El presidente Donald Trump nombró el miércoles al médico de la Casa Blanca, Ronny Jackson, para sustituir a David Shulkin al frente del Departamento de Asuntos de Veteranos de los Estados Unidos, VA como se le conoce en inglés.

Por su connotación, el VA es uno de los departamentos más grandes después del Departamento de Defensa, maneja un presupuesto cercano a los 190.000 millones dólares, donde trabajan casi 300.000 empleados.

El bienestar de los veteranos no es un tema secundario en un país con 21 millones de antiguos combatientes que sirvieron en diferentes campañas alrededor del mundo, con el único objetivo de defender los valores democráticos que promulga esta nación.

Pero no debemos pasar por alto que durante su campaña electoral Trump fue muy crítico con el trato que recibían los excombatientes durante la pasada administración. En varias ocasiones señaló que el bienestar de los veteranos sería una de sus prioridades cuando fuera presidente.

El actual mandatario llegó a afirmar que los escándalos generalizados del Departamento eran totalmente inexcusables y prometió incluso que iniciaría una investigación para presentarla al Congreso e iniciar una profunda reforma en esa institución.

La destitución de Shulkin es perfectamente coherente con la idea de Trump de cómo llevar las riendas de Washington en un asunto tan sensible para el común de los estadounidenses.

La interrogante generalizada es si el contraalmirante Jackson es la persona adecuada para dirigir un departamento tan sensible e importante para esta nación.

Ronny mismo es un veterano muy respetado y en su carrera ha trabajado en la Casa Blanca con administraciones de los dos colores políticos.

Las opiniones emitidas en esta sección no tienen que reflejar la postura editorial de este diario y son de exclusiva responsabilidad de los autores.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que Estados Unidos es un lugar más seguro luego del 11 de septiembre de 2001?

No
No lo sé
ver resultados

Las Más Leídas