MIAMI.- La empresa de cruceros Carnival fue demandada este jueves en los tribunales federales de Miami, por el uso de instalaciones portuarias en Cuba que fueron expropiadas a sus dueños tras la llegada al poder de Fidel Castro en 1959.

Se trata de las primeras demandas amparadas en el título III de las Ley Helms-Burton de 1996, que permaneció en suspenso durante 23 años pero este jueves entró en vigor por decisión del Gobierno de Donald Trump, que busca propiciar así un cambio político en Cuba.

Te puede interesar

Las primeras demandas fueron interpuestas por Javier García Bengoechea, que dice ser el legítimo propietario del puerto de Santiago de Cuba, y Mickael Behn, cuya familia, originaria de Kentucky, poseía la compañía Havana Docks Corporation en el puerto habanero hasta que les fue confiscada.

En una rueda de prensa a las afueras de los tribunales de Miami, ambos expusieron las razones de sus demandas acompañados de sus abogados, pero no dijeron cuánto reclaman a Carnival como compensación.

Behn se mostró muy emocionado e incluso lloró al mencionar la propiedad "robada" a su abuelo.

"Gracias a la 'Ley Libertad' podemos demandar", subrayó Behn.

Según John Kavulich, presidente del Consejo Comercial y Económico Estadis Unidos-Cuba, las autoridades estadounidenses han "certificado" 5.913 casos de ciudadanos y empresas de este país que pueden acogerse al Título III por un total de 1.900 millones de dólares, que con los intereses desde hace más de 60 años ascenderían a 8.521 millones.

Portavoces de Carnival contactados por Efe se limitaron a señalar: "Continuamos operando nuestro calendario previsto de cruceros a Cuba".

FUENTE: EFE

Aparecen en esta nota:

DLA Clasificados

 

Deja tu comentario