WASHINGTON - Una peligrosa tormenta invernal provocaba el lunes importantes nevadas, rayos y vendavales en la Costa Este de Estados Unidos.

Se esperaba que cayeran unos 30 centímetros (un pie) de nieve en zonas en Nueva Inglaterra, el estado de Nueva York, Ohio y Pensilvania hasta el martes por la mañana.

Te puede interesar

Los meteorólogos en Buffalo, Nueva York, reportaron que la nieve caía con rapidez.

“¡Guau! ¡Las (últimas) mediciones de la 1 de la mañana eran de 4,6 pulgadas (11,68 centímetros) en la última hora en el Aeropuerto de Buffalo!”, tuiteó el Servicio Nacional de Meteorología en Buffalo durante la noche. “¡Y añadan otras 4 pulgadas en la última hora hasta las 2 de la mañana! El total hasta ahora desde el domingo por la noche, 10,2 pulgadas (25,9 centímetros)”.

El Servicio Meteorológico Nacional (NWS, por su siglas en inglés) dijo que la tormenta combina fuertes nevadas, lluvia helada y fuertes vientos e impactó el sureste y la costa del Atlántico medio antes de dirigirse a Nueva Inglaterra y al sur de Canadá.

En zonas a lo largo de las montañas Apalaches, la nieve podría este lunes llegar a caer a razón de una pulgada (2,5 cm) por hora en tanto que las gélidas condiciones podrían extenderse hasta el martes, según el NWS.

Más de 80 millones de personas están bajo alertas climáticas, informan medios estadounidenses.

Desde mediados del domingo, unos 235.000 clientes se habían quedado sin servicio de electricidad en el sureste, incluidos más de 150.000 en las Carolinas, según el sitio web PowerOutage.US, aunque parecía que algunos estaban volviendo a conectarse por la noche.

La tormenta generó dañinos tornados en el estado de Florida e inundaciones en partes de la costa. En las Carolinas y en los Apalaches, las condiciones heladas y poderosos vendavales generaron preocupación.

El transporte se vio gravemente perjudicado. Miles de vuelos fueron cancelados y una parte de la muy transitada autopista interestatal I-95 fue cerrada en Carolina del Norte.

Unos 3.000 vuelos dentro, hacia o desde Estados Unidos fueron cancelados la noche del domingo, según el sitio web FlightAware, y otros 4.200 fueron retrasados.

Los conductores fueron advertidos sobre las peligrosas condiciones de las carreteras.

El gobernador de Georgia, Brian Kemp, había declarado estado de emergencia el viernes y las máquinas quitanieves trabajaron desde antes del mediodía para despejar carreteras.

Virginia y Carolina del Norte también declararon estado de emergencia.

El gobernador de Carolina del Norte, Roy Cooper, dijo en Twitter que hasta el mediodía del domingo había caído hasta un pie (30 cm) de nieve en algunas áreas y que "una formación de hielo significativa está causando problemas en la parte central del estado". El gobernador instó a hacer lo posible para evitar desplazamientos.

También en Carolina del Norte, la tormenta provocó el derrumbe de una residencia universitaria, según las emisora local ABC, pero no hubo heridos.

El NWS informó que, incluso, se registraron ráfagas de nieve en Pensacola, Florida, mientras que Atlanta, Georgia, por lo general templada, también tuvo una nevada.

Algunas inundaciones costeras son esperadas y el NWS advirtió que en la costa atlántica los vientos podrían acercarse a la fuerza de un huracán.

La nieve ya hizo sufrir al noreste de los Estados Unidos a principios de este mes. Una tormenta hizo allí que cientos de automovilistas quedaran atrapados durante más de 24 horas en una carretera que conecta con Washington.

Entre tanto, la ciudad de Nueva York esperaba librarse en su mayor parte, si no por completo, de la nevada. El servicio meteorológico emitió el lunes de madrugada una alerta por grave tormenta eléctrica para la ciudad, incluidas Brooklyn y Queens.

Los meteorólogos esperaban ráfagas de viento en la ciudad de unos 72 kilómetros (45 millas) por hora, y de unos 97 kilómetros (60 millas) por hora en Long Island.

El granizo y la lluvia eran las principales amenazas para buena parte de Massachusetts, Connecticut y Rhode Island, donde las nevadas se convirtieron en lluvia durante la noche. Los expertos del NWS en Boston esperaban ráfagas de viento de hasta 113 kilómetros (70 millas) por hora.

La enorme tormenta invernal provocó condiciones similares en el sureste el domingo. Varios estados registraron varias pulgadas de nieve y las tormentas eléctricas en Florida incluyeron un tornado con vientos de 190 kilómetros (118 millas) por hora. Treinta casas rodantes fueron destruidas y 51 sufrieron daños importantes. Se reportaron tres heridos leves.

Se esperaba que las carreteras mojadas en el sur volvieran a helarse el lunes, una situación de riesgo para los conductores.

Se desplegaron máquinas quitanieves por carreteras y autopistas de la Costa Este para despejar el camino a los viajeros. Hubo algunos choques en las primeras horas de la mañana, incluido un accidente en el que se vio implicada una ambulancia en la Interestatal 279 en Pittsburgh, según KDKA-TV. No estaba claro si había heridos.

FUENTE: Con información de AFP AP

Aparecen en esta nota:

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿La emigración interna en EEUU ha impulsado el aumento de precios? 30.92%
¿Los gobiernos locales deben ofrecer alternativas asequibles ante el alza de precios de alquileres? 35.67%
¿Las personas jubiladas deben recibir algún tipo de asistencia para poder enfrentar esos precios? 33.41%
13420 votos

Las Más Leídas