MADRID.- Solo una semana después de que el Gobierno del socialista Pedro Sánchez echara a andar en España, uno de sus ministros dimitió hoy a raíz de la polémica desatada por una multa que tuvo que pagar hace una década por defraudar al fisco.

La gestión del periodista y escritor Màxim Huerta como ministro de Cultura y Deporte ha sido una de las más breves de la historia de la democracia española. Presionado por las peticiones de dimisión y por el legado de "transparencia" que prometió su Gobierno, decidió dar un paso a un lado autoproclamándose "inocente".

"No importa que yo no haya cometido ningún fraude fiscal ni que pagara una multa, importa el bombardeo, el ataque contra mí, que busca minar el proyecto de regeneración y transparencia del presidente Sánchez. Y no voy a permitirlo porque corren nuevos tiempos", dijo en su comparecencia para anunciar su retirada.

Según informaron medios españoles, su sucesor en el cargo será con toda probabilidad el gestor cultural José Guirao, experto en arte y relacionado con la escena vanguardista española desde los años 90.

Màxim Huerta, de 47 años, fue una de las sorpresas del Gobierno de Sánchez, conformado tras la moción de censura que el socialista impulsó contra el conservador Mariano Rajoy por los casos de corrupción que salpican a su Partido Popular (PP).

El nombramiento del conocido periodista, que presentó informativos en televisión y trabajó durante años en un magazine, fue muy comentado en España. Cuando apenas llevaba unas horas en el cargo, ya protagonizó la primera polémica por unos tuits antiguos donde aseguraba que "odiaba" el deporte y a los deportistas.

Ahora, las informaciones publicadas por el diario "El Confidencial" provocaron su caída. Según el rotativo español, el ministro fue condenado en su momento a pagar una importante suma de dinero por defraudar más de 218.000 euros ((unos 257.000 dólares) al fisco español entre 2006 y 2008 a través de una sociedad creada por él mismo.

"He pagado esta multa dos veces: a Hacienda, en su momento, y ahora por segunda vez aquí, consciente de que la inocencia no vale de nada ante esta jauría", dijo Huerta con tono amargo al anunciar su dimisión en la sede del Ministerio de Cultura.

Según las informaciones publicadas por "El Confidencial", el ya exministro pagó menos impuestos a través de la sociedad creada que si hubiera declarado sus ingresos como persona física.

El expresentador de televisión, que alegó que todo se debió a un "cambio de criterio fiscal", se vio obligado a pagar 365.000 euros tras recurrir sin éxito la decisión judicial.

Sus explicaciones en los medios, donde destacó que la creación de una sociedad era una fórmula utilizada entonces por muchos profesionales y que está al tanto de sus obligaciones tributarias, no resultaron suficientes para grupos de la oposición como el izquierdista Podemos o el PP de Rajoy, que reclamaron su cese.

"Este asunto no es como ministro de Cultura, es un asunto de cuando era Màxim Huerta hace unos cuantos años (...)", se defendió el responsable público a primera hora de la mañana en una entrevista en la emisora Onda Cero.

"No oculté nada, cotizaba con una sociedad. Hacienda revocó esa manera de tributar y a partir de ahí recaía en la persona física (...) Yo asumí mi responsabilidad como ciudadano", explicó.

Un portavoz del Ejecutivo de Sánchez dijo hoy a la prensa que el Gobierno se daba "por satisfecho" ante unas explicaciones que consideraba "totalmente solventes", pero la presión se elevó a lo largo del día y finalmente el ministro dimitió.

FUENTE: dpa

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que el chavismo es responsable del grave daño ecológico que se ha expandido desde el Arco Minero a gran parte de la región?

Las Más Leídas