jhernandez@diariolasamericas.com
@hesushdez

MIAMI.- Cinco son los distritos que conforman el Gobierno de la Ciudad de Miami y el número 1 figura en las elecciones del 5 de noviembre, cuando siete candidatos medirán fuerzas para representar las barriadas de Allapattah, Civic Center, Miami River, Flagami y Blue Lagoon.

Te puede interesar

Entre los asuntos a discutir figura la diversidad poblacional de la zona en cuestión, sus necesidades y adversidades, la urgencia de vivienda asequible, la economía y la polémica propuesta de construir un complejo comercial con estadio de fútbol en el Melreese Park.

Embed

DIARIO LAS AMÉRICAS conversó con el aspirante Eleazar Meléndez, quien presenta sus credenciales de activista comunitario, voluntario y reportero investigativo, cuyas pesquisas sobre fraude y construcción de viviendas para los más necesitados sirvió de referencia para redactar nuevas leyes estatales.

-El distrito está compuesto por barriadas disímiles, con niveles de vida diferentes y problemas específicos, que requiere la atención del Gobierno municipal.

No es solo diverso económicamente, sino también culturalmente. Hay dominicanos, cubanos, centroamericanos, puertorriqueños y otras nacionalidades. Y para representarlo hay que tener la capacidad necesaria para bregar con las necesidades y servir a todos los vecinos por igual.

-Sabemos que la prioridad número uno es el transporte público pero eso está en manos del Condado. La segunda gran prioridad es la vivienda asequible. ¿Qué puede hacer usted si es electo comisionado?

Es cierto que el Condado controla los autobuses, el Metrorail y el Metromover pero la Ciudad, además del control del servicio de los trolley con el dinero del medio centavo [de impuesto adicional para el transporte público], puede hacer mucho más si se lo propone. Por ejemplo, exigir una explicación lógica sobre porqué se ha cortado servicio de ciertos autobuses. Por ejemplo, la ruta número 6, que recorría la calle Flagler y fue eliminada. Ahora los vecinos tienen que caminar hacia otras calles, en busca de alternativas. Como comisionado, hay que exigir y tomar soluciones que beneficien a quienes viven en el distrito.

-Miami es una ciudad que se ha hecho a golpe de circunstancias, sin una esmerada planificación. Además del plan Miami 21, que ha sido modificado en múltiples ocasiones, qué se puede hacer para mejorar el urbanismo y afrontar la creciente crisis de vivienda asequible.

Falló la promesa de quienes nos representan para cuidar la comunidad. Nos han estropeado el sueño americano, de trabajar, salir adelante y tener un hogar digno. Además de construir viviendas asequibles, hay que influenciar el precio del mercado. Por ejemplo, en Allapattah hay lotes baldíos, prácticamente abandonados, que se convierten en vertederos de basura, porque los dueños de esos terrenos esperan que pasen años para construir o vender y ganar más dinero. Si hiciéramos algo, una ordenanza que regule y facilite la urbanización de esos lugares, ayudaríamos a mejorar el aspecto de la zona y el bienestar de los vecinos. Una manera de recabar dinero para el fondo común de viviendas asequibles podría ser aplicar una cuota de impacto a los condominios de lujo que no son ocupados por sus propietarios. Hay muchos, como en Brickell, que son comprados por inversionistas, personas que no viven aquí, que al comprarlos están ayudando a mantener el alto precio del mercado. También hay que promover la construcción de vivienda asequible en las zonas donde existen las estaciones del Metrorail, lo que ayudaría a redirigir la masa poblacional a esos lugares con más acceso al transporte público. Crear leyes que ofrezcan esa probabilidad, estimular la construcción en esas zonas y aplicar las relaciones interpersonales que ayudan a lograr soluciones. Es hora de declarar una emergencia de vivienda asequible, porque los altos precios están afectado el bienestar de todos. Eso facilitaría la asignación de ciertas medidas para controlar precios y normas de urbanismo.

-Del distrito 1 sobresale Allapattah con más necesidad económica. Digamos que allí el desempleo es mayor, la tasa de delitos necesita bajar aún más y urge mejorar el aspecto físico de la barriada para atraer la inversión.

Hay que ‘legalizar’ Allapattah. Hay muchas propiedades que han sido convertidas en viviendas múltiples, con dos y tres mini apartamentos atrás, producto de la necesidad de vivienda asequible. Y no podemos llegar y multar por ello porque destruiremos el vecindario. Hay que reajustar la norma de densidad poblacional existente para responder a la realidad y facilitar la funcionalidad de la zona. También hay que promover la mejoría de los espacios públicos, el estacionamiento que permite la visita de clientes a los pequeños negocios. Hay que buscar la manera de reparar aceras, pintar fachadas y mantener la limpieza, el orden, que facilita la inversión, la creación de empleos y la disminución de la criminalidad. Ha faltado el líder que exija y diga en la Comisión y al Condado ‘yo quiero lo mismo que tiene el resto de la ciudad’. Una situación de abandono no sería permitida en Coral Way, Biscayne Boulevard o Brickell Avenue. Las calles de Allapattah tienen derecho a lucir bien. La inercia mata y no podemos permitirlo.

-El río de Miami continúa siendo una asignatura pendiente. Está el plan de rehabilitación, con áreas verdes, peatonales y comercios, pero hay vecinos que reclaman un proyecto mayor que convierta la zona en una fuente de atracción y empleo, como sucede en otras ciudades del país.

Además de la presencia del uso comercial, ha habido ciertos intereses para proteger esos negocios en vez de promover el uso público del río, como centro de atracción popular. Debemos enfocarnos en el disfrute de la vida, la calidad de vida, y qué hacer para mejorarla. No debemos descomponer por un lado lo que arreglamos por el otro, como cerrar el acceso a la zona del río en ciertas áreas.

-Justo al lado del río está Paradise Trailer Park, un lugar que parece sacado de las favelas de Río de Janeiro y donde vecinos aseguran que la droga y la prostitución abundan. Los dueños del lugar aseveran que tratan de hacer lo posible para alejar a los inquilinos problemáticos, pero demoran porque la ley estatal de protección les dificulta las cosas. ¿Qué haría usted con ese lugar?

Con un acuerdo especial de reurbanización resolveríamos el problema. Justo al lado de ese lugar hay un lote de terreno muy importante, que podría ser aprovechado [para revalorar el vecindario]. Pero es más fácil esperar a que el dueño del tráiler park pida a los inquilinos mudarse.

-Flagami es también un lugar con necesidades particulares. También urge mejorar el aspecto de ciertas calles y el flujo del tráfico que afecta a peatones.

Promover un aspecto urbano más placentero, que facilite la movilidad de los transeúntes, de los vecinos del lugar, sería mi prioridad allí.

-Dentro de la demarcación del distrito 1 está el parque Melreese, donde podría construirse un complejo comercial con estadio de fútbol que cambiaría el aspecto y la vida en esa zona de la ciudad. ¿Cuál es su posición respecto a este proyecto?

Hay que tratarlo con mucho cuidado. No se puede hacer a la corrida. Mi prioridad es defender el bienestar de los vecinos del lugar. Respecto al tráfico, es necesario un plan lógico, bueno, que evite el tráfico por el vecindario. Además de los beneficios que se han mencionado, que serán muchos más de los que el campo de golf aporta hoy a la ciudad, hay que asegurarse que se reciba el dinero justo por el arrendamiento del terreno. No se puede hacer un regalo a los millonarios, cuando la gente aquí apenas tiene dinero para pagar el alquiler de donde vive. Si cumplimos con esos parámetros, yo aprobaría el proyecto, u otro.

Aparecen en esta nota:

DLA Clasificados

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Está de acuerdo con la visita de Estado de los reyes de España a Cuba?

No
No sé
ver resultados

Las Más Leídas