MIAMI.- La pandemia del coronavirus y la falta de una vacuna o un tratamiento efectivo para contrarrestar el avance de esta enfermedad, ha llevado a las autoridades nacionales y locales a tomar una medida que recomienda la Organización Mundial de la Salud (OMS) para detener la propagación del virus: el distanciamiento social.

De formas tan distintas como variadas, agencias gubernamentales insisten por estos días en la necesidad de quedarse en casa. Los mensajes se pueden ver, minuto a minuto, en redes sociales, sitios en línea y medios de comunicación. Incluso, se está utilizando el sistema de alertas Amber para llegar más fácil a los usuarios de la telefonía celular.

Te puede interesar

Pero a pesar de los grandes esfuerzos que se hacen desde disímiles esferas gubernamentales para evitar que la pandemia siga causando estragos entre la comunidad, todavía hay brotes de indisciplina social que merecen, al menos, un llamado a la cordura y por el respeto de las normas dictadas frente a esta crisis.

La orden y su cumplimiento

El gobernador de la Florida, Ron DeSantis, ordenó el miércoles 1ro. de abril que los residentes del estado debían permanecer en sus viviendas. En condados como Miami-Dade, ya esa medida se había tomado días antes, mientras en ciudades como Miami, Miami Beach y Hialeah se fijaron horarios de toque de queda.

La orden dicta que, además de ir al supermercado, a la farmacia o puestos de trabajo esenciales, se puede salir de casa “a pasear el perro o hacer ejercicios a no más de 250 pies de la vivienda”, lo que equivale a menos de una cuadra, pero muchos optan por andar mucho más: cuatro, diez o incluso más cuadras.

La norma de la “distancia de seis pies entre personas” parece cumplirse en supermercados y otros establecimientos públicos. Por ejemplo, en el Publix situado en la avenida 27 y 22 Terrace del SW más de 60 personas hacían cola, debidamente separadas entre ellas, mientras aguardaban por su turno.

“Solo permitimos que entre un cliente por otro que salga”, confirmó Sandra, asistente del administrador.

De otro lado, en las zonas de parqueo de vehículos de algunos supermercados podría estar convirtiéndose en “una mala costumbre”, como lo dijo un cliente, que la gente lance al suelo o deje en cualquier sitio los guantes desechables después de utilizarlos.

Guantes coronavirus
Algunas personas usan los guantes y luego los arrojan en cualquier lugar.

Algunas personas usan los guantes y luego los arrojan en cualquier lugar.

“Eso está muy mal, pero la gente lo está haciendo”, indicó un joven que recoge los carritos de compra en un Fresco y Más de la 152 avenida y la calle 72 del SW, en el área de Kendall.

En tanto, en la zona comercial de Brickell, al caer la noche, jóvenes acudían a conversar a las inmediaciones de Miami Avenue, donde abundan restaurantes y bares, que hoy solo están autorizados “a vender alimentos para llevar a casa”.

No obstante, se reportan escenas de personas sentadas en parques, otras en algunas de las terrazas del área, departiendo sin tener en cuenta las regulaciones, o incluso tomando bebidas alcohólicas.

“Me preocupan esos incumplimientos y las autoridades deben hacer algo más por hacer cumplir las medidas”, opinó una señora que vive a tres cuadras de la estación del metro de Brickell.

“Dicen que no hay suficientes policías para vigilar. No veo otra solución que no sea desplegar la Guardia Nacional para que se respeten las normas”, puntualizó.

Casos notables

Un caso que obligó actuar con severidad a las autoridades de Policía ocurrió en la ciudad floridana de Tampa. Un pastor cristiano reunió en su iglesia a más de 4.000 feligreses, después de que habría manifestado que el coronavirus “no es más grave que la gripe”.

El reverendo Rodney Howard-Browne, líder de la congregación The River at Tampa Bay Church, fue arrestado y en estos momentos enfrenta cargos legales por violación de una orden de emergencia de salud pública.

Otro hecho que salta a la vista fue denunciado por el periodista colombiano Mario Andrés Moreno, quien subió a sus redes sociales un video en el que aparecen numerosas personas durante una fiesta en el patio de una casa.

Según se puede apreciar en la pieza audiovisual, que fue grabada en un reparto de Homestead, los asistentes a la celebración no estaban protegidos con mascarillas o guantes y se encontraban entre sí a una muy corta distancia.

Embed

Pero hay más. En la intersección de la avenida Krome y la calle 8 del SW, una gasolinera sigue siendo el punto de encuentro de dueños de motocicletas de alto cilindraje a cualquier hora del día.

“Ellos siempre vienen aquí y no van a dejar de seguir haciéndolo”, dijo un joven cubano que ponía gasolina a su vehículo.

Distanciamiento social

Mientras se sigan incumpliendo las disposiciones frente el avance de la pandemia, lo único cierto es que una de las medidas preventivas más efectivas contra el COVID-19, acorde con las autoridades sanitarias, es el distanciamiento social.

Debido a que el coronavirus se contagia de persona a persona, la recomendación de mantener una distancia de al menos 6 pies es lo idóneo, al tiempo que se recomienda evitar grupos grandes.

Por ello, los entes encargados del orden ciudadano han dictado el cierre de escuelas, tiendas, restaurantes, cines, teatros y otros lugares de gran afluencia de público.

Además, una gran parte de la población está trabajado desde casa, gracias a la existencia de computadoras y el servicio Internet, y, entre otras disposiciones, se suspendió provisionalmente el pago del servicio de autobuses el transporte público, incluyendo autobuses y trenes para facilitar el flujo de pasajeros.

En todo caso, son medidas temporales que, se supone, deben ir quedando inactivas en la medida que el virus baje su impacto comunitario y las actividades rutinarias vuelvan a la normalidad.

Mientras eso sucede, el mensaje a la comunidad continúa siendo llenarse de mucha paciencia y acatar las órdenes de las autoridades. Quedarse en casa puede salvar muchas vidas.

Aparecen en esta nota:

DLA Clasificados

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

El anuncio de la inminente reapertura de las escuelas públicas en Miami-Dade pone a muchos a pensar. ¿Y Usted?

Creo que es una decisión bien pensada y necesaria
Deberíamos seguir con las clases a distancia un poco más
Hay que volver a la normalidad y que cada uno se cuide y cuide a los suyos
Estoy altamente preocupado(a) por la reapertura y el riesgo de contagios
ver resultados

Las Más Leídas