miércoles 10  de  julio 2024
PAROS CARDIACOS

Nueva unidad de hemodinamia en hospital Larkin atiende infartos cardiacos

La novedosa sala permite al equipo de cardiólogos de este centro hospitalario de Hialeah recibir pacientes infartados y realizar intervenciones de emergencia para salvarles la vida

Diario las Américas | CÉSAR MENÉNDEZ
Por CÉSAR MENÉNDEZ

MIAMI. - Una de las preocupaciones surgidas a partir de la declaración de bancarrota de la empresa que opera varios hospitales de Florida, dos de ellos ubicados en Hialeah, era cómo sustituir los servicios esenciales que brindan esos centros a la comunidad, sobre todo los tratamientos de emergencia donde el tiempo puede definir entre la vida y la muerte de una persona. La buena noticia es que un pequeño hospital de Hialeah asumió el reto y abrió una sala de hemodinamia donde se pueden atender a los pacientes que sufren infarto agudo de miocardio, con todas las garantías existentes en cualquiera de los grandes centros ahora mismo afectados con problemas financieros.

“Estamos compitiendo con otros hospitales nuevos como el Jackson West”, expresó a DIARIO LAS AMÉRICAS Yoel Hernández, CEO de Larkin Community Hospital Palm Springs Campus en 1475 W 49th Pl, Hialeah, Fl 33012.

“No solo hemos renovado pisos y paredes, sino que incorporamos un proyecto de cardiología que nos permite atender a los pacientes que sufren un infarto del miocardio”, afirmó Hernández, quien reconoció que la idea de abrir la sala de hemodinamia estaba en marcha desde hace tres años, cuando llegó a la gerencia de la institución hospitalaria.

Sala de Hemodinamia

Stefan H. Blanco, enfermero especializado en cardiología, explicó que desde la apertura de “Cath Lab”, “podemos atender a pacientes que antiguamente eran transferidos a otros centros”.

“Al contar con la tecnología necesaria, podemos atenderlos en nuestro hospital, corregirles las lesiones y en dos o tres días enviarlos a casa”.

Blanco indicó que “las nuevas tecnologías nos permiten arreglar la arteria y ver por qué ese paciente tuvo dolor de pecho. A veces es una coronaria que estaba obstruida y podemos solucionar el problema”.

La nueva sala de hemodinamia de Larkin, abierta en enero, permite a los profesionales dar un diagnóstico preciso, al poder visualizar con detalle las arterias y el corazón para diagnosticar de forma minuciosa las condiciones cardíacas. Además, facilita que las intervenciones sean rápidas y eficaces para restaurar el flujo sanguíneo. Al tratar los problemas cardíacos sin necesidad de cirugía abierta, con procedimientos mínimamente invasivos, se reducen los riesgos y el tiempo de recuperación de los pacientes.

“En esta misma sala podemos hacer cateterismos cardíacos, implantar marcapasos, desfibriladores y cambiar las baterías de estos dispositivos”, enumeró Blanco.

El tratamiento en la nueva unidad también evita que el paciente sea enviado a un quirófano. “Lo que alivia mucho el trabajo de los equipos de cirugía que pueden dedicarse a operaciones más complejas. Así se ayuda al flujo del hospital y de los pacientes, quienes se recuperan más rápido al no usar anestesia general ni tener la necesidad de intubarlos”.

Listos para emergencias

El hospital se está comunicando con los centros de emergencia de la policía y los bomberos, centros de vida asistida y cuidados ancianos del área de Hialeah para que sepan que ya cuentan con la capacidad de atender a personas que sufran un infarto.

“Uno de los retos cuando pensamos en el proyecto de crear un “Cath Lab” era encontrar un equipo médico experimentado, “sin embargo, no hemos tenido problema para encontrar grandes especialistas que han querido unirse a nuestro proyecto”, dijo el CEO.

El hospital cuenta con un equipo médico para atender los casos de emergencia las 24 horas. “Esto es muy importante, porque el estándar de tratamiento en EEUU son 90 minutos para acceder a la arteria. Nosotros estamos logrando hacerlo en menos tiempo. Aunque la sala y la tecnología son nuevas, nuestro team lleva más de 15 años funcionando junto. Algunos de los miembros del equipo tienen casi 20 años de práctica”.

El técnico Carlos Torres explicó la importancia del tratamiento temprano cuando alguien sufre un infarto. “El tiempo desde que se sufre un infarto hasta que el doctor abre la arteria es clave. Con nuestro equipo, un paciente puede ser tratado en 60 minutos. Si se deja pasar mucho tiempo, el músculo del corazón se afecta y el daño es irreversible”. “Cath Lab es una opción de salvar la vida para los miembros de nuestra comunidad”, subrayó Blanco.

“Realmente estamos cambiando la vida de muchos pacientes. Los vemos al día siguiente de practicarles un cateterismo, y nos comentan: estoy respirando mejor, no necesito oxígeno, me puedo sentar. Para nosotros ese cambio es fascinante”, sostuvo Danay Rodríguez-Arritol, jefa de enfermería, quien puso énfasis en la mejoría experimentada del centro en la atención al cliente.

También Ictus, Stroke

El Larkin en estos momentos está calificado como un centro primario de atención de Ictus, lo que significa que se pueden diagnosticar y tratar pacientes con accidentes cerebrovasculares de manera rápida y efectiva, explicó el director Hernández.

La otra buena noticia es que “a partir de julio vamos a solicitar a The Joint Commission la certificación para convertirnos en un Centro Integral de Atención de Ictus”, es decir, donde se pueda hacer tratamientos más avanzados y con capacidad de manejar casos más complejos de pacientes que sufran accidentes cerebrovasculares.

“Tampoco tendremos la necesidad de trasladar a otros hospitales aquellos pacientes que recurran a nosotros tras sufrir un stroke”, indicó Hernández.

Mejor servicio

En la mente de muchos de los residentes del sur de Florida, el hospital Larkin no está considerado entre los mejores. Sin embargo, el director Hernández afirmó estar trabajando para “que el servicio de atención al paciente alcance la excelencia. Nos preocupamos de que la estadía sea lo más cómoda posible, tanto la comida, como los servicios que proporciona el personal del hospital sean buenos”.

“Este mejor trato ya se ve reflejado en la puntuación que nos dan nuestros pacientes en Google”, afirmó Hernández.

“Yo he trabajado en diferentes hospitales y si me dijeran mañana que tengo que hacerme un procedimiento en el corazón, con los ojos cerrados escogería venir aquí. Sé que damos lo mejor de nuestros conocimientos a nuestros pacientes y sé dónde se encuentra el corazón de los técnicos y enfermeros de nuestro Cath Lab”, concluyó Rodríguez-Arritol.

En EEUU, las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de muerte. Según los CDC, en 2022 unas 702.880 personas fallecieron de enfermedades relacionadas con el corazón. La American Heart Association afirma que cada año unos 805.000 estadounidenses sufren un infarto de miocardio, de ellos el 14% mueren. La atención rápida de los infartos de miocardio es un factor crucial para salvar vidas, conocer los síntomas y contar con centros especializados donde recurrir puede reducir la mortalidad y las complicaciones asociadas a los infartos.

[email protected]

@menendezpryce

¡Recibe las últimas noticias en tus propias manos!

Descarga LA APP

Deja tu comentario

Te puede interesar