MIAMI. - La ola de contagios desatada por la variante ómicron del COVID-19 podría alcanzar su punto máximo antes de lo esperado en el estado de la Florida, probablemente antes de un par de semanas, según un nuevo informe de la Universidad de Florida (UF).

En diciembre, investigadores de la UF habían anunciado que el brote de la cepa descubierta en Sudáfrica alcanzaría su pico más alto en febrero en el Estado del Sol, pero una nueva proyección estima que la variante podría llegar a su punto máximo en unos quince días, sino antes, continuando su ciclo de contagio en menor escala.

Te puede interesar

Expertos como el doctor Carlos Torres-Viera, infectólogo del Centro South Florida Infectious Disease, consideran que esa predicción “es válida”, aunque resaltó que la comunidad debe tener presente que “el virus llegó para quedarse por mucho más tiempo”, con “altos y bajos” en las tasas de contagio que difícilmente se pueden predecir.

Desde su óptica, el coronavirus podría tener “probables mutaciones” que no se puede anticipar si serán “más o menos agresivas”, frente a unas vacunas que tendrían que revaluarse “muy seguramente”, en busca de una mayor efectividad. O incluso crear unas nuevas, por lo que nada está claro para este experto, como tampoco para otros en su campo de la medicina.

Pico de contagios

Los especialistas que participaron en el estudio de la UF alegan que ómicron continúa propagándose más rápido que otras variantes del COVID.

El experto en enfermedades infecciosas de la UF, Thomas Hladish, quien participó en la investigación junto a los especialistas Alexander N. Pillai e Ira M. Longini, cree que, en cierto sentido, “el virus está quemando todo su combustible muy, muy rápido”.

Esa es una de las razones por las que, dijo, “sabemos que el pico tiene que ocurrir pronto [porque] simplemente no se puede sostener este tipo de crecimiento a largo plazo”.

No obstante, a juicio de Hladish, la rápida propagación de la variante puede tener un efecto grave en el sistema de atención médica del estado, debido a que muchos trabajadores se reportan enfermos.

Al respecto, el experto señaló que “cuando las cosas suceden tan rápido, no hay tiempo para reaccionar. Y cuando hay una gran cantidad de trabajadores de la salud que también están infectados, no pueden trabajar. No pueden presentarse en el hospital”.

Y agregó: “Lo que eso significa es que tienes clínicas y salas totalmente ajenas a la COVID, pero que no pueden operar porque no tienen el personal para funcionar”.

La investigación también asegura que la cepa dominante en estos momentos podría causar más contagios que los ocasionados por delta. “Potencialmente infectando a la mayoría de la población del estado, solo en esta ola”, muestra el estudio.

Aun así, las infecciones generadas por la cepa ómicron podrían ser menos graves que las causadas por delta, sobre todo en las personas vacunadas, de acuerdo con el estudio.

“Esto significa que, a pesar de causar más infecciones, es posible que sustancialmente menos muertes resultarán de la ola ómicron”, concluyen los expertos de la UF.

80% de la población

De hecho, el análisis del comportamiento de ómicron llevó a los investigadores a colegir que esta mutación es “dos veces” más infecciosa que delta. Por tanto, es factible que “el 80% de la población” deba sufrir los embates del virus detectado en China a finales de 2019.

Ira Longini, profesora de la UF y una de las investigadoras que trabajó en el informe, reafirma los resultados del estudio: “Probablemente entre el 70 y el 80% del estado se infectará en esta ola o se habrá infectado en una ola anterior”.

Su apreciación también se sustenta en el hecho de que el período de incubación de la variante predominante es más corto en comparación con la cepa delta, a lo que se suma que, si una persona se infecta con ómicron, en dos días podría estar transmitiendo el virus. Con delta tarda unos cinco días, según dilucidó.

Si bien los investigadores advirtieron que la mayor parte de la población del estado podría infectarse al final de esta ola, no descartan que la mayoría de las personas “serán asintomáticas o tendrán un caso leve”.

De igual forma, evalúan que ómicron causará menos muertes, alrededor de un tercio de los fallecimientos desatados por delta.

Realidad y pronósticos

El doctor Torres-Viera, quien es uno de los especialistas en materia epidemiológica más reconocido en el sur de la Florida, observó que la cepa ómicron “tiene la capacidad de evadir la respuesta inmune que uno ha creado, sea por vacuna o por infección previa”.

El galeno puso de relieve estudios in vitro que sugieren que esa cepa del virus tiene mayor facilidad para infectar las células del sistema respiratorio superior, del que forman parte la nariz, la garganta y la tráquea.

“Estamos viendo que sí hay pacientes que tienen neumonía, pero no es tan agresiva como lo veíamos antes”, explicó. “Vemos muchos casos leves, en los que el paciente se siente muy enfermo los primeros tres días, pero pasa rápidamente y no hay tanto riesgo de la sintomatología pulmonar que veíamos con delta”.

De cualquier forma, Torres-Viera afirmó que no es “bueno confiarse” y dar por cierto que “el virus no mata”. En ese sentido, señaló que “sí hay gente muriendo”, aunque ahora es menos, y aseveró que los hospitales “se están llenando” por el alto de grado de infección que genera ómicron entre la comunidad.

Sobre el futuro del COVID, el especialista tiene claro que “nada se puede pronosticar”. Incluso valora que, al menos por ahora, no se alcance una “inmunidad absoluta” y que las personas puedan volver a infectarse con otras cepas, a pesar de que logren “periodos de inmunidad cortos o largos”.

“No creo que la inmunidad de rebaño está a la vuelta de la esquina. Quizás la inmunidad de rebaño como tal no va a ser absoluta. Y creo que va a ser como en el caso del virus de influenza, donde el virus muta, se presenta y uno puede volverlo a adquirir en cierto momento”, remarcó.

Considera necesario un refuerzo en las vacunas, aun cuando se inclina a pensar que no espera una “inmunidad absoluta” a través de esos fármacos, “a menos que se fabriquen unas nuevas vacunas, más efectivas que las actuales”.

Las palabras finales de Torres-Viera traen quizás un poco de alivio. “Hoy tenemos mucho más conocimiento sobre el virus que al principio” y esto lo conduce a presagiar que “estamos mucho más cerca del final de la pandemia”.

dcastrope@diariolasamericas.com
@danielcastrope

Aparecen en esta nota:

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿La emigración interna en EEUU ha impulsado el aumento de precios? 30.83%
¿Los gobiernos locales deben ofrecer alternativas asequibles ante el alza de precios de alquileres? 35.74%
¿Las personas jubiladas deben recibir algún tipo de asistencia para poder enfrentar esos precios? 33.43%
13121 votos

Las Más Leídas