MIAMI.- Un importante centro de investigación en Washington D.C indicó que la última propuesta de reemplazar y derogar el Obamacare, presentada por los senadores republicanos Bill Cassidy y Lindsey Graham, haría que la Florida perdiera cerca de 18.000 millones de dólares en fondos de Medicaid en la próxima década.

En un análisis publicado este jueves, el Centro de prioridades en política y presupuesto (Center on budget and policy priorities, CBPP) precisó que el nuevo plan de los republicanos en el Senado (que tendría que someterse a votación a más tardar el próximo 30 de septiembre) acabaría con la expansión del Medicaid y pondría un límite a lo que podría recibir cada individuo como beneficios de ese programa que ayuda a personas de bajos ingresos a recibir atención médica.

En total, los recortes al Medicaid, para 2027, serían de 175.000 millones de dólares. Esto tendría un impacto directo, según el CBPP, en personas de la tercera edad de bajos recursos, discapacitados y familias y niños con necesidades especiales.

De acuerdo con el centro de investigación, habría restricciones de presupuesto sustanciales para aquellos pacientes que, en razón de los recursos federales del Medicaid, reciben sus tratamientos en sus casas y no en centros de salud. Cerca de 3 millones, entre adultos mayores y niños discapacitados, perderían esos beneficios, es decir, tratamientos médicos en muchos casos especializados.

Ajustes

El nuevo proyecto propuesto ajustaría cada año la cifra máxima que podría recibir un beneficiario individual de Medicaid, que sería a una tasa menor a la proyectada en los estados por el incremento en los costos médicos, según lo analizados por el CBPP.

Entre 2026 y 2036 los recortes al Medicaid, de acuerdo con las proyecciones basadas en la propuesta de Cassidy y Graham, serían del orden de 1.100 billones de dólares.

El senador republicano de Florida, Marco Rubio, ha dicho que aún no ha tomado ninguna decisión pero en el anterior proyecto, que no pasó en el senado, voto a favor.

Por otra parte, los candidatos republicanos que buscan ser gobernadores de la Florida, no fueron explicitos en su apoyo a la última propuesta de sus colegas en Washington, según un sondeo realizado por el Tampa Bay Times. Los candidatos demócratas que buscan reemplazar a Rick Scott sí fueron muy explícitos en su rechazo al plan de los republicanos.

Encuesta

La fundación Kaiser, que investiga temas de salud, hizo una encuesta el pasado mes de agosto, y los resultados fueron reveladores. Un 57% de los encuestados estuvo de acuerdo en que republicanos y demócratas buscar mejorar (no derogar ni reemplazar) la ley de salud asequible aprobada en 2010 (ACA) y que adquirió el nombre, en medios y en el público en general, de Obamacare.

El 70% de los demócratas y el 59% de los independientes favorecieron que hubiera un trabajo bipartidista en la mejora de ACA, al tiempo que los republicanos (49%) y los seguidores de Trump (46%) apoyaron que el partido del presidente en senado y cámara busquen derogar y reemplazar uno de los legados más importantes de la era del presidente Barack Obama.

Hay que tener en cuenta que en el condado Miami-Dade se localizan los distritos – todos el poder de republicanos- que tienen el mayor número de personas que reciben beneficios del Obamacare en el país: el 26 (en la actualidad lo representa el congresista Carlos Curbelo) el 27 (en manos de Ileana Ros-Lehtinen) y el 25 (escaño que ocupa Mario Díaz Balart).

Los distritos 26 y 27 estarían en disputa para las elecciones de mitad de periodo presidencial de 2018.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario