MIAMI.-El debate sobre la seguridad en las escuelas públicas de Estados Unidos llegó a la Casa Blanca con la propuesta, liderada por el presidente Trump, de armar a los “mejores” maestros para que ellos puedan repeler a un atacante como el que abrió fuego en la secundaria Marjorie Stoneman Douglas con un saldo trágico de 17 muertos: 14 estudiantes y 3 profesores.

En su cuenta en Twitter, el superintendente de las escuelas públicas del condado Miami-Dade, Alberto Carvalho, rechazó de plano esa posibilidad: "No será bajo mi tutela que apoyaremos la idea de dotar a los profesores con armas de fuego en nuestras aulas de clase. Ellos están armados con inspiración, enseñan, lideran, y tienen el derecho de hacerlo de manera segura sin tener el encargo de garantizar esa seguridad para los demás”.

Te puede interesar

Trump propuso que profesores con entrenamiento militar, veteranos, puedan actuar como vigilantes. Eso, además, saldría más barato que contratar guardias profesionales, según opinión del Presidente.

“Eso sería convertir la escuelas en zonas de guerra”, afirmó la presidenta del sindicato de maestros del condado Miami-Dade, Karla Fernandez Katz. “Supongamos que sucede la tragedia, empiezan a disparar, ese maestro o maestra con armas, debe proteger en segundos a sus estudiantes del atacante y después qué, ¿ir a buscar el arma a su casillero para enfrentar al atacante? ¿Y qué pasa si ese profesor o profesora, en la confusión, mata a un estudiante y no al atacante? Y en el momento en el que entran los policías y ven persona armadas, cómo van a saber quién es quién”, se preguntó Fernández.

De acuerdo con ella, ninguna de las asociaciones de maestros de la Florida apoya la propuesta que acoge la Casa Blanca. Cree que, por el contrario, el estado y el Gobierno federal debieran dar más recursos para programas de consejería, contratación de psicólogos y fortalecimiento de la infraestructura de los colegios para que protejan a los estudiantes en el momento de un ataque armado.

La dirigente sindical dijo sentirse “muy orgullosa del valor que han tenido los estudiantes [de la Stoneman Douglas] a pesar del trauma. Han podido sobreponerse y aprovechar esa plataforma para debatir temas muy importantes”.

Indicó que su organización seguirá apoyando a esos jóvenes y llamando a la comunidad para que también los respalde. “Soy madre, tengo dos hijos en edad escolar primaria. No quiero que sus profesores tengan armas y como maestra que soy no quisiera tener sangre en mis manos al portar un arma”.

Autoridades unidas

Las autoridades del condado Miami-Dade, su alcalde, Carlos Giménez; su superintendente escolar; el presidente de su comisión, Esteban Bovo, y la fiscal estatal, Katherine Fernandez Rundle, enviaron una carta al presidente de la Cámara, Richard Corcoran, y del Senado, Joe Negron.

El distrito escolar de la Florida es el cuarto más grande del país. Tiene más de 350 colegios y 350.000 estudiantes. Para su seguridad, hay una apropiación, dentro del presupuesto estatal, de $9.5 millones.

De acuerdo con la comunicación enviada por estos altos funcionarios condales, la inversión para la seguridad en las escuelas sería de $50 millones, “pero eso no es suficiente para asegurar que se hayan agotado todas las medidas viables con el fin de que no perdamos a un solo estudiante más”.

Los firmantes de la carta proponen una combinación de medidas de corto plazo y un compromiso a largo plazo. Plantean que hay necesidades de seguridad e infraestructura que no tienen recursos financieros para ejecutarlas. Reconocen que se debe evitar el acceso a las armas a aquellas personas con enfermedad mental o problemas emocionales, y esa debe estar en “la primera línea de defensa contra las masacres que se han convertido en algo demasiado común en la nación”.

Identificar a esos individuos de alto riesgo implica, según los remitentes de la misiva, recursos humanos, utilización de inteligencia artificial y estrategias basadas en la tecnología.

Paquete de inversión

Por lo tanto, proponen un paquete de cerca de 30 millones de dólares para desarrollar varias acciones.

Diez millones de dólares para contratar 100 oficiales de policía escolar. $7.8 millones para contratar 75 profesionales en salud mental para la detección temprana y la prevención de problemas psicológicos en los estudiantes.

Y $12 millones para fortalecer la infraestructura de seguridad de los edificios escolares, con más cámaras, vidrios de seguridad, cierre automático de las puertas, mapas digitales de los colegios para que haya una respuesta rápida de las autoridades, y tecnología para rastreo de redes sociales para detección temprana de individuos que podrían ser de alto riesgo.

Este jueves, Negron anunció su apoyo a la posibilidad de tener maestros con armas en las escuelas del estado. Esto lo pone en abierta contradicción con los superintendentes escolares de la Florida, las distintas organizaciones de maestros y varios jefes de policía.

DLA Clasificados

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

En este regreso a clases en el sur de Florida, ¿cree que las autoridades han tomado las medidas necesarias para garantizar la seguridad en las escuelas?

No
No sé
ver resultados

Las Más Leídas