jhernandez@diariolasamericas.com
@JesusHdezHquez

MIAMI.- El Gobierno de Hong Kong retiró formalmente el proyecto de ley de extradición que provocó meses de protestas en la ciudad nación, cediendo a una de las demandas de los manifestantes, pero las protestas continúan.

Te puede interesar

La norma habría permitido al régimen de China continental juzgar a disidentes que residan en el territorio semiautónomo chino, lo que fue interpretado como “una latente perforación de las libertades en Hong Kong”.

De hecho, la iniciativa legal provocó multitudinarias protestas desde junio, que fueron ganando en violencia y provocaron el cierre del aeropuerto a principios de mes.

Según informó la agencia de noticias AP, la jefa ejecutiva de Hong Kong, Carrie Lam, dijo que su gobierno no aceptará otras demandas, como una investigación independiente sobre los supuestos casos de violencia policial contra los manifestantes.

Sim embargo, Lam nombró a dos nuevos miembros para un grupo especial que analiza el asunto.

Hay quien predice que la fuerza del movimiento mayormente juvenil decaerá en los próximos días, luego de que el Gobierno de Hong Kong retirara la propuesta de ley, pero los manifestantes continúan reclamando la liberación de los detenidos sin cargos y señalan que la retirada de la polémica proposición “no es suficiente y llega tarde”.

En efecto, el movimiento de protestas fue desatado por la iniciativa de extradición, pero el enfoque ha girado desde entonces hacia la fuerza policial excesiva durante los enfrentamientos que se han tornado cada vez más violentos.

Perspectivas

China ha mantenido cierta distancia de esta situación y se ha limitado a calificar a los manifestantes de “criminales, payasos y radicales violentos” que están “siendo alentados por políticos de Estados Unidos y Taiwán, entre otros países”.

Hubo rumores sobre una probable invasión china, bajo la sombra de la inolvidable masacre de las protestas de la plaza de Tiananmén, en 1989, en Pekín, donde más de 400 personas fueron asesinadas.

Entretanto, Gran Bretaña mira la situación con recelo pero no opina, al igual que el resto de Europa, mientras Estados Unidos pide cautela.

En Alemania, la presidenta del comité de Derechos Humanos del Parlamento alemán, Gyde Jensen, instó a la canciller alemana, Angela Merkel, a reunirse con los líderes de las protestas en Hong Kong durante su visita a China.

Jensen, a través de una carta dirigida a Merkel a la que tuvo acceso la agencia de noticias dpa, señaló que un encuentro de la mandataria alemana con los activistas "enviaría una señal inequívoca".

Antes de que Merkel se dirigiera a China, los líderes del movimiento de protesta en Hong Kong habían solicitado una reunión con Merkel.

"No debemos mirar para otro lado cuando se pisotean las libertades, el principio de 'un país, dos sistemas' y los derechos humanos", escribió la joven política del Partido Liberal (FDP) germano.

Antecedentes

Gran Bretaña gobernó en Hong Kong de 1842 a 1997, cuando devolvió el territorio a Pekín bajo el plan "un país, dos sistemas”, que da a la ciudad ciertas libertades democráticas que no son posibles en China continental.

Sin embrago, una buena parte del pueblo hongkonés opina que el régimen chino busca cómo penetrar el sistema sociopolítico y cultural para finalmente “dar el zarpazo y dominar la ciudad”.

A diferencia de China, el sistema político de Hong Kong incorpora la separación de poderes y está encabezado por el jefe ejecutivo que es elegido por el Comité Electoral y posteriormente es designado por el Consejo de Estado de China.

La economía hongkonesa se caracteriza por ser de libre mercado y está enfocada en el sector servicios, además de contar con una de las bolsas de valores más grandes del mundo en términos de capitalización de mercado.

Aparecen en esta nota:

DLA Clasificados

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que EEUU debe aceptar la migración de Bahamas que busca refugio luego del desastre ocasionado por el huracán Dorian?

Las Más Leídas