El presidente de Colombia, Iván Duque, realiza una visita oficial a Estados Unidos con tres objetivos en mente: la situación en Venezuela, la lucha contra el narcotráfico y el impulso del comercio bilateral.

La crisis política, económica y ahora humanitaria en Venezuela ha afectado dramáticamente a su vecino más cercano y lo ha llevado a tener una posición política más activa, ante los cinco mil venezolanos que cruzan diariamente la frontera.

Te puede interesar

La ayuda humanitaria que se está acumulando en Cúcuta es uno de los ejes de la conversación con el presidente estadounidense Donald Trump, pero el propósito primigenio es lograr unas elecciones, libres, democráticas y transparentes en Venezuela.

Para colombianos o venezolanos, esos 2.200 kilómetros de frontera compartida hablan de muchas historias de altos y bajos, pero no hay duda de que el destino del uno está ligado al del otro.

La relación de ambas naciones, desde la época de la colonia española y luego con las guerras independentistas, da cuenta de 279 años de vida común y 188 años de vida independiente como repúblicas. Todo este tiempo han puesto en relieve una relación intensa pero nunca indiferente.

Puede que en Bogotá se llame la Plaza de Bolívar y en Caracas solo la Plaza Bolívar, pero las diferencias entre ambos países terminan siendo tecnicismos pero no tocan fondo.

A pesar de que muchos factores políticos y civiles apuestan por una intervención militar, el embajador colombiano ante Washington, Francisco Santos , asegura que esa posibilidad nunca ha estado presente en las conversaciones bilaterales con Estados Unidos porque la agenda es eminentemente diplomática y hasta ahora ha dado frutos.

Según Santos, hay un gobierno en transición reconocido por al menos cuarenta países, gracias al liderazgo del presidente colombiano Iván Duque, quien espera concretar en Washington fondos que van de los 130 a 150 millones de dólares para cubrir las necesidades del éxodo venezolano.

“La Cruz Roja ya dijo que no, pero CÁRITASs ha dicho que va a asistir con la entrega de la ayuda humanitaria y que ya están coordinando con el Gobierno de Venezuela, es decir el gobierno del presidente encargado, Juan Guiadó”’.

Es un tema que tiene claroscuros porque la ayuda humanitaria tiene sus reglas: una agenda neutral que no se confunda con intereses políticos, religiosos o culturales.

El asesor de Donald Trump para asuntos de América Latina, Mauricio Clave,r quien ha sido uno de los artífices de la política de mano dura contra Nicolás Maduro, ha prometido un cerco humanitario que terminará por doblegar políticamente al Gobierno declarado ilegítimo.

Las esperanzas están cifradas en sanciones que ataquen directamente cualquier operación comercial entre países y Venezuela pero que de igual manera afecten a otros países que quieran hacer transacciones con la estatal petrolera PDVSA, por las dificultades de utilizar el sistema bancario internacional para realizar pagos.

Por otro lado, la infraestructura petrolera venezolana está en muy mal estado, muchos de los productos como el diésel y el gas vienen de Estados Unidos y también enfrentan problemas por el mismo tema de las transacciones.

Expertos señalan que el 28 de abril será clave para ver los efectos de falta de liquidez, cuando Venezuela deba pagar un bono de la deuda para evitar que CitGO caiga en mora, mientras su petróleo está anclado en puertos venezolanos y en el Golfo de México esperando ser descargado ante la incertidumbre de compradores que no están muy seguros de cómo proceder y a quién pagar.

De acuerdo a los datos suministrados por la Agencia de Energía estadounidense, las exportaciones de crudo a Estados Unidos han bajado a medio millón de barriles diarios.

Hay compradores potenciales, como China e India, que tienen las facilidades para procesar el pesado crudo venezolano, pero según Lisa Viscidi, del Interamerican Dialogue, no está claro si ellos desean hacer transacciones con PDVSA, dadas las actuales circunstancias.

En términos generales, ningún banco de Estados Unidos puede tener alguna relación con entidades que son consideradas "nacionales especialmente designadas" o SDN, en referencia a personas o entidades cuyos activos están bloqueados.

Serán tiempos duros para los venezolanos, pero bien los valen si se abre esa ventana democrática que ha estado cerrada por demasiado tiempo.

Las opiniones emitidas en esta sección no tienen que reflejar la postura editorial de este diario y son de exclusiva responsabilidad de los autores.

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que la catedral de Notre Dame podrá ser recuperada en cinco años, tal como dijo el presidente de Francia?

Las Más Leídas