Me indigna la cantidad de artistas cubanos con talentos descomunales desvinculados, total o parcialmente, de la farándula en Miami.

¿Y a qué se debe esto?... existen varios factores que siguiendo cualquier orden sí alteran el producto artístico.

En primer lugar la desunión entre cubanos y la “tiradera”- término popular que describe las directas e indirectas- que deshacen todo intento de una comunión amigable. Ya tuviéramos un canal de televisión tan potente como Telemundo, por ejemplo. Nos lo merecemos, ¿por qué no?.

Llegaría el dinero por tuberías , como cimiento único y exclusivo para este gran negocio, si el producto que se ofrece fuera de más calidad y pensado fríamente en lo que quiere la gente.

¡Ah! … y dejando la parentela en casa. Porque el talento no siempre se hereda. Se hereda la ceguera de ver a tu familia siempre con talento.

Error que se arrastra desde Cuba, con dinastías de artistas y apellidos que estaban tatuados en los créditos de las pantallas; aunque se tuviera un verdadero y genuino don para las artes o este fuera invisible para los televidentes... tuvimos que sufrir con cada “hígado”...

Tenemos que aprender y mucho de los medios de comunicación mexicanos en Estados Unidos de América.

Valoran el talento nacional de México; y no desaprovechan nada que conmueva, divierta y entretenga, venga de donde venga.

Y por si no bastara, han impuesto dentro de América con sus imperios un estilo latino creativo, en español, ¡Admirable!

Por ejemplo, han premiado a Eugenio Derbez viviendo el sueño hollywoodense. Ellos tienen a Derbez,sí…¡qué bien! y Miami a Alexis Valdés.

Me detengo un momento en lo inconcebible: a Valdés le sobra genio para compartir como actor en una película completa con Eugenio, Adam Sandler, Rowan Atkinson (Mr. Bean); y si vivieran, Charlie Chaplin y Buster Keaton de manera silente o sonora.

Y cómo se explica que un artista de siete estrellas, y aquí mismo en casa, no tenga un programa de televisión al estilo de presentadores estadounidenses como Conan O’Brien o Ellen DeGeneres … ¡Inconcebible, pero cierto!

Existen “vacas sagradas” cebadas con una mediocridad que duele, y con intereses personales aplastando las verdaderas funciones de la televisión desde que apareció este invento tan amado por millones. Reinan y mandan en cualquier show, y lo hunden también.

Figurillas que se creen eternos en este medio que se tambalea más que malabarista embriagado. Dedicados a difamar y a clausurar puertas a otros guerreros de las artes, coterráneos; simple y llanamente por alguna afrenta del pasado “imperdonable” o algún malentendido imaginario y sin aclarar o por unos celos profesionales arrebatadores.

Estas “estrellas de tres puntas” contaminan con una facilidad diabólica a otros dispuestos a poner una oportunidad en tus manos. Pero no pueden. ¡Qué va! son presas de la inoculación del mal del afamado “artista”.

A lo mejor este horrendo hábito de rendir culto a “personalidades” sin importar los daños y pérdidas viene de la Dictadura Castro-Asesina como un horror adquirido. Donde no se calibra con sensatez la valía del que se ha puesto en un pedestal. Quien hace lo que sea por mantenerse a esa altura… lo que sea.

Contamos con verdaderos bendecidos por varias dotes artísticas; como el cubano, Lilo Vilaplana director de la super serie EL Capo.

La decana de la actuación, Susana Pérez, y el Stanislavski cubano, ya fallecido en el más cruel de los olvidos y desprecios en la última etapa de su vida: Reinaldo Miravalles.

La lista de artistas de primera llevados a un plano inferior para ganarse la vida es kilométrica, infame, dolorosa, ofensiva.

Sabemos que podemos contar con cientos de creadores híper talentosos. Hablo de los cubanos inmigrantes que confiamos en un consenso y en el surgimiento de un líder para ostentar con un poderío en los medios de comunicación norteamericanos donde se extermine los venenos de pantallas, donde no se excluya ninguna nacionalidad, donde prevalezca el talento.

Así que a invertir, “que están tarde”.

Las opiniones emitidas en esta sección no tienen que reflejar la postura editorial de este diario y son de exclusiva responsabilidad de los autores.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que Estados Unidos es un lugar más seguro luego del 11 de septiembre de 2001?

No
No lo sé
ver resultados

Las Más Leídas