CARACAS.-REDACCIÓN

Las cárceles en Venezuela vuelven a ser noticias. Este miércoles uno de los líder del Centro Penitenciario de Aragua (Tocorón), se molestó porque la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) le prohibió introducir unos materiales de construcción que llegaron al penal solicitados por él.

Héctor Guerrero Flores, llamado “El Niño Guerrero”, ordenó la violencia dentro del penal por lo que la GNB, apoyada por otros componentes militares acordonaron el recinto penitenciario, sin posibilidad de ingresar al interior del lugar. Esta versión la ofreció la periodista venezolana, especializada en temas de sucesos Yasmín Velasco, quien indicó en su cuenta en Twitter @1Yasminvelasco “Niño Guerrero habría iniciado este motín por "pase de materiales de construcción".

Aunque suene irracional, en los penales venezolanos los líderes de cada recinto, a los que se les llama "pran", son los que proveen a la población penitenciara de beneficios y protección. Por lo que los reos le deben obediencia y cumplen las órdenes del líder. Ante esta situación el gobierno nacional ha hecho de la vista gorda y prefiere no enfrentar a estos cabecillas capaces de poner a una población entera en jaque. Hace pocas semanas se vivió en Margarita con la muerte del conocido "Conejo" y días atrás en Maracay con el fallecimiento de otro líder.

Este miércoles, a través de las redes sociales se corrieron fotos de los hechos, que demuestran que los reos tienen el control del penal sin que las autoridades puedan entrar.

Los reos se montaron sobre la edificicación para vigilar y evitar que algún militar ingresara al recinto. 

Un trío de militares fueron colocados en un edificio cercano para evitar que los detenidos dispararan contra los funcionarios colocados en la puerta. (TWITTER)

Los funcionarios castrense lograron controlar a un perqueño grupo de reos, mientras que puertas adentro reinaba la anarquía. (TWITTER)

 

En la azotea los reos veían hacia las afueras del recinto (TWITTER)

Durante el día se escucharon detonaciones, en señal de protesta (TWITTER)

 

 

 

Deja tu comentario