martes 23  de  julio 2024
RELIGIÓN

Iglesia lukumí sigue haciendo historia en Miami

A 42 años de su fundación, el líder de la Iglesia lukumí Babalú Ayé de Hialeah saca a la luz los logros y estatutos que rigen a la institución.
Diario las Américas | CAMILA MENDOZA
Por CAMILA MENDOZA

MIAMI.-Corría la década de 1970 en Miami cuando el Oba Ernesto Pichardo decidió asumir las primeras disputas legales por conseguir el reconocimiento jurídico y cívico de la religión lukumí en EEUU. Uno de sus recuerdos más latentes al ser consultado sobre este tema lo trasladan a una funeraria, en la que yacía el cuerpo de una sacerdotisa o santera.

“Recuerdo haber asistido a este lugar para llevar a cabo los ritos que hacemos a nuestros sacerdotes que fallecen. En ese momento, el gerente de turno de la funeraria comenzó a prohibirme desarrollar nuestras prácticas ya que, según su criterio, eso no correspondía. En ese momento hubo un enfrentamiento verbal, amenazas por parte de él de llamar a la Policía, etcétera.”, recordó Pichardo, jerarca y cofundador de la Iglesia lukumí Babalú Ayé en Miami.

Este acontecimiento sacó a la luz una necesidad latente para los fieles de esta religión, ya que se estaba prohibiendo un derecho civil, y de paso, se estaban estigmatizando las prácticas lukumí señaladas popularmente como ‘santería cubana’. Hechos como estos impulsaron la lucha de Pichardo y su familia en Miami, y hoy los logros, deberes y victorias de la institución quedan plasmados a través de 21 puntos que por primera vez salen a la luz.

HACIENDO HISTORIA

En la actualidad la Iglesia lukumí es reconocida como una institución y la Corte Suprema de EEUU garantiza sus ritos y ceremonias. En Miami, el Oba Ernesto Pichardo se encarga de certificar a sacerdotes de todo el mundo, y frecuentemente imparte charlas académicas y clases en distintos puntos del país para acercar la religión a la comunidad, labor que ha impulsado desde la formación de su iglesia en enero de 1974.

“La publicación de estos 21 puntos y deberes reflejan el éxito histórico de una misión por la que hemos luchado incasablemente con el fin de promover nuestros derechos civiles y religiosos”, apuntó Pichardo sobre la lista que más abajo encontrará.

Para el Oba, atrás quedaron las tres leyes municipales que la ciudad de Hialeah interpuso en contra de las ofrendas animales en prácticas religiosas, amenaza a la que él respondió con una demanda ante la Corte Federal, disputa que finalizó en el 11 de junio de 1993 cuando los 9 jueces de la Corte Suprema de EEUU -por unanimidad- garantizaron las prácticas de esta religión.

“Han sido innumerables los desafíos que hemos enfrentado, y aún queda mucho trabajo por hacer. Lo más complejo ha sido demostrar que tenemos la estructura de una religión, y que esto no es un culto que alguien se inventa. Aquí hay escrituras sagradas, sacerdocio, enseñanzas y procedimientos establecidos. Todo eso quedó establecido ante la ley y hoy lo presentamos como deberes ante el mundo entero”.

Sacerdotes para el mundo

La práctica de la religión lukumí no solo se extiende en los países de Centroamérica y el Caribe, sino que cada año crece en el resto de mundo.

“Gracias a los logros históricos alcanzados en este país, nosotros estamos otorgando certificaciones sacerdotales bajo la autorización federal que tenemos por parte del Gobierno de EEUU. Hemos certificado sacerdotes de varios países europeos, de México, Venezuela, Cuba y otro países.”, aseguró Pichardo.

Otro importante logro fue que la Junta Escolar de Miami Dade, en el año 1984, reconociera las prácticas lukumí como una religión, resguardando los derechos civiles del Iyawo (recién ordenado) durante el año escolar. Pichardo, en ese entonces, publicó su libro Oduduwa-Obatala, y produjo el primer video en inglés sobre el sistema adivinatorio, material que fue vendido a numerosas universidades.

Lukumi 02.jpg
El el Oba Ernesto Pichardo se encarga de certificar a sacerdotes de todo el mundo.
El el Oba Ernesto Pichardo se encarga de certificar a sacerdotes de todo el mundo.

“Lograr que Miami Dade Community College aceptara charlas públicas sobre las religiones Afro-Caribeñas y me permitiera realizar cursos sobre esta materia, de catorce horas cada curso en español e inglés, fue un gran triunfo que ayudó a presentar a la Santería como una religión dentro de una perspectiva científica”, añadió Picharlo, quien también es el responsable de abrir el primer espacio educacional y antropológico transmitido en la televisión llamado ‘Raíces del Hombre’.

“Todos estos han sido pequeños grandes pasos, ya que nuestra religión está en pleno proceso evolutivo y sigue creciendo. Así que por mi parte me mantengo trabajando, restaurando nuestros escritos y plasmando la tradición oral que es tan importante para nosotros”.

“Los logros y deberes que se difunden deseamos proyectarlos a nivel internacional. Por eso hoy estamos dejando por escrito nuestros derechos, esperando que los practicantes de todas partes se adhieran y dejando claro ante el mundo que ya no somos santeros esclavos, hoy somos sacerdotes lukumí”, finalizó.

Liderando una lucha que no acaba

Nacido en Cuba pero criado en Miami, el Oba Ernesto Pichardo asumió la defensa de los derechos de la religión lukumí en EEUU en la década de los 70’, y actualmente se distingue por ser el creador del primer programa educativo para la Policía acreditado por el Gobierno estatal. Además, Pichardo es el primer sacerdote lukumí certificado como instructor por el estado, logro que hizo posible educar los policías sobre las creencias y prácticas religiosas, estableciendo buenas relaciones con esta comunidad religiosa.

Oba Ernesto Pichardo asumió la batalla pública por sacar a la religión de la oscuridad, participando en debates nacionales e internacionales transmitidos por Univision y Telemundo, siendo entrevistado por Larry King (CNN), Peter Jennings (ABC), y diversos noticieros internacionales.

También ha creado y liderado numerosos cursos, convirtiéndose en el primer sacerdote lukumí en ser invitado a diseñar y enseñar como profesor en un curso lukumí acreditado en la Universidad F.I.U.

Libertad de Culto: Valores Institucionales

  • Lukumí should be internationally recognized and treated as a religion.

Lukumí debe ser reconocida y tratada internacionalmente como una religión.

  • Lukumí should have the right to Equal Treatment under the law, protect its dignity and identity.

Lukumí debe tener el derecho a la igualdad de trato bajo la ley, proteger su dignidad y su identidad.

  • Lukumí clergy should be legally recognized as ministers.

El clero Lukumí debe ser legalmente reconocido como ministros de la religión.

  • Lukumí should have the right to represent its religious interest in matters of public policy (Separation of Church and State as defined by United States law).

Lukumí debe tener el derecho a representar sus intereses religiosos en materia de políticas públicas (Separación entre Iglesia y Estado definido por ley de Estados Unidos).

  • Lukumí should have the right to represent itself in public, academic, and civic events.

Lukumí debe tener el derecho a representar a sí mismo en eventos públicos, académicos y cívico.

  • Lukumí should have the right to open places of worship.

Lukumí debe tener el derecho de abrir centros para el culto.

  • Lukumí priest should have the right to provide pastoral services to inmates in Correction Institutions.

El sacerdote Lukumí debe tener el derecho a proveer servicios pastorales a los prisioneros en instituciones penales.

  • Lukumí adherents that are police officers should have the right to wear orisha necklaces under their uniform shirt.

Seguidores y sacerdotes Lukumí que son oficiales de la Policía deben tener el derecho a llevar collares de Orishas bajo su camisa de uniforme.

  • Lukumí should have the right to provide pastoral services to a Lukumí patient in a hospital.

Lukumí debe de tener el derecho a prestar servicios pastorales o religiosos a un paciente Lukumí en un hospital.

  • Lukumí should have the right to get married and provide baptism within our own religion, not through means of another religion.

Lukumí debe tener el derecho a contraer matrimonio y proveer bautismo dentro de nuestra propia religión, no a través de otra religión.

  • Iyawo vestment and religious prohibitions should be respected by the public school system.

La vestimenta y prohibiciones religiosas del iyawo deben ser respetadas por el sistema escolar público.

  • Lukumí adherents should not be discriminated in the workplace.

Los creyentes Lukumí no deben ser discriminados en su centro de empleo.

  • Lukumí should have the right to ordain ministers without interference from Law Enforcement.

Lukumí debe de tener el derecho de ordenar otros sacerdotes o ministros sin la interferencia de las fuerzas policiales.

  • Lukumí should have the right to worship free from government interference.

Lukumí debe tener derecho a congregarse para culto libre de interferencia gubernamental.

  • Lukumí should have the right to follow its own sacred scripture, and religious education.

Lukumí debe tener el derecho a seguir sus propias Escrituras Sagradas y su educación religiosa.

  • Lukumí priest funeral and burial services (itutu/etutu) should be provided by Lukumí, not clergy of another religion. (example: catholic priest).

Servicio funerario y entierro del sacerdote(sa) Lukumí ( itutu/ etutu) deben proporcionarse por un sacerdote Lukumí, no clérigo de otra religión (ejemplo: cura católico).

  • Lukumí should have the right to provide religious education to its children and adolescents.

Lukumí debe tener el derecho a impartir educación religiosa a sus hijos de menor edad y adolescentes.

  • Lukumí should have the right of assembly for celebration and Holy days without interference.

Lukumí debe tener derecho a congregarse para la celebración y observación de sus Días festivos sin ninguna interferencia.

  • Lukumí should have the right to provide religious counseling free from government interference.

Lukumí debe tener el derecho de proporcionar consejería religiosa libre de interferencia gubernamental.

  • Lukumí should have the right to research, broadcast, publish, and distribute its own religious material.

Lukumí debe tener el derecho de investigar, difundir, publicar y distribuir su material religioso.

  • Lukumí should have the right to advertise its religious products and pastoral services.

Lukumí debe tener el derecho a anunciar sus servicios pastorales y productos religiosos.

¡Recibe las últimas noticias en tus propias manos!

Descarga LA APP

Deja tu comentario

Te puede interesar