MIAMI.- Esta mañana, el ayuntamiento de la Ciudad de Miami rindió honores al exalcalde Maurice A, Ferré, que falleció en esta ciudad, a los 84 años, el pasado 19 de septiembre, ante la presencia de su esposa Mercedes, hijos, nietos, bisnietos y una amplia representación de importantes personalidades y funcionarios públicos.

“Ferré fue mucho más que un alcalde predecesor, fue un mentor, un padre, un ejemplo a seguir”, señaló el edil de la ciudad, Francis Suárez, ante el féretro del fallecido, en el salón plenario del ayuntamiento.

Te puede interesar

Ferré fue el primer alcalde hispano de Miami, de 1973 a 1985, así como primer alcalde oriundo de Puerto Rico en Estados Unidos, y dedicó más de 50 años de su vida al servicio público.

“Fue una persona de una altísima elegancia. Un hombre preparado, cordial con sus amigos, como mismo lo fue con sus enemigos políticos”, señaló el alcalde Suárez.

“Ferré ha sido uno de los funcionarios electos más activos. No se jubiló, no dio un paso atrás. Además de alcalde de Miami, fue comisionado del Condado Miami-Dade, baluarte del desarrollo del transporte y el servicio de autopistas”, declaró a DIARIO LAS AMÉRICAS el exalcalde Miami Tomás Regalado. “Es un ejemplo de los que debe ser un funcionario electo, al servicio de la comunidad”, resaltó.

Por otra parte, Horacio Stuart Aguirre, presidente de la Comisión del río Miami y aspirante a la Comisión de Miami, reflexionó al decir “hay muchos soñadores que dejan los sueños en la almohada. Maurice no dejó los sueños en la almohada, los realizó, y hoy podemos decir que Miami es la ciudad internacional que él visualizó”.

Asimismo, el comisionado municipal Manolo Reyes manifestó que Ferré “comprendió muy bien la importancia geográfica de Miami con respecto a Latinoamérica y pudo canalizar esa visión para que la ciudad se convirtiera en el trampolín comercial que es hoy”.

El comisionado municipal Willy Gort recordó cómo trabajó con Ferré “durante las campañas de 1970”, cuando “me di cuenta que era una persona muy inteligente, muy capacitada para ejercer sus cargos”.

Embed

Durante los difíciles años de 1980, cuando más de 120.000 cubanos llegaron a Miami, 25.000 haitianos arribaron a la ciudad y sucedieron las violentas revueltas callejeras en Liberty City, “Ferre supo enfrentar las situaciones y poner a disposición de todos los recursos de la Ciudad”.

“Ferré soñó con la integración sociocultural. Supo que todos, cubanos, haitianos, colombianos, nicaragüenses, todos, forman parte de esta ciudad”, recalcó.

Minutos después, el cortejo fúnebre partió rumbo a la Catedral de Miami, donde el arzobispo Thomas Wenksi oficiaría una misa en el templo católico dedicado a Saint Mary.

El adiós, en la catedral

Entretanto, la Catedral Santa María, situada en el populoso sector de La Pequeña Haití, estuvo colmada de familiares, funcionarios públicos, amigos y residentes de la ciudad que se congregaron en el centro religioso para darle el “último adiós” al reconocido político de origen puertorriqueño.

Entre los asistentes, el comisionado condal Esteban Bovo destacó el amplio conocimiento que tenía Ferré sobre el tema del transporte. “Siempre me brindó su apoyo y buenos consejos en cuanto al transporte, por eso creo que no había una persona en el Condado que tuviera más conocimiento que él sobre el desarrollo de esta comunidad”, apuntó.

Por su parte, el también comisionado de Miami-Dade Xavier Suárez se refirió a Ferré como “un gran amigo de la familia, con un extenso conocimiento”, y como alguien que se “compenetró tanto con mi hijo [Francis Suárez, alcalde de Miami] que lo adoptó como si fuera un hijo de él”.

El féretro con los restos mortales del exalcalde llegó a la catedral procedente del ayuntamiento de Miami antes de las 10 a.m. y una vez estuvo en ese lugar fue cargado hasta la nave central del recinto católico por familiares y amigos que participaron en las honras fúnebres.

Asimismo, el presidente emérito del Miami Dade College, Eduardo Padrón, afirmó que Ferré era un “amigo de sus amigos” y “alguien que verdaderamente quería a esta ciudad, un hombre totalmente honorable, que dejó una huella muy grande en Miami”.

De igual forma, Pedro García, tasador del Condado Miami-Dade, expresó su dolor por la “sensible pérdida” de un “gran político, una muy bella persona” que, según dijo, “me dio grandes consejos, que no olvido, en la época cuando empecé a entrar en la política”.

Otra voz que ensalzó la personalidad y aportes de Ferré es la de Raúl Martínez, exalcalde de Hialeah, para quien el primer alcalde hispano de Miami fue un “gran visionario, gran amigo, gran diplomático” y “una persona que le dio una visión a Miami cuando no nadie pensaba que podía ser lo que hoy es”.

Adicionalmente, para el administrador de la Ciudad de Miami, Emilio González, el que ocupara la alcaldía de la Capital del Sol por espacio de 12 años “fue un personaje de primera que yo creo que jamás se nos va a olvidar por todo lo que hizo por esta ciudad”.

La ceremonia religiosa estuvo a cargo del arzobispo de Miami, monseñor Thomas Wenski, que resaltó la personalidad de Ferré como alguien que trabajó fuerte por el desarrollo y crecimiento de esta comunidad, y para quien elevó una plegaria por su eterno descanso.

FUENTE: Daniel Castrope

Aparecen en esta nota:

DLA Clasificados

 

Deja tu comentario