* El restaurante que había anunciado el chef Alfredo Álvarez antes de fallecer abrió finalmente, no como Giacosa sino como M House, en Le Jeune Road y la 25 del S.W. Tiene buena comida, parqueo y personal bien entrenado. Tara Nicosia, la compañera de Alfredo, es la gerente general. Una barra muy agradable. Precios moderados.

* Whoopi Goldberg es una reconocida artista, pero más que nada es una fanática que no deja hablar a aquellos que no están de acuerdo con ella. En el programa The View se encontró, sin embargo, con la horma de sus zapatos. La jueza Jeanine Pirro, quien fue invitada para hablar sobre su nuevo libro Lies, Leakers & Liberals, se tuvo que “enredar” con Whoopi. La conversación en el View se hizo muy difícil, ya que a Whoopi solo le interesaba hablar mal de Trump para entrar en “bronquita” con la jueza, quien con más conocimiento y clase la hizo lucir como una idiota... con permiso de los idiotas. Cobardemente la sacó del programa y le dijo todo tipo de improperios. Le pidió a gritos que saliera del edificio y le escupió la cara. ¡Una loca de atar!

* El cantante boricua Marc Anthony acaba de comprar la antigua residencia de Hilda Bacardí, biznieta de Don Facundo Bacardí, fundador de la empresa. El precio pagado es de $19 millones. Está situada en Cocoplum y tiene 12 habitaciones en un terreno de 1,3 acres con más de 400 pies sobre el mar. Ahora Jennifer López podrá llevar a sus gemelos a pasarse unos días con su papá, sin tener que viajar mucha distancia. La casa de Alex Rodriguez, con quien ella vive, está al doblar de la esquina prácticamente.

* Definitivamente el Partido Demócrata se ha ido tanto a la izquierda que es el “Partido Socialista Demócrata”. Con la ascensión de Alexandria Ocasio en N.Y., que está siendo apoyada por el presidente del partido, Tom Pérez, han salido unos cuantos declarados socialistas a apoyar los disparates de este binomio. No es sólo Maxine Waters y Barbara Lee. Hay docenas de demócratas en todo el país que están “más cerca de Karl Marx que de George Washington”.

* Existió la fiebre amarilla. Ahora se ha popularizado en nuestra comunidad “La Fiebre de los Paragüitas”. La calle Giralda se ha llenado de paraguas de colores y no queda gato ni perro que no haya desfilado por allí para sacarse una foto. Está preciosa la calle y los restaurantes de la cuadra “se están dando banquete” con las reservaciones. ¡Algo novedoso que ha tenido gran éxito!

* El Partido Popular seleccionó un nuevo líder para sustituir al abatido expresidente Mariano Rajoy. Se trata de Pablo Casado, un brillante abogado y economista que fue apadrinado en el PP por José Maria Aznar. ¡Un cambio muy necesario por el futuro de España!

* Hillary Clinton asistió a un acto luciendo tan mal vestida, como si viniera de un especial de “Ño, Qué Barato” para volver a repetir por qué había perdido las elecciones de noviembre 2016. Está tan obsesionada con la derrota que “el coco le patina”. Interesante analizar que ni Monica ni la docena de mujeres que pasaron por las manos de Bill Clinton le dieron tanto “pesar” a Hillary como su fracaso frente a Trump.

* Nuestros hermanos nicaragüenses están atravesando días muy difíciles con el terrible desgobierno de Daniel Ortega y Rosario Murillo. El número de asesinatos, detenidos y golpeados sigue creciendo y nada se hace para frenar esta crisis. El senador Marco Rubio correctamente comentó que “Nicaragua tiene la posibilidad de enfrentar una guerra civil”. El vicepresidente Mike Pence ha gritado que tienen que parar las torturas pero nada en concreto se ha logrado. En la última semana hemos recibido llamadas de Managua de amigos anunciando que regresan a Miami. Son de los muchos que vinieron cuando los sandinistas tomaron el control del país y regresaron cuando Doña Violeta sorprendió a todos con una victoria que no esperaban. ¡SOS Nicaragua!

* La controversia formada por la prensa liberal ante la posibilidad de que se le quite la autorización de seguridad a algunos exoficiales de Obama es histórica. En el sector privado si usted deja de trabajar para una empresa pierde todos sus privilegios de acceso a información clasificada o no clasificada. Basta ya de malacrianzas y llantos de cocodrilo. ¿Cómo van a tener Brennan, Susan Rice u otros éstos privilegios? ¡Absurdo!

* En un restaurante está Pepito con sus padres, cuando de pronto el papá empieza a llamar al camarero. “¡Camarero, corra, venga pronto, hay una mosca en mi sopa!” y Pepito le dice: “Papá, no te pongas bravo ¿Qué cantidad de sopa puede tomarse la pobre mosquita?”

Las opiniones emitidas en esta sección no tienen que reflejar la postura editorial de este diario y son de exclusiva responsabilidad de los autores.

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que el reconteo de votos en Florida despejará las dudas sobre el ganador en el senado y la gobernación?

Las Más Leídas