MIAMI.-ILIANA LAVASTIDA/JESÚS HERNÁNDEZ
@IlianaLavastida / @HesusHdez

“El principal objetivo de esta huelga es visualizar el incremento de la represión en Cuba y también, que actores internacionales como EEUU y la Unión Europea tomen conciencia de que no basta con ir y dialogar con el régimen. También hay que exigirle”.

Así respondió José Daniel Ferrer, director ejecutivo de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU), de visita en Miami, a la pregunta de lo que esperan de su sacrificio los 21 opositores cubanos que se encuentran en un ayuno iniciado hace 19 días por el premio Sajarov, Guillermo Fariñas.

Ferrer, que desde el anuncio del acercamiento entre EEUU y Cuba ha sido partidario de que “la oposición reinvente sus métodos de lucha en un nuevo escenario”, en entrevista con DIARIO LAS AMÉRICAS, advirtió que “si las fuerzas democráticas del mundo permanecen pasivas y no exigen tanto en privado como públicamente al régimen que ponga fin a la represión, el Gobierno entonces asume que cuenta con la complicidad del mundo libre para seguir haciendo lo que quiera”.

El dirigente opositor, que fue a la cárcel como parte de la llamada causa de los 75, arrestados durante la primavera de 2003, admitió que la huelga iniciada por Fariñas, en reclamo al fin de la represión, constituye una meta grande.

“La represión en Cuba no va a terminar hasta el último suspiro, hasta el último día de la dictadura. Ahora por experiencia sabemos que con esta huelga, que representa un gran sacrificio, el principal objetivo será visualizar el incremento de la represión.

Como en todo proceso de negociación uno pide lo máximo. En un caso como este, siendo realistas, sabemos que vamos a conseguir quizás la mitad, porque el día en que el régimen deje de reprimir, terminará en una semana”, aseguró Ferrer.

El líder de la UNPACU vaticinó que la huelga iniciada por Fariñas con una carta enviada a Raúl Castro en la que advirtió su disposición de llegar hasta las últimas consecuencias, podría terminar con que el régimen, presionado por la solidaridad exterior con los huelguistas, decida “enviar a alguien a conversar con Fariñas, a proponerle que suspenda la huelga y comiencen a dar muestras de que han disminuido la represión”.

“¿Qué tiempo va a durar ese compromiso? Dependerá del aumento del activismo, porque cuando ellos vean que al disminuir la represión y las golpizas, el activismo se sigue desarrollando, de seguro van a violar el compromiso momentáneo”.

Ferrer, quien fue excarcelado tras el diálogo entre la Iglesia Católica cubana y el Gobierno de La Habana en 2010, bajo libertad condicional, anticipó que después de haber estado poco más de dos meses en el exterior, lo que ocurra con él a su regreso a Cuba “dependerá de la situación que encuentre”.

“Si llego en medio de esta huelga de hambre, de inmediato me uniré a las acciones solidarias y estaré siendo detenido y hasta golpeado. Si ha cambiado esa situación, la represión contra mí será en la medida que se desarrolle mi activismo. Mis planes para el regreso son visitar a las diferentes células de la UNPACU, para comprobar crecimiento y desarrollo del trabajo. En un primer momento puede que haya un período de aparente tranquilidad y que lo que tenga tras de mí sea vigilancia, va a depender de los resultados que dé la huelga y del roll que juegue la solidaridad exterior. Si la solidaridad internacional presiona, el régimen va a controlar su actividad represiva, unas semanas, quizás unos meses y vamos a ampliar un poco nuestro trabajo, sin dejar de estar siendo vigilados y reprimidos en un nivel un poco más bajo. Es decir puede que haya distintos escenarios para mi regreso, lo que no van a hacer es cruzarse de brazos, tanto conmigo, como con (Oscar Elías) Biscet, como Johan Hernández Carrillo, Félix Navarro y todos los que hemos salido, en la medida que molestemos desde el exterior y también en el interior, estarán poniendo en práctica medidas encaminadas a dañar nuestra salud e incluso atentar contra nuestras vidas”, denunció Ferrer.

La entrevista concedida por el líder opositor a DLA, en la que aborda la situación actual de la oposición interna, sus opiniones sobre el papel de la Iglesia y sus impresiones acerca del papel del exilio, será publicada de forma íntegra en la edición impresa del miércoles 3 de agosto.

LEA TAMBIÉN:

 

Deja tu comentario