia tenga éxito en el nivel de apelaciones, debe cumplir con un estándar exigente que en parte se basaría en demostrar que las decisiones de Sullivan están claramente equivocadas y que no hay una alternativa adecuada para el alivio en el caso.

Los abogados del Gobierno han argumentado que el tribunal ha ignorado las "preocupaciones únicas de separación de poderes" involucradas en que miembros de una rama del Gobierno realicen un descubrimiento contra el presidente en su capacidad oficial. Igualmente dijeron en su presentación que es la propia legislatura quien debe presentar un caso de este tipo, "no una amalgama de legisladores individuales o incluso una sola cámara de un cuerpo bicameral".

El caso contra el Presidente argumenta que Trump ha recibido favores de gobiernos extranjeros, como las marcas comerciales del gobierno chino para sus compañías, los pagos por estadías en hoteles y los alquileres para eventos hechos por representantes de Arabia Saudita y Kuwait, y los ingresos de compras de espacios para oficinas gubernamentales de China o Emiratos Árabes en la Torre Trump.

Los expertos en ética dicen que los padres fundadores crearon la cláusula de emolumentos constitucionales para garantizar que los funcionarios del gobierno actúen teniendo en cuenta los intereses del público estadounidense en lugar de sus propios bolsillos.

A diferencia de los presidentes anteriores, Trump optó por no deshacerse de sus activos y sigue siendo el propietario de la Organización Trump, un imperio empresarial en expansión con 550 entidades en más de 20 países que incluyen hoteles de marca, campos de golf, acuerdos de licencias y otros intereses. Su hotel de Washington DC está cerca de la Casa Blanca y se ha convertido en un imán para los gobiernos extranjeros que anteriormente albergaba grupos vinculados a Kuwait, Bahrein, Turquía, Malasia y Arabia Saudita.

El caso del Distrito de Columbia es uno de los tres que argumenta que el Presidente está violando la cláusula de emolumentos, pero este es notable porque los demandantes, miembros del Congreso, se mencionan en la cláusula misma. Los abogados de los demócratas han argumentado que el Congreso no solo tiene un derecho, sino que también está obligado, como parte de sus funciones, a indagar en los posibles emolumentos a Trump, como una compra de condominios por $6,5 millones por parte del gobierno de Qatar o de china.

FUENTE: Con información de AP

Aparecen en esta nota:

DLA Clasificados

 

Deja tu comentario