MIAMI.- Los trabajadores más vulnerables son los que no llegan a demandar ante una corte a un empleador abusivo que les roba su salario y no quiere pagar.

Existen los recursos institucionales y el Condado tiene un sistema de protección al consumidor. Cualquier persona puede presentar su queja. El asunto es que el otro paso, ir a la corte, queda fuera del alcance de muchos de los que son víctima de ese delito.

El sistema funciona de la siguiente manera. Una persona demanda a su empleador, hay una investigación y después un oficial define si existe o no mérito para una multa. Si el funcionario encuentra una anomalía, imponen una penalidad al infractor.

Puede darse un proceso de mediación. Hay una audiencia en la que las partes exponen sus puntos. Después de eso, se toma una decisión. Si el acusado debe pagar una suma y no lo hace, el empleado puede llevar su caso a la corte para que un juez obligue a la persona en desacato a pagar la suma establecida a favor del demandante.

Lo que está sucediendo es que el sistema se congestionó por casos de robo de salarios de sumas mayores a 100.000 dólares. Por supuesto, estas personas bien pueden pagar un abogado. Tal situación produjo que los defraudados por sumas menores no pudieran hacer uso de los recursos supuestamente a su disposición.

Por eso la ordenanza aprobada en segundo y último debate por la Comisión del condado Miami-Dade, propuesta por el comisionado del distrito 12, José “Pepe” Díaz, limitó la suma de robo de salario. Va de 60 hasta máximo $15.000 para que los más pobres puedan tener acceso a las cortes, es decir, a demandas por daños menores.

También se aumentaron las penas. Ahora la persona hallada culpable de robo de salario tendrá que pagar tres veces el valor no pagado. Además, si es contratista o proveedor del Condado, le será cancelado de inmediato el contrato.

Si reincide tendrá que pagar el 20% más de la suma original y también tres veces más su valor. Si roba por tercera vez, tendrá que pagar el 40% sobre la suma inicial, más tres veces el valor de la misma. Y si comete el delito por cuarta, deberá pagar el 60% y el triple de la suma original.

La oficina del comisionado Díaz dijo que se podría trabajar un complemento criminal para ese robo sistemático, pues el caso es de la justicia civil, no criminal.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario