MADRID.- En medio de una gran expectación mediática, la jefa del Gobierno regional de Madrid, la conservadora Cristina Cifuentes, negó hoy las acusaciones que desde hace días la relacionan con la posible falsificación de un título universitario y se presentó como víctima de una "operación política" sin intención de dimitir.

La líder regional del Partido Popular (PP) de Mariano Rajoy está en el ojo del huracán por el escándalo en torno a un máster que cursó en 2011-2012 en la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid.

Sus explicaciones no convencieron hoy a las fuerzas de la oposición y el Partido Socialista (PSOE) anunció una propuesta para presentar una moción de censura que podría desbancarla del Ejecutivo de Madrid, uno de las plazas más importantes para el PP de cara a las elecciones regionales que se celebrarán el próximo año en España.

"El título de máster es perfectamente real y perfectamente legal. Es un título oficial, expedido por la Universidad Rey Juan Carlos. Ni mi currículum ni mis calificaciones han sido falseadas ni falsificadas", defendió este miércoles Cifuentes en su intervención en la Asamblea de Madrid, donde fue requerida por varios partidos a raíz del escándalo.

Pese a que mostró varios documentos para intentar demostrar su versión de los hechos, la oposición los consideró "insuficientes". La dirigente insistió en que las presuntas irregularidades en sus notas del máster responden a un error de transcripción.

Embed

El escándalo estalló hace dos semanas, cuando el periódico digital eldiario.es publicó que sus notas en dos asignaturas pasaron de "No presentado" a "Notable" después de haber terminado el máster de Derecho Autonómico de la Universidad Rey Juan Carlos.

El tema fue cobrando relevancia y poco a poco surgieron otros flecos sueltos y lagunas en relación con el caso que Cifuentes no aclaró de forma clara y contundente, según los partidos de la oposición.

Este miércoles el diario El Confidencial publicó que el documento que la líder regional del PP utilizó para tratar de demostrar que completó su máster "fue fabricado el pasado 21 de marzo, solo unas horas después de que estallara el escándalo" y que "al menos dos de las tres firmas de profesores que figuran en la supuesta acta de presentación del trabajo fin de máster fueron falsificadas".

Cifuentes aseguró que todo responde a "una operación política" de la izquierda y a "un plan para desestabilizar a su Gobierno". "Si alguien pensaba que con esta operación iba a desmoralizarme, está muy equivocado (...) Frente a los ataques y las maniobras, mi respuesta va a ser trabajar por Madrid", dijo.

El escándalo, sin embargo, podría costarle el cargo. La líder conservadora gobierna en minoría en la región de Madrid desde 2015 gracias al apoyo del partido liberal Ciudadanos, que podría retirarlo. La formación de centro-derecha anunció hoy que impulsará una comisión de investigación en la Cámara parlamentaria de la región para "aclarar" el asunto y "dirimir responsabilidades".

Embed

"Las informaciones publicadas apuntan a la posible comisión de un delito muy grave, castigado incluso con penas de cárcel, como es la falsificación de documento público", dijo el diputado Ignacio Aguado.

Tampoco se descarta una posible moción de censura para desbancar a Cifuentes de la presidencia de Madrid.

Embed

Tras defenderse públicamente, la dirigente anunció una querella criminal contra las personas que, a su juicio, "han difundido una versión que nada tiene que ver con la realidad", así como la posible presentación de una segunda por un delito contra el honor.

"Fíjense si estoy tranquila que este asunto lo he puesto en manos de la Justicia", dijo.

Cifuentes emergió en los últimos años como posible activo del PP en unos tiempos convulsos para la formación, golpeada por la corrupción.

Embed

La lucha contra la corrupción y el fraude fue precisamente la bandera que enarboló la jefa del Gobierno de Madrid al llegar al cargo. En ese sentido, insistió en su "actitud de tolerancia cero contra la corrupción, venga de donde venga y afecte a quien afecte".

FUENTE: dpa/EFE

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario