Aún grande pero debilitado, el huracán Irma golpeó la costa oeste de la Florida, luego de azotar Los Cayos de la Florida y alcanzar con sus vientos el Gran Miami y zonas de Broward y Palm Beach.

Las imágenes muestran cómo el temido huracán rondó las zonas de Everglades City, Naples, Marco Island y Fort Myers, con vientos sostenidos de 100 millas por hora, hasta golpearlas sin piedad, dejando atrás una estela de árboles derribados, tendidos eléctricos caídos y techos dañados.

En Tampa, donde se esperaba el paso del vórtice del huracán, un sorpresivo giro salvó a la ciudad de la bahía de un golpe mayor.

Horas antes, cuando se supo que el núcleo de Irma no rondaría Miami, sino que enfilaría hacia la costa oeste, miles de habitantes de la zona se apresuraban para proteger sus viviendas lo mejor posible y adquirir los víveres imprescindibles.

Desde lejos, tal como sucedió a Miami, Irma golpeó los vecindarios de St. Petersburg, el parque Bush Gardens y continuó su camino rumbo norte, hacia Orlando y Gainsville, en forma de tormenta tropical.

En cifras

Las autoridades de Florida ordenaron la evacuación de 6,3 millones de personas ante la llegada del embate de Irma y, además del éxodo masivo de residentes que abandonaron el estado, fueron miles los que decidieron acudir a los refugios habilitados en escuelas, polideportivos y otras instalaciones para protegerse del ciclón.

Al cierre de esta edición impresa, no había reportes definitivos sobre pérdidas humanas pero varios medios de prensa mencionaban al menos seis fallecidos relacionados con la tormenta: dos en Monroe, dos en Hardee, una en Miami y otra en Orange.

Durante su paso por el Caribe, Irma ocasionó la muerte a 37 personas, incluyendo 10 en Cuba.

Respecto a daños materiales, tanto las autoridades del estado como los agentes de la aseguradora Citizens comienzan a contabilizar los inmuebles afectados, previo a la llegada de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA).

Por otra parte, Florida Power & Light (FPL), que domina la mayor parte del suministro de electricidad en el estado, reporta más de 3,5 millones de usuarios sin fluido eléctrico, lo que significa unos 10 millones de personas ha sido afectadas.

De hecho, FPL ha dispuesto de unos 19.500 técnicos de mantenimiento, muchos de ellos procedentes de los estados colindantes de Georgia, Alabama y Carolina del Sur, que tendrán que trabajar largas horas, 24 horas al días, para reponer tendidos, postes y otros equipos que fueron dañados por los vientos y las torrenciales lluvias.

"Podría demorar semanas para reponer el servicio de electricidad a los 10 millones de personas", anticipó el presidente de FPL, Eric Silagy.

Desastre

Mientras tanto, el presidente Donald Trump declaró el estado de la Florida zona de "gran desastre", lo que permitirá la llegada de fondos extraordinarios para paliar los daños y necesidades.

"Agradezco que el presidente Trump, con quien he hablado múltiples veces esta semana, haya apoyado al cien por cien nuestros esfuerzos y ofrecido todos los recursos del Gobierno federal", indicó el gobernador de la Florida, Rick Scott en un comunicado.

"Trabajamos con las autoridades de emergencias locales y con FEMA para asegurarnos de que no se escatime ningún recurso para ayudar a los floridanos a recuperarse", agregó.

La declaración de desastre autoriza el 100 por cien de reembolso federal de los gastos que la Florida incurra en los próximos 30 días, como los costes de los centros de operación de emergencias, los refugios y otros gastos relacionados.

Después de 30 días, el Gobierno federal reembolsará el 75 % de esos costes, tanto a nivel local como estatal.

Asimismo, la medida autoriza que el Gobierno federal reembolse a todos los condados el 75 % del gasto en la retirada de escombros y ayuda financiera directa para las familias impactadas por el huracán.

Trump, que pasa el fin de semana con su gabinete en Camp David, autorizó además la declaración de desastre en Puerto Rico y amplió la ayuda federal de la declaración de desastre del jueves para las Islas Vírgenes estadounidenses, azotadas por el huracán.

Los Cayos

El golpe mayor fue registrado en Los Cayos de la Florida, donde el huracán Irma desembarcó en tierra estadounidense el domingo, a las 9: 10 am, justamente en Cudjoe Key, a unas 20 millas al norte de Key West, o Cayo Hueso, con vientos de 130 millas por hora a bordo, unos 209 kilómetros por hora.

Horas después, aun cuando no se contabilizaba el saldo de los daños, la autoridad condal de emergencias de Monroe, que atiende a Los Cayos, calificaba de "crisis humanitaria" la situación en la zona y anticipaba la llegada de la "mayor ayuda que la historia en la zona" por vía aérea, en helicópteros y aviones de carga de la Fuerza Aérea.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario