Los huesos hallados el pasado mes de noviembre en una tienda religiosa propiedad de una cubana y ubicada en el barrio madrileño de Usera, son humanos, confirma el departamento de Arqueología Forense de la Universidad Autónoma de Madrid, publica El Mundo.

Entre las conclusiones, el informe señala que los restos corresponden a tres mujeres y un hombre muertos jóvenes en el siglo XX, que fueron robados de un osario o de restos de las exhumaciones de la Guerra Civil española, y probablemente seleccionados por su buena conservación y similitud.

Te puede interesar

La Policía Municipal descubrió en el establecimiento cuatro tibias cubiertas de alquitrán, brea y plumas en una especie de santuario junto a unos cuernos ovinos utilizados para rituales y hechizos. En el local también había restos de animales exóticos sacrificados que, presuntamente, se empleaban para elaborar y vender pócimas y ungüentos sin ningún tipo de registro sanitario.

La dueña del negocio, cuyo nombre no se menciona en la nota, fue denunciada por varias infracciones en materia administrativa e investigada por el hallazgo de los restos. Al principio, dijo que los huesos procedían de Cuba.

Aunque desde un inicio la Policía sospechaba que se trataba de huesos humanos, los envío para su estudio al laboratorio del departamento de Arqueología Forense de la Universidad Autónoma de Madrid.

De acuerdo al informe forense, se trata de tres tibias derechas y otra izquierda, correspondientes a tres mujeres y un hombre de raza blanca, todos adultos jóvenes. Esto se pudo determinar debido a que no se observan "signos de degeneración artrósica de ningún tipo, ni crecimiento osteofítico".

El documento refleja además que "los huesos fueron robados de algún osario y manipulados tiempos antes del actual, como demuestra la epífisis distal de una de las tibias, donde se observa claramente que la brea se ha adherido a una erosión previa y de larga evolución".

Una de las mayores complejidades del estudio fue establecer en qué fecha murieron los cuatro individuos. Para ello se llevó a cabo un análisis macroscópico de los restos que, a pesar de las limitaciones, permitió afirmar que se trata de personas de la población urbana ibérica fallecidas en el siglo XX.

"Del análisis macro y microscópico, se deduce que los huesos están en una fase mediada/avanzada de evolución, por lo que su intervalo postmorten (IPM) es superior a los 20 años con seguridad y probablemente pueda duplicar esta data o triplicarla", sostiene el dictamen de los especialistas.

"Estos huesos tienen un nivel de deterioro y evolución coincidente con restos de exhumaciones de la Guerra Civil y podrían interpretarse en algunos casos como contemporáneos o incluso más recientes", indica por último el informe.

Hasta el momento, no se ha podido determinar la causa de la muerte de las cuatro personas.

Aparecen en esta nota:

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿La emigración interna en EEUU ha impulsado el aumento de precios? 31.02%
¿Los gobiernos locales deben ofrecer alternativas asequibles ante el alza de precios de alquileres? 35.75%
¿Las personas jubiladas deben recibir algún tipo de asistencia para poder enfrentar esos precios? 33.24%
18981 votos

Las Más Leídas