domingo 14  de  julio 2024
SALUD

Es real, practican cirugía de corazón ambulatoria

Centros Amavita Health de Miami brindan diagnóstico y tratamiento quirúrgico cardiovascular ambulatorio, gracias a infraestructura tecnológica de avanzada

Diario las Américas | CÉSAR MENÉNDEZ
Por CÉSAR MENÉNDEZ

MIAMI. - Como si de ciencia ficción se tratara, en Miami existe una práctica cardiovascular ambulatoria donde operan del corazón a los pacientes y estos se marchan el mismo día para su casa. Se trata de Amavita Heart and Vascular Health (Amavita Health), cuyos centros se especializan en procedimientos cardiovasculares ambulatorios, mínimamente invasivos.

Según el cardiólogo intervencionista Pedro Martínez Clark, fundador de Amavita Health, la cirugía cardiovascular ambulatoria es una importante tendencia en la medicina actual, fomentada por Medicare, el programa federal de seguro médico para mayores de 65 años en EEUU.

Práctica segura

Martínez Clark dijo a DIARIO LAS AMÉRICAS que “este modelo de tratamiento ha existido en otras áreas de la medicina desde hace décadas. Los cirujanos ortopédicos, oftalmólogos y cirujanos plásticos llevan tiempo practicando cirugías de mediana complejidad en centros quirúrgicos ambulatorios, con magníficos resultados”.

“Nosotros, los cardiólogos, somos los últimos en incorporarnos a este movimiento. Es algo que Medicare ha estado estudiado durante mucho tiempo, observando que los resultados son similares a los obtenidos en un hospital. Me atrevería a decir que son incluso mejores, porque el paciente gana en satisfacción al no tener que estar ingresado”.

El fundador de Amavita subrayó que los centros ambulatorios son regulados de manera muy estricta por la Agencia para la Administración de Atención Médica (AHCA), la misma entidad que regula los hospitales. “No permiten sacrificar o disminuir la calidad de los tratamientos”.

Nuevas tecnologías

Las intervenciones quirúrgicas cardiovasculares ambulatorias son el resultado de los avances tecnológicos. “Estos procedimientos, hace diez años, no hubieran sido posibles en un centro ambulatorio. Sin embargo, hoy día, el salón de intervenciones de uno de nuestros centros es idéntico al de un hospital en una gran urbe. Tenemos la misma tecnología, salas espaciosas, y operan los mismos cirujanos que trabajan en un hospital. Aquí realizan los mismos procedimientos, incluso algunos más complejos. Lo único que cambia es el lugar, la experiencia del paciente y el costo de la intervención”, algo valorado por Medicare y otros seguros.

Experiencia del paciente

A diferencia de un hospital, en estos centros la relación con el paciente es mucho más cercana, afirmó Martínez Clark. “Estar en un hospital crea una percepción de frialdad, el trato es menos personalizado. En un hospital puede haber 20 pacientes esperando en la sala de recuperación, lo que produce inquietud y ansiedad”.

En cambio, “en los centros ambulatorios como este, tratamos a los pacientes de manera escalonada. Toda la atención del equipo médico está dirigida al paciente que se está tratando. Durante el período de preparación del procedimiento y el postoperatorio, toda la atención es únicamente para ese paciente, produciendo un estado de relajación y seguridad al saberse el centro de toda la atención”, afirmó el galeno con más de 15 años de experiencia.

IMG_7047.JPG
Equipo médico de Amavita Heart and Vascular Health interviene a un paciente.

Equipo médico de Amavita Heart and Vascular Health interviene a un paciente.

Intervenciones

Los centros de Amavita Health se pueden realizar múltiples intervenciones como cateterización cardiaca, revascularización coronaria, reemplazo de válvula cardiaca y angiograma cardiaco.

“En general, existen tres tipos de intervenciones cardiovasculares: plomería, motor y electricidad”, usando esa metáfora sencilla Martínez Clark les explica a sus pacientes.

“La plomería son todos los tubos (venas y arterias) que tenemos en el cuerpo; el motor es el corazón y la electricidad es la energía de la batería que se necesita para echar a andar el motor”.

“Los problemas de plomería pueden ser una obstrucción en cualquier parte del cuerpo; los problemas del motor pueden ser ocasionados por una válvula, un orificio o una dilatación del músculo del corazón”.

“Cada uno de esos problemas se puede solucionar con procedimientos de alta, mediana o baja complejidad. De manera ambulatoria se pueden hacer los procedimientos de baja y mediana complejidad, que incluyen una gran variedad de tratamientos”.

La realidad es que “Medicare está extendiendo cada vez más la lista de procedimientos ambulatorios, a medida que los pacientes van tomando más confianza. Es tan así que los mismos hospitales comienzan a abrir centros ambulatorios, debido a la alta demanda existente”.

Ni sangre, ni heridas

“Estos son procedimientos percutáneos”, afirmó el galeno. “Es decir, a través de la piel. No se necesita abrir la piel; se hacen con incisiones que miden alrededor de 2 o 2.5 milímetros en arterias y venas. Con la ayuda del ultrasonido se visualizan en tiempo real estas estructuras para poder insertar los catéteres necesarios".

“Podemos estar dentro de la arteria y estudiar no solo qué porcentaje de obstrucción existente, sino también la composición de esa placa, calcio o colesterol, para así saber que tecnología utilizar para limpiarla”.

“Son procedimientos totalmente limpios. La pérdida de sangre es de apenas 8 cm cúbicos (unas tres jeringuillas), prácticamente nada. Cuando terminamos de intervenir, el paciente se va a su casa”.

Atención postoperatoria

Aunque los pacientes no permanecen en el centro una vez intervenidos, “hay mecanismos bien establecidos para darles seguimiento y garantizar que se pueda identificar de manera temprana cualquier complicación y producir la respuesta adecuada. Disponemos de transporte para traer al paciente de vuelta en caso de no sentirse bien”.

A la pregunta de cómo llegan los pacientes a sus centros, el doctor Martínez Clark respondió:

“La carta de presentación de nuestros médicos es el resultado de cada operación. Aunque tenemos múltiples estrategias para dar a conocer el trabajo que realizamos, la mayoría de nuestros pacientes proceden de nuestras consultas. Es decir, aquellas personas que llegan a vernos con dolores en la pierna al caminar, falta de aire o palpitaciones. Otros son remitidos por sus médicos primarios, pero nuestra mejor referencia son nuestros propios pacientes, que recomiendan a conocidos con dolencias similares a las que ellos padecían antes de pasar por nuestros centros”.

Fundación

Recientemente, la Fundación Amavita, la rama sin fines de lucro de Amavita Health, anunció una iniciativa con el fin de mitigar las amputaciones no traumáticas de extremidades inferiores como consecuencia de la enfermedad arterial periférica (EAP). Esta iniciativa tiene como objetivo educar a pacientes y proveedores de atención médica del condado de Miami-Dade sobre importancia de la detección temprana de esta enfermedad. Según las estadísticas, 1 de cada 20 estadounidenses mayores de 50 años podría padecer obstrucción en las arterias un padecimiento que si no se cuida a tiempo puede terminar en amputación. Entre los grupos poblacionales más afectados por EAP aparecen los negros y latinos. Toda la información sobre esta iniciativa se puede encontrar en www.amavitafoundation.org.

[email protected]

@menendezpryce

¡Recibe las últimas noticias en tus propias manos!

Descarga LA APP

Deja tu comentario

Te puede interesar