MIAMI- Tras un segundo cierre de más de 6 semanas, los restaurantes en Miami-Dade pudieron reabrir sus salones interiores a los clientes el lunes 31 de agosto, luego de una orden firmada por el alcalde Carlos Giménez.

Lo que pudiera ser una noticia feliz no lo es. Decenas de restaurantes en el condado no volverán a abrir en una segunda ola de cierres definitivos que ha destrozado el sector en el sur de la Florida. Y ahora regresan a sus operaciones a un 50%.

Te puede interesar

Cuestionado por la mayoría de los alcaldes de las ciudades del condado más poblado de Florida y entre los más grandes del país, Giménez decidió por segunda vez cerrar los servicios de restaurantes al público luego de un repunte de contagios de coronavirus y en medio de la reapertura de negocios, después de un confinamiento de varias semanas en Miami-Dade y Broward.

El impacto económico ha sido funesto para los dueños de negocios gastronómicos y operar ahora a un 50% no resulta ninguna noticia alentadora, y mucho menos rentable. Nada que celebrar, por el contrario, la recuperación para quienes logren subsistir será de años, sin aún la garantía de que por tercera vez no se oriente otro cierre.

Algunos restaurantes, los más prolíferos, decidieron emprender obras de reparación y ampliación como el caso de Sergio´s en Coral Way y la 32 Avenida en Miami.

Según la Asociación Nacional de Restaurantes, la industria gastronómica -el segundo mayor empleador del sector privado en Estados Unidos- está entre los más afectadas por la pandemia, con pérdidas estimadas en más de 240.000 millones de dólares para finales de año.

"Es un momento apocalíptico para esta industria", dijo Sean Kennedy, vicepresidente ejecutivo de asuntos públicos de la asociación. "Fuimos la primera industria en cerrar y seremos los últimos en recuperarnos de esta pandemia".

Cierres definitivos

Hasta mediados de julio, 26.160 restaurantes habían cerrado en Estados Unidos, de los cuales 60% (15.770) dejaron de operar permanentemente, según datos de la aplicación Yelp, que permite evaluar y recomendar comercios. Es el sector con más cierres, superando al de ventas minoristas.

A pesar de protestas y la petición de piedad ante cámaras de televisión y videos en las redes sociales, la autoridad condal siguió adelante.

En los primeros días de julio el alcalde Giménez dijo: “esas clausuras tienen como objetivo asegurar que nuestros hospitales continúen teniendo el personal necesario para salvar vidas y evitar la saturación de los mismos”.

CARPA EN DON CAMARON.jpg lmorales/DLA 2020
Los dueños de Don Camarón, en Miami, instalaron una carpa para aumentar las mesas en el exterior.

Los dueños de Don Camarón, en Miami, instalaron una carpa para aumentar las mesas en el exterior.

Lo peor es que “la comunidad puede ver que el estado toma una dirección, el condado otra y las ciudades se ven forzadas a tomar su propio camino, cuando todos deberíamos dar el mismo mensaje. Eso trae una gran confusión”, sostuvo el alcalde de Hialeah, Carlos Hernández, uno de los que se opuso con vehemencia a las decisiones de Giménez.

La queja de la mayoría de los funcionarios locales se basaba en la falta de un criterio científico y del por qué a los gimnasios, a las aerolíneas y a otros negocios se les permitió abrir cuando representaban el mismo riesgo de contagio. Sin entrar en detalles en las varias semanas de protestas tras la muerte del afroamericano George Floyd a manos de un policía de Minneapolis.

Muchos dueños de negocios, enojados, criticaron la falta de acción y exigencias sanitarias de las autoridades locales durante las diversas protestas en el sur de Florida. Pero todo continuó igual.

La rentabilidad

La repartición de comidas y las escasas mesas autorizadas en el exterior de los inmuebles, solo permitió que algunos, mediante préstamos federales, no se sumaran a la debacle.

Otros, con la posibilidad de espacio, buscaron la forma de aumentar las mesas en el exterior y como Don Camarón, en el noroeste de Miami, habilitaron una carpa para sobrevivir.

Los restaurantes a menudo operan con márgenes de ganancia muy bajos y tienen reservas de efectivo muy escasas.

Estudios han revelado que un restaurante promedio obtiene entre 6% y 7% de ganancia... y tiene cerca de 16 días de efectivo en caja. Por esa y otras razones, para una cifra creciente de restaurantes la respuesta ha sido cerrar de forma permanente.

Cientos de empleados de restaurantes se vieron obligados a solicitar beneficios por desempleo y la ayuda adicional de 600 dólares por semana que entregó el gobierno federal. Pero esa ayuda expiró el 31 de julio. Ahora el estado de Florida se prepara para utilizar, bajo una orden ejecutiva del presidente Donald Trump, fondos federales destinados a desastres naturales y dar 300 dólares a la semana por desempleo junto al monto regular que el estado paga a las personas cesanteadas.

La situación tanto para dueños como para empleados es crítica en muchos estados del país, entre ellos la Florida, cuya principal fuente de ingresos es el turismo, el sector más afectado por la pandemia junto a las aerolíneas.

El turismo

Florida recibe más de 100 millones de turistas como promedio anualmente, pero desde febrero la Casa Blanca prohibió los viajes procedentes de Europa donde el coronavirus dejaba una estela de muertes, confinamientos y parálisis económica; efectos que semanas después sufría EEUU.

Ciudades como Miami y Miami-Beach se nutren de los ingresos del turismo nacional e internacional y, a su vez, los restaurantes forman parte de esa cadena.

Junto a Nueva York, California y Nueva Jersey, Florida ha registrado las cifras más altas de contagio y los condados más impactados en el estado han sido Miami-Dade y Broward, donde también se han reportado los índices más altos de desempleo y en algunos casos han ascendido al 20%, como en la ciudad de Hialeah.

Ahora el retorno para los restaurantes es al 50%, cero ganancias y nada de recuperación. Solo supervivencia ¿Por cuánto tiempo? Nadie sabe… El virus sigue, la incertidumbre también; los cierres definitivos continuarán al igual que los despidos y las escasas horas de trabajo para los empleados en un sector cuyos trabajadores viven de la propina de los clientes, no de su salario. Desde hace décadas ha sido así.

COCINA DON CAMARON.jpg lmorales/DLA
Una empleada trabaja en la cocina de la parte trasera del restaurante Don Camarón, en Miami.

Una empleada trabaja en la cocina de la parte trasera del restaurante Don Camarón, en Miami.

Casi dos millones de personas están vinculadas a los sectores de servicio y turismo en Florida. Entre marzo y abril, el 25% de las solitudes por desempleo fueron hechas por trabajadores de hoteles y de restaurantes, una cifra que en los siguientes meses se disparó debido a un nuevo repunte de contagios de coronavirus.

Sigue la agonía

Las pérdidas económicas entre mayo, junio y julio en el sector de la gastronomía superaron el 46% como promedio, al tiempo que decenas de restaurantes se rendían ante la recesión. Agosto no fue diferente, fue otro mes agónico para la economía del sur del estado y en especial para los negocios de comidas elaboradas.

Al comienzo de la pandemia, algunos analistas económicos y epidemiólogos pronosticaron que en septiembre se verían las primeras señales de recuperación, pero la realidad al parecer será diferente, cuando aún persiste el temor y la preocupación por un nuevo y brusco aumento de casos del COVID-19, marcado también por imprecisiones y errores en las estadísticas sobre la enfermedad.

La agonía para los dueños de restaurantes y empleados en el sur de Florida, como en otros estados más afectados por el virus, continúa porque operar a la mitad de la capacidad no es rentable. Aún persiste el temor por contagiarse y la grave crisis financiera de un significativo por ciento de las familias sur floridanas inciden de manera negativa en el consumo necesario para una pronta recuperación económica.

A pesar de cierto entusiasmo de los expertos sobre un despunte del turismo en países de Europa y Asia, el aumento de contagios ha comenzado a frenar nuevamente los posibles signos positivos en el sector.

lmorales@diariolasamericas.com

Aparecen en esta nota:

DLA Clasificados

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

Las escuelas deben mantenerse abiertas y solo cerrar las que estén comprometidas con casos de coronavirus 29.16%
Deben volverse a cerrar todas las escuelas ante el riesgo de que aumente la propagación del virus 22.21%
Si se cumplen los protocolcos establecidos no debe producirse un incremento de los contagios 16.96%
Los padres necesitan las escuelas abiertas para poder trabajar y regresar a la normalidad 14.3%
Lo único que va a detener al COVID-19 es la responsabilidad individual de protegerse del contagio 17.38%
2630 votos

Las Más Leídas