Cada año, nos unimos para luchar contra el cáncer de mama, que impacta a muchos en nuestra comunidad del sur de la Florida. Durante mis muchos años en el Congreso he sido reconocida por el Florida Breast Cancer Coalition y el Susan G. Komen Breast Cancer Foundation por mi continuo apoyo al financiamiento de la investigación del cáncer de mama y he trabajado con varios colegas para promover y apoyar leyes para la prevención y la detección temprana de este cáncer. He copatrocinado legislación que mejoraría la disponibilidad de atención médica, como la ley Mammogram Availability Act que brinda cobertura de seguro para la detección de mamografías. También copatrociné la ley Breast Cancer and Environmental Research Act , la ley Breast Cancer Patient Protection Act, la ley Gynologic Cancer Education and Awareness Act y la ley Taxpayer’s Cancer Research Funding Act. Además de promover y copatrocinar estas leyes también hice parte de la creación de la Clínica de Cáncer de Mama Diagnóstica en el Jackson Memorial Hospital, que fue diseñada para proporcionar un acceso rápido a la detección temprana, el diagnóstico y el tratamiento, especialmente para las personas económicamente desatendidas.

En el 2009 fue fundada la organización sin fines de lucro Young Survival Coalition para ayudar a las mujeres jóvenes durante su batalla contra el cáncer de mama. Para mí ha sido un honor ser parte del equipo bipartidista del Congreso de softball para recaudar fondos para esta gran organización que en la última década ha ayudado a muchas jóvenes en su lucha contra el cáncer de mama.

Ser entrenadora del equipo de softball femenino del Congreso es importante porque para mí, más que un simple juego, se trata de apoyar una gran causa junto con mis colegas en el Congreso. Jugamos para enfatizar el riesgo que enfrentan las mujeres jóvenes afectadas por el cáncer de mama y estoy orgullosa de ser parte de este equipo que ayuda a destacar este tema tan importante. También me da la oportunidad de ayudar a mantener la lucha contra este cáncer en marcha, para que las mujeres jóvenes como mi amiga, Janelle Pérez, y tantos otros en el Sur de la Florida, sean capaces de vencer esta terrible enfermedad. Es una bendición saber que Janelle, que ha luchado contra el linfoma, está en remisión; sin embargo, la lucha continúa por todo el país y debemos apoyar a los que enfrentan estas difíciles batallas.

Ha sido una oportunidad poder reunirme con mis compañeras y poder trabajar en equipo, dejando a un lado la política. Al final esta oportunidad permite a los miembros del Congreso, específicamente a nosotras las mujeres, a apoyarnos mutuamente, y esperamos transmitir este mensaje y estos valores a otros. Las diferencias partidistas llegan a ser irrelevantes en el campo de juego en la búsqueda del compañerismo para ayudar a una causa valiosa. Las victorias y las pérdidas que hemos tenido a lo largo de los años sólo han fomentado la amistad y la cooperación, y estoy orgullosa de haber sido parte de este gran equipo.

Este será mi último año en el Congreso, y este último juego de softball será memorable para mí. Extrañaré a mis compañeras de equipo y seré parte de una misión fundamental para poner fin al cáncer de mama y poder transformar la vida de millones de personas que son afectadas por esta enfermedad. He desarrollado amistades de por vida dentro y fuera del campo, y espero que mis compañeras de equipo continúen promoviendo la unidad y la colaboración entre todas para seguir con esta lucha contra el cáncer no solo en el sur de la Florida sino en todo el país.

Las opiniones emitidas en esta sección no tienen que reflejar la postura editorial de este diario y son de exclusiva responsabilidad de los autores.

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que Estados Unidos es un lugar más seguro luego del 11 de septiembre de 2001?

No
No lo sé
ver resultados

Las Más Leídas