CARLOS OMOBONO
©Carlos Omobono

Bergoglio nunca había estado en EEUU, esta es su primera vez en los 78 años de toda su vida y ha sido una experiencia al más alto nivel. Murmuraciones en los pasillos del Vaticano refieren que cuando el arzobispo de Nueva York, Timothy Dolan, visitó la Santa Sede, hace dos años, el Papa sacó un atlas y le pidió que le explicara el mapa espiritual y cultural de los Estados Unidos.

Se encontró, así, en este reciente viaje que acaba de finalizar, con Barack Obama y también habló ante el Congreso en sesión conjunta, asimismo ofició misa en el Madison Square Garden, y luego líderó el Encuentro Mundial de las Familias en Filadelfia. Sin dejar de lado su discurso en la ONU.

Pero ¿por qué a diferencia de Juan Pablo II y Benedicto XVI, que podían no ser particularmente cercanos a los temas, hombres y cosas de Estados Unidos, pero conocían el país, donde habían viajado antes de convertirse en Papas, y Bergoglio en vez no?; él siempre prefirió mantenerse alejado. Como explicó quien lo conocen bien -Richard Ryscavage, un jesuita que dirige el "Centro de Fe y Vida Pública" de la Universidad de Fairfield-, es la formación y la identidad cultural de Francisco, que tienen poco que ver con América del Norte: "Sus ideas deben considerarse en el contexto de la cultura latinoamericana", dijo Ryscavage.

Bergoglio que como arzobispo de Buenos Aires y luego como Papa ha hecho de la lucha contra la pobreza y la defensa del más débil el centro de su mensaje pastoral -incluso con gestos clamorosos y cuidadosamente elaborados desde el punto de vista de espectacularidad- , aquel que desde el inicio de su pontificado, the Pope, ha puesto el énfasis en la "periferia", entendida no sólo en el sentido de los más pobres y desfavorecidos, sino también en el sentido geográfico. Tan es así que antes de visitar los Estados Unidos, Su Santidad visitó Lampedusa en Italia, y luego Brasil, Israel, Jordania y los territorios ocupados de Palestina, Filipinas, Sri Lanka, Bolivia, Ecuador, Paraguay, y para dejar aún más claro como la piensa, previa su visita a Washington, Nueva York y Filadelfia hizo escala en Cuba.

LEA TAMBIÉN: El Papa no quiere ser una estrella, prefiere ser siervo

A pesar de que los medios estadounidenses estuvieron llenos de noticias y análisis sobre la reciente finalizada visita del Papa, a pesar de que la agenda del Sumo Pontífice en los Estados Unidos fue del más alto nivel y si es cierto que las ciudades americanas, especialmente Nueva York, estaban cubiertas con murales que daban la bienvenida al sucesor de Pedro en la tierra, las voces críticas no faltaron, aquellas de ateos y agnósticos de la Freedom From Religion Foundation, quejándose de la muy cálida bienvenida brindada por Nueva York -y por los gastos efectuados por sus contribuyentes: demasiado altos-. Se sumaron al coro de descontentos el grupos de gais & lesbianas, que apenas celebraban la victoria de poder realizar matrimonios homosexuales y no reputaron con especial entusiasmo el Foro de la Familia de Filadelfia que los ha mantenido absolutamente marginados. En Filadelfia, los únicos que hablaron de temas homosexuales fueron Belgau Ron y su madre. Belgau es un católico gay que, en armonía con la enseñanza de la Iglesia, ha hecho explícita su convicción de castidad.

Los problemas para el Papa en Estados Unidos no podrían considerarse entonces de excesivo significado político, se limitaron a dos comunidades, los ateos y los homosexuales, no exactamente en sintonía con las enseñanzas de la Iglesia.

Pero, la visita del Papa planteó asuntos, sin duda de no poca monta también para el mundo político de Washington, de hecho, cuando Francisco el Papa "progresista", según algunos, se erigió en la expresión del triunfo de los latinos en EEUU... Tan es así que irónicamente la estatua que celebraba como gadget la visita del Papa, se vendía junto a los adminículos de la campaña de Donald Trump, el multimillonario para quien el que no haya nacido en los Estados Unidos y sea además latinoamericano inmigrante -legal o no- es "solamente un perdedor " que hay que expulsar.

Fue la victoria del latino que simbolizó Francisco en EE.UU.

LEA TAMBIÉN: Las mejores imágenes de la gira del Papa en EEUU


Caricatura Fernando Pinilla

Aparecen en esta nota:

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Lo último

Encuesta

¿La emigración interna en EEUU ha impulsado el aumento de precios? 30.82%
¿Los gobiernos locales deben ofrecer alternativas asequibles ante el alza de precios de alquileres? 35.64%
¿Las personas jubiladas deben recibir algún tipo de asistencia para poder enfrentar esos precios? 33.54%
27314 votos

Las Más Leídas