sotalora@diariolasamericas.com
@sergiootalora

El Miami Dade College (MDC) abrió su ciclo de charlas para aspirantes a la candidatura presidencial para los comicios de 2020 con la invitación que le hizo el consejo estudiantil al expresidente y fundador de Starbucks, Howard Schultz.

Inició su presentación en un auditorio lleno de estudiantes, con el recuerdo de que él fue el primero de su familia en llegar a la universidad. “Mis padres ni siquiera terminaron la secundaria”, señaló.

Te puede interesar

Cuando se convirtió en presidente de Starbucks había sólo siete de estas cafeterías. Ahora son cerca de 30.000, tanto en Estados Unidos como en el resto del mundo, y cuenta con tres millones de empleados.

Según explicó ante el auditorio, Schultz quiere ser presidente de Estados Unidos porque considera que el “sistema bipartidista está en crisis”, y que la “confianza en el gobierno está en su nivel más bajo”.

Busca proyectarse como un candidato independiente, porque según su criterio, “los extremos han secuestrado al centro político”. Su crítica es dura tanto para republicanos como para demócratas. Además, especialmente severo cuando se refiere al presidente Donald Trump.

“La extrema derecha y la extrema izquierda amenazan a la democracia porque son estilos autoritarios de gobierno, no son tolerantes ante la opinión distinta" y al respecto advirtió que el desempeño de la actual administración, en su opinión significa "un asalto al estado de derecho”.

Alertó asimismo que los demócratas en el Congreso amenazan al sistema de libre empresa. “Nuestro sistema está siendo atacado. Varios candidatos acogen distintos niveles de socialismo”, puntualizó. Y precisó que “las ideas socialistas no son sostenibles desde el punto de vista financiero. Nada es gratis. La respuesta a un extremo no puede ser con otro”.

Unirnos

Schultz destacó que el sistema de mercado de Estados Unidos ha sido uno de los motores de innovación más grandes en la historia del mundo.

Reconoció que hay que renovar el capitalismo, “desarrollar uno que genere mayor igualdad, en el que los negocios tengan la obligación moral de servir a la comunidad y el éxito sea importante porque se comparte”.

Pidió que “rompamos el ciclo de ir de un lado al otro", instó que "abramos nuestras mentes, el centro [político] es el corazón de Estados Unidos, está en sus valores básicos”.

Prometió que si sale electo presidente de Estados Unidos “no firmaré ninguna ley que no tenga apoyo bipartidista" y aseguró que sería "el puente para que se puedan encontrar los líderes de los dos partidos”.

Incluso, aclaró que si la postulación de un candidato o candidata a magistrado a la Corte Suprema de Estados Unidos no logra en su confirmación en el Senado los dos tercios de los votos, retiraría esa nominación. “Hay que sacar la política de ese proceso”, recalcó.

Más adelante prometió que quiere “restablecer la presidencia como una de las ramas del poder. Hay que acabar con la idea de ganar a cualquier precio y remarcó el compromiso de restaurar lo que definió como "las buenas maneras en la Casa Blanca”.

Dijo que persigue que la gente vuelva a sentir orgullo de un gobierno que les sirve. “Estamos exhaustos de los dos partidos”, exclamó.

Insistió en que, según encuestas, más del 70% de los estadounidenses cree que el sistema es corrupto.

“Podemos unirnos y resolver nuestros problemas. Protestar pero imaginar soluciones. Buscar un renacimiento de la libertad. El gobierno del pueblo, para el pueblo y con el pueblo no puede desaparecer del planeta”, acotó.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Considera que el régimen cubano está relacionado con la droga hallada en Panamá dentro de unos contenedores con destino a Turquía?

No
No sé
ver resultados

Las Más Leídas