Jhernandez@diariolasamericas.com
@JesusHdezHquez

MIAMI.- Con más de 16.300 fallecimientos por coronavirus en Florida, 3.600 de ellos en Miami-Dade, la autoridad estatal reclama “una revisión más rigurosa”, aunque el resto de la información, por ejemplo la relación de personas curadas que deben proveer siga siendo una incógnita en todo el estado.

Te puede interesar

De hecho, el secretario estatal de Salud, Scott Rivkees, cuestionó el tiempo transcurrido de la enfermedad en 16 casos, más de dos meses entre el momento en que las personas dieron positivo por COVID-19 y cuando ocurrieron las muertes, aunque ello no cuestione el reporte de deceso.

“Durante una pandemia, el público necesita confiar en datos precisos de salud pública para tomar decisiones. Para garantizar la precisión de las muertes relacionadas con COVID-19, el departamento realizará revisiones adicionales de todas las muertes", señaló Rivkees.

Hay que preguntar al secretario estatal de Salud ¿qué significa revisar todas las muertes?, cuando hay individuos que son admitidos en hospitales por más de un mes, incluso dos, y finalmente se curan o fallecen.

“Definitivamente, le haría esa pregunta y lo invitaría a visitar más hospitales y conocer las historias de médicos que atendían a 100 pacientes en varios hospitales sin que el día tuviera más de 24 horas”, señaló Dr. Hugo Lara, médico especialista en enfermedades infecciosas, que atiende varios hospitales en el Gran Miami.

Informar

A la nueva ‘inquietud’ del estado se suma la propuesta de “dejar de informar a diario” la cantidad de contagio y fallecimientos, ya que, según alegan informes extraoficiales, “Florida pasó su peor momento”.

No obstante, hay quienes opinan diferente. “Sí, Florida y Miami-Dade pasaron su peor momento, su segundo peor momento tras el rebrote de julio. Pero podría venir otro pronto”, argumentó el galeno.

A la posición del secretario estatal de Salud se suma el informe del presidente de la Cámara Baja de Florida, el representante republicano José Oliva, de Miami Lakes, sobre “hallazgos de irregularidades en 13.920 certificados de defunción”, como omisión de ciertos datos o la firma de médicos suplentes.

El Dr. Lara alegó “es normal que un médico suplente certifique el fallecimiento por COVID-19, cuando el médico regular estaba tal vez en otro hospital atendiendo a 20 pacientes más con coronavirus”.

De hecho, Miami-Dade, el condado más afectado por la pandemia en Florida y el segundo más impactado en el país, solo después de Los Ángeles, llegó a tener 1.900 pacientes hospitalizados, lo que creó serias necesidades en los centros médicos que tuvieron que condicionar salones y camas para atender a los más afectados.

“No sé por qué suceden estas interrogantes a última hora. He notado una tendencia a minimizar los efectos de la pandemia. No sé si tenga que ver con que vivimos un año electoral, pero no es bueno mezclar la política con asuntos de salud”, alegó.

Aparecen en esta nota:

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

Las Más Leídas