miércoles 29  de  mayo 2024
MIAMI-DADE

Héroes en la comunidad: los voluntarios que ayudan a esterilizar gatos callejeros

Mientras el condado Miami-Dade enfrenta una sobrepoblación de perros y gatos, un grupo de voluntarios dona tiempo y recursos para esterilizar gatos de la calle

Diario las Américas | GRETHEL DELGADO
Por GRETHEL DELGADO

MIAMI.- Al final del día, cuando muchos de nosotros regresamos del trabajo y vamos a descansar y atender las labores del hogar, un grupo de voluntarios salen a capturar gatos callejeros para que sean vacunados y esterilizados. Esto ayuda a controlar la sobrepoblación en el condado, y además evita que más gatos sufran en las calles.

“Nosotros no podríamos hacer este trabajo sin la ayuda de los voluntarios”, dijo a DIARIO LAS AMÉRICAS la directora del Departamento de Animales de Miami-Dade, Annette José. “Los animales, sobre todo los perros y los gatos abandonados necesitan que nosotros seamos una voz para ellos”, admitió.

Una ayuda para los gatos callejeros

El programa TNVR (Trap-Neuter-Vaccinate-Return o Atrapar-Castrar-Vacunar-Regresar) es esencial dentro de los servicios de Animal Services a la comunidad de Miami-Dade. Su coordinador, Bernardo Alfonso, ha ayudado por muchos años a los animales que viven en la calle.

“Amo todo tipo de animales”, dijo Alfonso a DIARIO LAS AMÉRICAS. Como explicó, “en 2010 me involucré mucho con los gatos en el refugio; en aquel entonces no existía un programa TNVR que salvara vidas de gatos de la comunidad”, explicó Alfonso, miembro del equipo de Animal Services desde mayo de 2022.

Embed - Miami-Dade Animal Services on Instagram: "Check out our very own Bernardo “Bernie” Alfonso, coordinator for the Trap-Neuter-Vaccinate-Return (TNVR) Program at Animal Services. He is featured #OurCounty's #IThrive spotlight. He joined Animal Services a couple of years ago, but as a private citizen, he has been a rescue partner since 2010. Learn more https://www.miamidade.gov/global/humanresources/ithrive-bernardo-alfonso.page"

Destacó que como coordinador de TNVR tiene “el privilegio de trabajar con un grupo de voluntarios que dedican su tiempo a atrapar gatos de la comunidad para que puedan ser vacunados y esterilizados o castrados”.

“También tengo la oportunidad de ayudar a nuestros residentes con inquietudes sobre gatos callejeros. Superviso el proceso de TNVR junto con nuestro equipo clínico y educo a las personas sobre las leyes relacionadas con los gatos comunitarios”, sumó.

Su objetivo es “mostrarles a otros cómo coexistir con los gatos que deambulan libremente en el condado de Miami-Dade mientras los mantengo sanos y manejo humanamente la población”.

gatico esterilizado con ayuda de voluntarios y programa TNVR de Animal Services. Grethel Delgado/DLA
Este gatico que no llega al año de vida fue esterilizado con ayuda de voluntarios y del programa TNVR de Animal Services.

Este gatico que no llega al año de vida fue esterilizado con ayuda de voluntarios y del programa TNVR de Animal Services.

Annette José agregó que aceptan gatos en Doral y en el Community Cat Center en South Dade: “Los pueden dejar por la mañana y los recogen por la tarde. A veces demora de uno a dos días. Si encuentras un gato en tu jardín y ves que necesita la operación, lo puedes traer. Tenemos voluntarios que se dedican a eso, todas las noches salen a atrapar los gatos y nos traen 5, 10, hasta 20 gatos cada noche, los dejan ahí, le hacemos la esterilización, le damos la vacuna, y entonces ellos los recogen. Es un servicio que sabemos que la comunidad necesita”.

Los ángeles de los animales abandonados

Dijo Charles Chaplin que quien alimenta a un animal hambriento, alimenta su propia alma. Así opina Gigi Katz, contadora y asistente legal, pues desde hace 40 años muchas de sus noches están dedicadas a los gatos de la calle. “Me di cuenta de que la población de gatos era abrumadora en el sur de Florida y de la crueldad que se mostraba hacia los gatos más que hacia los perros”, dijo Katz, que se mudó de Nueva York a Miami en 1984 y llegó a tener 63 gatos alrededor de su nueva casa, todos sin operar.

“Mi sueldo como higienista en ese momento se destinaba principalmente a esterilización y castración. No sabía nada de trampas, así que de hecho pesqué a los gatos salvajes con la mano hasta que el gerente de la clínica me prestó una trampa y me mostró cómo usarla. Mis brazos siempre estaban arañados”, rememoró. “Mi sueldo como higienista en ese momento se destinaba principalmente a esterilización y castración. No sabía nada de trampas, así que de hecho pesqué a los gatos salvajes con la mano hasta que el gerente de la clínica me prestó una trampa y me mostró cómo usarla. Mis brazos siempre estaban arañados”, rememoró.

En 2019, después de ayudar a vacunar y esterilizar a más de 500 gatos con el programa TNVR, y de rescatar a muchos de ellos (todo por sus propios medios), Gigi se hizo miembro de Community Action Targeted Trapping Initiative (CATTI), grupo que recién se había asociado con Miami-Dade Animal Services. Su misión es clara: “mitigar la población de gatos”.

¿Qué falta por hacer? “A nivel institucional necesitamos establecer programas para la prevención de la crueldad hacia los perros y gatos, pero especialmente hacia los gatos. Más conciencia. Más medios. No se hace lo suficiente para concienciar a la comunidad”.

Y agregó: “La población de gatos es peor ahora que cuando llegué aquí en 1984. Las personas los alimentan y no se dan cuenta de que sus colonias crecen y el dinero es cada vez más escaso para alimentar a los gatos callejeros. También debería haber apoyo para los que alimentan una colonia con más de 10 gatos. Conozco a una señora mayor (87) que alimenta a 85 gatos al día. ¡Hice TNVR a todos sus gatos!”

Asimismo, aplaudió que “MDAS también proporciona un desparasitante que la mayoría de los refugios del país no ofrecen, por lo que todos los gatos TNVR también están desparasitados”.

Según señaló, “la concientización y educación sobre la superpoblación de gatos y cómo afrontarla debe comenzar en los hogares de cada miembro de nuestra comunidad”.

“También necesitamos más hogares de acogida para sacar a los amigables de las calles y llevarlos a hogares amorosos. ¡Esterilizar/castrar es la clave!”, zanjó.

Por último, reflejó en cifras el desafío de los voluntarios en un condado tan grande: “hay alrededor de 80 miembros voluntarios en CATTI y nuestra población del condado de Miami-Dade es de más de 2.6 millones de personas”.

gatas devueltas a su comunidad tras esterilizacion y vacunas en Animal Services. Grethel Delgado/DLA
Dos gatas a punto de ser devueltas a su comunidad tras una cirugía de esterilización y vacunas en Animal Services.

Dos gatas a punto de ser devueltas a su comunidad tras una cirugía de esterilización y vacunas en Animal Services.

Leonardo Diez, que trabaja para una consultora de seguros y en una empresa de productos químicos, brinda con gusto su tiempo libre para ayudar a la mayor cantidad posible de gatos que viven en la calle.

Todo comenzó tras un suceso triste: “Luego de ser padre de un perro que falleció a los 17 años, mi pareja y yo decidimos adoptar un gato”. Todo comenzó tras un suceso triste: “Luego de ser padre de un perro que falleció a los 17 años, mi pareja y yo decidimos adoptar un gato”.

De ahí, encontró en Facebook “una comunidad llena de gente comprometida pero también desesperada por cuidar de sus colonias. Había un anuncio de una mujer que simplemente buscaba alguien con carro para ayudarla a hacer TNVR en sus colonias. Ella alimenta 70 gatos diariamente sin ningún apoyo económico de nadie”.

Así fue como el año pasado se unió al equipo de CATTI. “Mónica, hoy mi amiga y mentora, me cambió la mentalidad”, resaltó.

A los 18 años, en su natal Argentina, Andrea Carrizo tenía colonias de gatos que alimentaba y ayudaba a castrar. “Empecé a rescatar gatos desde chiquita. Mamá me decía que con tres años caminaba en la calle de Buenos Aires, donde había una casa abandonada con gatos, y les tiraba comida por las rejas”, recordó en entrevista con DIARIO LAS AMÉRICAS.

Andrea, que también fue voluntaria desde 2016, ahora tiene en su casa de Miami un refugio de animales llamado “Cris Cat Rescue”, inspirado en su hermano, que falleció de cáncer y amaba a las mascotas. Allí predominan los gatos, unos 200, y también perros, gallinas, pavos: “todos rescatados, algunos con un ojo, de gente que me los trae y me dice: ‘se está muriendo, sálvalo’”.

Refugio de gatos de Andrea Carrizo, en Miami. Cortesia de Andrea
Refugio de gatos de Andrea Carrizo, en Miami.

Refugio de gatos de Andrea Carrizo, en Miami.

Su enorme sensibilidad hacia los animales la ha llevado a rescatar a muchos de situaciones crueles. Suele salvar gatos que han vivido por años en apartamentos y que son abandonados en la calle cuando las personas se mudan, ha sufrido al ver la indefensión de esas criaturas que de pronto se ven abocados al maltrato y al hambre.

“Mis gatos primero, no los voy a abandonar”, declaró Andrea, que dedica todo el día a los felinos, sobre todo a medicar a los enfermos, y que lucha para enfrentar las deudas por gastos de veterinario.

Asimismo, agradeció a quienes le donan comida o la ayudan, aunque nunca es suficiente cuando se trata de un refugio de esa magnitud.

De su edificio de 179 apartamentos, Nicole es una de las pocas personas que se preocupan por alimentar a los gatos callejeros que viven en los alrededores y llegan hambrientos por las noches.

“Me dan ternura, me dan amor cuando bajo a darles comida, porque los veo en la calle sufriendo y la gente no les da comida”, dijo la joven a DIARIO LAS AMÉRICAS. Como añadió, lo hace “para que tengan al menos una vida feliz en la calle”.

Un gatico callejero bebe agua en una zona de Miami. Grethel Delgado/DLA
Un gatico callejero bebe agua en una zona de Miami.

Un gatico callejero bebe agua en una zona de Miami.

Crisis de sobrepoblación de perros y gatos

Según explicó Annette José, si bien la capacidad de perros de Animal Services es 350, en estos momentos hay más de 650, que están repartidos entre el albergue de Doral y el de Medley, que han tenido que usar nuevamente debido a que “hay una crisis de sobrepoblación”.

En total, entre perros y gatos la cifra asciende a casi 800. Considerando que al año pueden llegar al albergue unos 30.000 animales (incluidos los que se llevan a esterilizar), la labor de concientización sobre adopciones de mascotas es el eje de este centro.

“Desde octubre hasta la fecha hemos hecho casi 18.000 operaciones para la comunidad, entre perros y gatos”, acotó la directora. Para controlar la población piden a todos los dueños de mascotas que por favor los esterilicen.

Una gata carinosa agradece por la comida. Foto Grethel Delgado/DLA
Una gata cariñosa agradece por la comida.

Una gata cariñosa agradece por la comida.

Maneras de ayudar

Annette José destacó la necesidad “de que la comunidad venga a adoptar mascotas del albergue, que la adopción sea su única opción. Si ya tienen mascota, por favor, que lo traigan a nosotros o a su veterinario privado, y que le hagan la operación para controlar la población de mañana”.

“Si seguimos a este paso no vamos a poder, el albergue solamente puede cuidar una cierta cantidad de animales. Y nosotros no somos los únicos que estamos sintiendo los efectos de esta crisis, los rescues que están en Homestead, Redlands, ven muchos perros abandonados caminando por las calles, tratan de ayudar pero no hay recursos para tantos animales”, dijo.

Se refirió también al programa Pawventures Foster Fieldtrips: “si no puedes adoptar, puedes llevarte un perro por un día; lo recoges a las 10 de la mañana y te pasas el día con él. Nosotros te damos la correa, juguetes, y se pasan un día chévere”.

Estas excursiones, informa Animal Services, a menudo resultan ser viajes eternos para muchos perros. Algunos conocen a sus nuevas familias mientras están con voluntarios o poco después”.

“También pueden ofrecerle un hogar temporal a un perro o a un gato por el programa de foster”.

Puede encontrar más información en www.miamidade.gov/global/animals

¡Recibe las últimas noticias en tus propias manos!

Descarga LA APP

Deja tu comentario

Te puede interesar