MIAMI.- Un ensayo fotográfico de la revista New York sobre las víctimas de tiroteos en escuelas estadounidenses muestra a varios sobrevivientes de la escuela secundaria Marjory Stoneman Douglas, descubriendo sus cicatrices y contando sus historias de recuperación.

Con la premisa de que los estadounidenses tienen recuerdos cortos, el trabajo realiza una radiografía de lo que han sido los tiroteos desde 1946, con el testimonio de 25 víctimas que hablan de lo ocurrido, de lo poco o mucho que recuerdan y en la mayoría de los casos de lo que no quieren que les pregunten.

Anthony Borges, quien fue uno de los más de una docena de personas heridas en el tiroteo en Parkland, aparece en la portada del último número, mostrando sus cicatrices a la cámara.

Embed

Un hombre armado abrió fuego dentro de Marjory Stoneman Douglas el 14 de febrero, matando a 17 personas. Si bien la mayor parte de la atención de los medios se ha centrado en las personas que murieron, muchos de los sobrevivientes heridos sufrieron un agotador proceso de recuperación, que aún continúa hasta el día de hoy.

"Imagina que alguien te apuñalara con un cuchillo y no lo sacara, solo lo empujaría", dijo Borges a la revista. "Me he puesto más delgado y cuando me pongo de pie, tengo problemas para respirar. El objetivo es poder mover todo el cuerpo normalmente". Entre los sobrevivientes, él es uno de los que más ha llamado la atención, no solo porque con su cuerpo evitó que el tirador ingresara al salón de clases, sino que recibió cuatro impactos de bala. En la entrevista no quiere que lo llamen héroe, sin que la gente asegura que fue una obra de Dios.

Otros sobrevivientes de Parkland como Samantha Fuentes, Ashley Báez, Isabel Checker, William Olson y Alexander Dworet también aparecen en el ensayo del fotógrafo Michael Avedon, que destaca las historias personales de 25 víctimas de tiroteos en escuelas estadounidenses que datan de 1946.

"Algunos días, estaré realmente triste. Por lo general, estoy bien. Los amigos que no estaban allí realmente no preguntan al respecto. Me alegro de que no lo hagan", dijo Dworet, cuyo hermano, Nicholas, fue asesinado en el tiroteo en Parkland.

El autor del ensayo asegura que es sorprendente pensar que estos tiroteos, estos ataques a niños, no se hablan constantemente, y recuerda que uno de los primeros tiroteos registrados en una escuela estadounidense tuvo lugar en 1840.

Continúa indicando que en los últimos 18 años, se han registrado más muertes masivas por disparos escolares que en todo el siglo XX. La larga lista de víctimas incluye un aula llena de alumnos de primer grado, un evento que conmocionó a la nación, pero no lo suficiente. Las armas más letales se han vuelto más disponibles, las balas se pueden ordenar en línea.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que leyes más estrictas sobre el control de armas evitarían masacres como la de Pittsburgh?

Las Más Leídas