viernes 2  de  diciembre 2022
FLORIDA

Escuelas en Miami-Dade y seguridad

El cuarto mayor distrito escolar de la nación cuenta con un departamento policial propio, cuya misión es garantizar la seguridad en las escuelas

Diario las Américas | CÉSAR MENÉNDEZ
Por CÉSAR MENÉNDEZ 2 de septiembre de 2022 - 10:49

MIAMI. - “Lo más importante es la seguridad en las escuelas”, afirmó José L Dotres, superintendente de escuelas públicas del condado de Miami-Dade, al inaugurar el presente curso escolar 2022-23, tres meses después del horrendo tiroteo de Uvalde, Texas, dónde perdieron la vida 19 menores y dos maestros, y a pocas millas de donde se juzga al asesino de Parkland, autor de la matanza de 17 personas, el 14 de febrero de 2018.

Pero ¿cómo se materializa dicha seguridad en el cuarto distrito escolar más grande el país?

Efectivamente, las Escuelas Públicas del Condado de Miami-Dade son el 4º. distrito escolar más grande del país porque está compuesto por 392 escuelas donde estudian 345.000 estudiantes y cerca de 40.000 empleados.

Estos planteles educacionales son custodiados por cerca de 300 oficiales y personal civil que trabajan para el Departamento de Policía de Escuelas Públicas de Miami-Dade (MDSPD, en inglés).

El doctor Dotres, en su primera alocución del presente curso como superintendente, enfatizó que “la seguridad es fundamental en las escuelas públicas” y por ello “el entrenamiento del personal es necesario”.

Como parte de esta visión, el Distrito de Escuelas Públicas de Miami-Dade, junto a su Departamento de Policía, llevaron a cabo distintos ejercicios de entrenamientos y desarrollaron protocolos para garantizar la seguridad en las escuelas.

“La policía escolar realizó cuatro simulacros de tiroteo en diferentes planteles educativos durante el verano. Este tipo de ejercicio ayuda al personal de las escuelas a saber cómo actuar en un momento tan crítico”, señaló. “La policía escolar realizó cuatro simulacros de tiroteo en diferentes planteles educativos durante el verano. Este tipo de ejercicio ayuda al personal de las escuelas a saber cómo actuar en un momento tan crítico”, señaló.

El superintendente aseguró que cada escuela del distrito está dotada de su propio oficial de policía.

Según Dotres, “tener nuestras propias fuerzas policiales es una gran ventaja que nos diferencia de otros distritos escolares, nos permite coordinar y responder a las necesidades de los estudiantes en los distintos planteles de forma rápida”.

Por otra parte, cuando Edwin López, jefe del MDSPD, quien también le da una gran importancia a la seguridad, los simulacros “dejan claro a cualquiera que esté pensando en causar daño a alguna de nuestras escuelas, a nuestros niños, la contundencia y el nivel de fuerza que le vamos a aplicar”.

En esos ejercicios llevados a cabo en escuelas de Hialeah, Coral Gables, donde fueron invitados medios de comunicación, permite entrenar el trabajo de las fuerzas policiales.

En el simulacro, un supuesto asaltante irrumpe en una escuela y realiza varios disparos. El personal del centro evalúa la situación. Los policías llegan a un escenario muy real, con alarmas de incendios sonando, niños gritando, llorando y pidiendo ayuda. Así tendrían que actuar a la hora de neutralizar al atacante”, indicó López.

“Nuestros policías están capacitados para entrar, ir directamente a la amenaza y neutralizarla. Eso significa eliminar al malo y muy rápido. Estamos dispuesto a morir por esa causa”, apuntó.

Nadie desea que incidentes como los de Uvalde o Parkland ocurran, pero los agentes se preparan para ser capaces de actuar en el peor de los escenarios.

Logística

Además de tener un personal bien entrenado es fundamental contar con los medios tecnológicos idóneos para garantizar la seguridad de las escuelas.

La Policía de las escuelas públicas de Miami-Dade componen varias divisiones, como la de seguridad del distrito escolar y proyectos especiales.

También está la división de operaciones especiales, la administrativa y la investigativa.

En el apartado de seguridad del distrito y proyectos especiales se encuentra la unidad de seguridad y video vigilancia.

Según López, MDSPD cuenta con un magnífico centro de control donde se monitorizan los planteles educativos con cerca de 80.000 cámaras.

Los autobuses escolares están dotados de rastreadores de GPS, que ayudan a localizar al vehículo escolar.

Otro medio importante en la seguridad es el sistema shotspotter, que es una tecnología de detección de disparos que utiliza sofisticados sensores acústicos para, en tiempo real, detectar, localizar y alertar a las fuerzas policiales sobre incidentes relacionados con disparos.

Las alertas emitidas por el sistema incluyen la ubicación precisa del lugar en un mapa digital donde se produjo el disparo y la cantidad de proyectiles disparados.

No obstante, cualquier precaución es poca. Los alumnos, profesores y padres disponen también de un par de herramientas tecnológicas que les permiten aumentar la seguridad en las escuelas y de los propios alumnos.

Estas son las aplicaciones para teléfonos inteligentes Fotify y SaferWatch. Aunque son muy similares, la última tiene un botón de pánico que permite alertar a las fuerzas policiales de cualquier peligro.

Saferwatch es una línea directa para comunicarse con el MDSPD. Sirve para reportar incidentes y recibir alertas provenientes de la policía escolar a tiempo real. Por otra parte, se puede utilizar para proveer evidencias sobre cualquier peligro o amenaza.

escuela miami simulacro tiroteo entrenamiento policía- afp
La policía de Miami realiza entrenamiento para prevenir ataque en las escuelas.

La policía de Miami realiza entrenamiento para prevenir ataque en las escuelas.

Protocolos de seguridad

Una parte fundamental de cualquier sistema de seguridad son los protocoles existentes. Sobre todo, aquellos implementados para vigilar y controlar acceso a los planteles educativos del distrito.

Según declaraciones de López, el acceso a todas las escuelas permanece cerrado y una única entrada es monitoreada por un agente policíaco, que incluso verifica identificación en la red informática y toma fotografía de quien visite la escuela, previa confirmación de quien le espera.

Los propios profesores y trabajadores deben cerrar las puestas al entrar o salir de las aulas.

“En cada centro hay oficiales de policía que se toman en serio su trabajo y se encargan que los protocolos se cumplan”, aseguró.

Una de las medidas adoptadas en Miami-Dade después del horrible tiroteo de Parkland es que los maestros cierren las aulas con llave desde adentro.

También es necesario que los estudiantes lleven la identificación correspondiente para tener acceso a los planteles educativos.

Amenazas por Internet

El pasado curso escolar MDSPD investigó más de 40 amenazas y realizó una docena de arrestos. El año anterior, 2020, las amenazas que fueron investigadas fueron 115 y los alumnos arrestados 20.

Al respecto el jefe de Policía MDSPD dijo que “investigan cada amenaza con extremo rigor, incluidas aquellas que parecen bromas”.

López reconoció que estas situaciones causan estragos en los alumnos, familias y maestros y en toda la comunidad e instó a los padres a hablar con sus hijos sobre la importancia de actuar de manera responsable y cómo las acciones negativas pueden tener repercusiones negativas que alteren el curso de sus propias vidas.

El portavoz del Departamento de Policía de Miami-Dade, Álvaro Zabaleta, que trabaja en conjunto con MDSPD en el caso de las amenazas por Internet, afirmó que “cualquier persona que propague una amenaza de muerte, de herir o llevar a cabo un tiroteo en una escuela (aunque resulte ser una supuesta broma de mal gusto) comete una felonía de segundo grado, que se puede castigar hasta con 15 años de privación de libertad”.

Zabaleta insistió en que no es una broma lanzar amenazas contra las escuelas. “Tenemos los recursos necesarios para investigar cada una de ellas” y dar con el origen del autor.

Lo mismo aseveró Katherine Fernández-Rundle, fiscal estatal de Miami-Dade, quien advirtió que esa clase de broma “podría formar parte de los antecedentes penales de quien la haga”.

Preguntado sobre cómo el distrito escolar evalúa a los estudiantes que puedan representar una amenaza para la seguridad, para ellos mismos o para otros, el superintendente Dotres afirmó que, si “un estudiante representa una amenaza y el equipo de evaluación lo identifica, no solo es importante el hecho de haberlo identificarlo, sino tener en cuenta los servicios o atenciones que le darán como seguimiento”.

“Trabajamos con agencias locales para asegurarnos de que estos estudiantes sean examinados y apoyados continuamente en los términos necesarios”, puntualizó el superintendente que también recalcó que debe priorizarse la atención a salud mental tanto como la propia educación.

El jefe de MDSPD recientemente afirmó que la primera misión de la policía en las escuelas no es arrestar a los alumnos, sino prevenir incidentes, establecer relaciones con los alumnos y mitigar potenciales amenazas a la seguridad.

“Un entorno seguro para el aprendizaje es fundamental para el proceso educativo. Nuestros estudiantes no pueden aprender a plenitud si no se sienten seguros. Todos los días, los oficiales de MDSPD se esfuerzan por mantener las escuelas seguras”, subrayó.

Papel de los padres en la seguridad

Los padres juegan un papel crucial en el desarrollo educativo y docente de sus hijos. López considera que, aunque la policía es vital, “existen otros elementos fundamentales como los maestros, directores, monitores escolares y padres de familia. Los padres muchas veces son nuestro recurso más importante”.

“Son los padres los más capacitados para monitorizar el comportamiento de sus hijos, controlar el uso de las plataformas sociales, el uso de las computadoras. Nosotros confiamos en ellos como un recurso de seguridad adicional”, recalcó.

@menendezpryce
cmenendez@diariolasamericas.com

¡Recibe las últimas noticias en tus propias manos!

Descarga LA APP

Deja tu comentario

Te puede interesar