Rafael Correa, cuya soberbia -infinita pero no ciega-, no le impidió ver lo que se le venía huyó a tiempo. Por ahora, por lo menos. Lenín Moreno, su "heredero", y hoy presidente del Ecuador, se enfrenta al maldito dilema que implica la transición: por un lado salvar la economía del país y evitar la crisis total y al mismo tiempo acabar con las medidas demagógicas e irresponsables del populismo progresista, sin perder el apoyo de la gente.

La solución pasa por quitar subsidios, poner fin al reparto y repartija del "asistencialismo", -tan común a todos ellos-, y asumir políticas complacientes para la inversión, el capital financiero, las grandes empresas o empresarios. Hay que atraerlos; si no, no vienen. Están afuera. Los que están desde antes, están condenados a permanecer por un tiempo más largo. Quizás en la cárcel. Me refiero a aquellos empresarios "amigos" que hicieron grandes fortunas, que pagaban las "coimas", los infames sobornos, o simplemente eran testaferros del mandamás o las mandamases de turno.

Es agraviante hasta el extremo comprobar cómo se desperdició un largo ciclo de mucho viento a favor y cómo ello fue utilizado para la puesta en marcha de uno de los más siniestros populismos.

Al presidente argentino Mauricio Macri le pasa lo mismo que a Moreno. Tiene que ponerle fin a los subsidios, a los déficits y atraer inversiones: en los hechos castigar a la clase media, a los asalariados, y "premiar" al capital, como camino transitorio pero inesquivable, para salir del pozo. Su problema es que el pozo, aunque inmensamente profundo, no lo era tanto. Muchos lo ven ahora con el diario del lunes, pero ya muchos lo habían alertado antes: a Macri no le convenía ganarle a Cristina Kirchner, o su candidato. No era el tiempo. Debían hundirse más y que la gente se diera cuenta. No ocurrió así y hoy, en el marco de los mayores escándalos y casos de corrupción que involucran a la expresidenta, ésta tiene más apoyo que el presidente. Es lo que dicen las encuestas: si hoy fueran las elecciones Cristina Kirchner le ganaría a Mauricio Macri. Increíble, pero explicable. Ella, enancada en el despilfarro llegó hasta el borde del precipicio y ahí fue que se hizo cargo Macri.

Hay momentos en que no conviene ganar. Es lo que también muchos piensan respecto a Uruguay y se preguntan que es lo mejor para la oposición: si ganar y asumir el gobierno del país a destiempo, o dejar que el Frente Amplio continúe por un periodo más y se haga cargo. En la misma coalición de izquierda algunos, quizás más lúcidos, se preguntan si no es el momento de "dejarles ganar".

Los "macristas" dicen que Argentina iba camino a ser la segunda Venezuela. O la tercera: hay que darle espacio a Daniel Ortega que aparentemente va camino a ello en Nicaragua.

Es triste; es terrible que esa sea la salida: que para poder pensar en la reconstrucción es preciso llegar "a lo de Venezuela, la que perecería que aún no ha tocado fondo. Estamos hablando de un país en que el 80% de la población está en condición de pobreza y en el que la inflación, analizada la del último mes, llega casi a un millón 700 mil por ciento.

Según Ricardo Haussman, profesor de economía en Harvard, exministro de planificación de Venezuela (1992-1993) y execonomista jefe del BID, quien manejó esas cifras en declaraciones al diario El País de Montevideo, para el "rescate" de Venezuela se necesitarán más de 80 mil millones de dólares. Veinte mil millones debería ser en donaciones, más un financiamiento internacional (liderado por el FMI) de 60 mil millones de dólares en los tres primeros años. Y además, moratoria y una buena y generosa renegociación de la deuda externa, "con grandes quitas". De acuerdo con el experto todo ello es preciso, para poder volver al nivel del 2012, con suerte.

¿Hay que llegar a tanto, para que quienes hablan de "medidas impopulares" se callen la boca y que la gente no se sienta "traicionada" y no les venga nostalgia?

En un artículo anterior recogíamos una reflexión de un venezolano, también exministro -del presidente Rafael Caldera en el caso-, quien al hablar del exilio venezolano (ya se ha ido más del 10% de la población), sostenía que esos venezolanos van a volver y que estarán al frente de la reconstrucción porque sus propias experiencias le servirán como alivio ante los esfuerzos y sacrificios que reclama el rescate de la nación.

Es un alto costo. En donde aún es posible, debería evitarse.

Las opiniones emitidas en esta sección no tienen que reflejar la postura editorial de este diario y son de exclusiva responsabilidad de los autores.

 

Deja tu comentario