Semanas después de que Vladimir Putin diera luz verde a la anunciada invasión a Ucrania, el mundo siente los efectos colaterales económicas y América Latina, aunque parece estar lejos del conflicto, no es una excepción.

De hecho, presidentes y dictadores de la región han dejado claro su postura ante la invasión, pero la entrada de las tropas rusas a Ucrania ha conllevado a sanciones y con ello impactos económicos en la región. Una especie de guerra fría seguida de necesidades y altos precios que podría apoderarse del panorama mundial.

Te puede interesar

"Los precios de los alimentos y la energía son las principales vías de efectos colaterales, que serán sustanciales en algunos casos", afirman los economistas del Fondo Monetario Internacional, que advierten que los aumentos más pronunciados "pueden generar un mayor riesgo de disturbios en algunas regiones".

"Es probable que los altos precios de las materias primas aceleren considerablemente la inflación" en América Latina, que ya registra en promedio del 8% en cinco de las principales economías: Brasil, México, Chile, Colombia y Perú.

Cifras

Otras economías más pequeñas de la región, como Ecuador, que vive principalmente de la exportación, ya empiezan a sufrir las consecuencias.

El país meridional exporta plátano de fruta y su principal comprador es Rusia, que adquiere el 97% de su producción.

Sin embargo, la semana pasada dejaron de vender al menos 765.000 cajas de plátano y se registraron al menos 25.000 pérdidas de empleo en ese sector agrícola.

"El comercio con Rusia y Ucrania representa menos del 1,5% de las exportaciones e importaciones totales de bienes de las principales economías latinoamericanas", le dijo a BBC Mundo Nikhil Sanghani, economista especializado en América Latina de la consultora británica Capital Economics.

En 2021, según el Observatorio de Complejidad Económica (OEC, por sus siglas en inglés), Rusia exportó 11.000 millones de dólares a la región, mientras que Latinoamérica le vendió productos por un valor de 8.500 millones.

La mayor parte de las exportaciones rusas a América Latina llegan a Brasil y México, las dos mayores economías de la región.

El año pasado los principales productos que Rusia le vendió a América Latina fueron fertilizantes, acero, petróleo refinado y las vacunas Sputnik, según el OEC.

Los productos más exportados a Rusia desde la región son frutas, verduras, carnes y pescado.

Mientras que los países con mayores nexos comerciales son Brasil, que les envía soya, carne, tabaco y café; México exporta autos, computadoras, cerveza y tequila, mientras que Ecuador le vende bananas, flores y camarón.

Pocos se benefician

Otros países como Venezuela -administrado por la dictadura de Nicolás Maduro- Colombia o el mismo Ecuador que producen petróleo y otros hidrocarburos pueden enfrentar los efectos colaterales y pérdidas de otros sectores por el aumento del barril del petróleo, que ha llegado a sobrepasar los 100 dólares por barril.

"En Colombia nos beneficiaremos de estas amenazas con un incremento en el precio mundial del barril de petróleo que ya llega a los 100 dólares, cifra que no conocíamos desde principios de este siglo. En nuestra economía el petróleo y el carbón son el 47% de nuestras exportaciones, por tanto, tendremos mejores ingresos en el comercio exterior en el 2022", sostuvo José Roberto Concha, director de ICECOMEX de la Universidad Ices en entrevista con el diario español El País.

El aumento de los precios del petróleo perjudica a los importadores de América Central y el Caribe, mientras que los exportadores de crudo, cobre, mineral de hierro, maíz, trigo y metales pueden cobrar más y mitigar así el impacto del conflicto en el crecimiento, estiman los economistas del FMI.

Amenaza

Con alianzas comerciales y políticas en América Latina, el gigante ruso liderado por Vladimir Putin se ha convertido en una amenaza para la región, y así lo señaló esta semana Brian Nichols, el jefe de la diplomacia estadounidense para América Latina y el Caribe.

Putin tiene a Cuba, Nicaragua y Venezuela como aliados en la región, que justificaron la invasión rusa con retórica impulsada por Moscú.

De hecho, el Comando Sur de Estados Unidos presentó ante el Comité de Servicios Armados de la Cámara de Representantes (HASC por sus siglas en inglés) un documento en el que afirma que Rusia "sigue desestabilizando la región y socavando la democracia" a través de la desinformación, con "cientos de artículos que distorsionan las acciones de seguridad de Estados Unidos".

"La relación de Rusia con sus socios regionales clave -Venezuela, Cuba y Nicaragua- permite a Moscú ampliar su acceso aéreo y marítimo para proyectar poder militar en la región", añadió.

Que la guerra termine podría implicar que la economía mundial, afectada desde 2020 por la pandemia del COVID-19, respire y permita a Latinoamérica retomar el cauce del progreso que tanto le ha costado.

Por otra parte, si el conflicto bélico se intensifica, “los daños colaterales serían aún mayores y sería imperativo una política monetaria más estricta que pesaría sobre el crecimiento económico”, afirmaron analistas.

Aparecen en esta nota:

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿La emigración interna en EEUU ha impulsado el aumento de precios? 30.99%
¿Los gobiernos locales deben ofrecer alternativas asequibles ante el alza de precios de alquileres? 35.71%
¿Las personas jubiladas deben recibir algún tipo de asistencia para poder enfrentar esos precios? 33.3%
16956 votos

Las Más Leídas